¿Cuántas veces te lo tengo que decir? ¡No salgas así que te vas a resfriar!

bafootbarefootsnowMamá siempre tiene razón. Salir en invierno desabrigado – o peor: con el pelo mojado – garantiza que te vas a a agarrar la gripe, o por lo menos un tremendo resfrío. Y aunque mamá haga la mejor sopa de pollo del mundo, no es agradable enfermarse y moquear… Aunque, pensándolo bien, ¿mamá siempre tiene razón? ¿Cómo sabe? ¿Será cierto?

Estas raras enfermedades estacionales

El resfrío (o resfriado común) y la gripe (o influenza) son dos enfermedades bien distintas. ¿Cómo sabemos esto? Conocemos bien los virus que las producen. Si le rociáramos virus de gripe cerca de la nariz a una persona sana, poco tiempo después seguramente se enfermará. Y cada vez que esta persona tosa y estornude, irá desparramando virus por todos lados, que contagiarán a otras personas (¿No es extraordinaria la evolución de estos virus? ¡Producen síntomas que ayudan a diseminarlos y nos convierten en máquinas para llevarlos por el mundo! La rabia es todavía más extraordinaria, pero cómo sabemos eso quedará para una próxima entrega). Hasta acá, es lo mismo que con otras enfermedades que se contagian: si un patógeno llega a nosotros, seguramente nos enfermaremos (a menos que nuestro sistema inmune nos proteja de esto, ya sea porque estuvimos antes en contacto con ese microbio, o porque fuimos vacunados contra él); y si ese patógeno no llega a nosotros, no nos enfermaremos. Lo que tienen de particular la gripe y el resfrío es que la gente se enferma mucho más en invierno que en verano. ¿Tendrá razón mamá? ¿Tendremos que abrigarnos más?

No está del todo claro por qué se ve esta estacionalidad. Hay quienes dicen que, sencillamente, se debe a cómo nos comportamos los humanos: cuando hace frío afuera, pasamos más tiempo en interiores, los virus se concentran en el ambiente cerrado, y estamos más expuestos a ellos. Todo esto coincide, además, con que los chicos vuelven a la escuela cuendo empiezan el frío y la temporada de la gripe, y esto aumenta radicalmente el número de contactos entre personas, y por lo tanto el número de posibles contagios. Pero hay otras posibles explicaciones: un trabajo científico de 2007, publicado en la revista PLOS Pathogens, mostró que la transmisión del virus de gripe depende de la humedad y la temperatura ambientes. ¿Cómo lo averiguaron? Hicieron un experimento muy prolijo con conejillos de Indias (guinea pigs, porque hacer experimentos con humanos es difícil y en general antiético) a los que expusieron al virus de gripe a distintas temperaturas ambientales (5 °C, 20 °C, o 30 °C) y distinta humedad (de 20% a 80%). Luego midieron cuántos animales enfermaron de gripe en cada situación, y concluyeron que un ambiente seco y frío favorece ampliamente la transmisión. ¿Pero qué pasa exactamente en el frío? Hay varias posibiliades: podría ser que el virus fuera más estable a menor temperatura, o que el sistema inmune del animal funcionara peor en esa situación y, por lo tanto lo volviera más susceptible. Los investigadores estudiaron esto y vieron que el sistema inmune de los conejillos de Indias funciona igualmente bien a las temperaturas que evaluaron. Por lo tanto, aparentemente el virus de gripe “sobrevive” mejor en ambientes fríos y secos, y eso generaría la estacionalidad de la enfermedad. Falta estudiar otras hipótesis para intentar explicar el patrón estacional del virus de la gripe, pero algo parece estar claro: en la estación fría estos virus circulan más, porque están activos por más tiempo, lo que aumenta la probabilidad de que infecten a alguien.

¿Por qué creemos que andar desabrigados nos enferma?

¿Tenemos alguna evidencia científica confiable a favor de la afirmación popular de que salir con el pelo mojado nos resfría? No, ninguna. Lamentablemente, mamá está equivocada en esto. Si no fuimos infectados por el virus correspondiente, no podemos resfriarnos solo por pasar un poco de frío. Sin embargo, la creencia de que nos resfriamos debido a andar desabrigados es muy masiva. ¿A qué se debe esto? Y acá entran en juego algunas trampas del pensamiento muy difíciles de identificar y, por lo tanto, de cambiar. En invierno, pasar frío y resfriarse son dos situaciones más frecuentes que en verano. Cuando pasan dos cosas simultáneamente, o una justo después de la otra, tendemos a asociarlas en nuestra mente y pensar que una causa a la otra. Si ya estamos infectados con el virus pero aun no desarrollamos los síntomas (por lo tanto, no sabemos que tenemos el virus), y salimos al frío por ejemplo con el pelo mojado, y luego nos enfermamos, es bastante natural que pensemos que salir con el pelo mojado fue la causa de que nos enfermáramos. Esto de suponer que hay una relación causal entre dos eventos que ocurren uno después que el otro, es una falacia llamada post hoc ergo propter hoc (la variante en la que conectamos dos eventos simultáneos con una supuesta relación en la que uno es causa del otro recibe el nombre de cum hoc ergo propter hoc). Probablemente, mamá lamenta en este momento habernos mandado a estudiar latín.

Pero esto no es todo. Además, caemos en otra falacia, la de creer que algo es cierto porque es sostenido por muchísima gente. Conocemos a esto como falacia ad populum. Y además (nuestra mente intenta por todos los medios confirmar lo que dice mamá), la memoria nos juega algunos trucos que favorecen que recordemos asociaciones espurias entre eventos. Supongamos que salgo un día desabrigada, y me resfrío. Y salgo otro día desabrigada, y no me resfrío. Aunque parezca contradictorio, voy a recordar mucho más lo primero que lo segundo, porque estaré seleccionando o interpretando lo que ocurre según lo que creo a priori. En ese caso, si creemos que andar desabrigados nos enferma, tenderemos a recordar preferentemente las veces en las que esto pasó, e ignoraremos las veces en las que no pasó. A esto se lo llama sesgo de confirmación (confirmation bias en inglés).

Pero bueno, ¿es importante si caemos o no en estos engaños de la mente? Se vio que los niños pequeños son más propensos a creer que el frío causa enfermedades por sí mismo. Esta creencia va desapareciendo a medida que los chicos van aprendiendo que las enfermedades son causadas por gérmenes. ¿Por qué importaría que los chicos (o los grandes, para el caso) supieran qué provoca resfríos y qué no? Porque esto permite saber cómo prevenir adecuadamente las distintas enfermedades. Importa, y mucho. No da lo mismo creer en algo sin ninguna evidencia que lo apoye, que no. Así que, si estás en temporada de gripe y no querés enfermarte, quizás sea preferible que ventiles habitaciones y te alejes de la gente enferma, antes que pensar que un gorrito en la cabeza te va a cuidar.

Y convencé a mamá de que te gusta su sopa de pollo aun cuando estás sanito.

 

Referencias

– Resfriado común http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000678.htm

– Gripe http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/flu.html

– Influenza (gripe) http://espanol.cdc.gov/enes/flu/

– La temporada de influenza http://espanol.cdc.gov/enes/flu/about/season/flu-season.htm

– Weekly detection of influenza viruses in Chile, Argentina, Paraguay and Uruguay; October 2010 – September 2011 http://www.who.int/influenza/surveillance_monitoring/2011_seasonal_review_CHL_ARG_PAR_URU_main.JPG?ua=1

– Dry Air May Spur Flu Outbreaks http://www.nih.gov/researchmatters/march2010/03082010flu.htm

– Influenza virus transmission is dependent on relative humidity and temperature. PLoS Pathog. 2007 Oct 19;3(10):1470-6. http://www.plospathogens.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.ppat.0030151

– Age and ethnic differences in cold weather and contagion theories of colds and flu. Health Educ Behav. 2012 Feb;39(1):67-76. doi: 10.1177/1090198111407187. Epub 2011 May 17 http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21586668

– Infectious disease experimentation involving human volunteers. Clin Infect Dis. 2002 Apr 1;34(7):963-71. Epub 2002 Mar 1. http://cid.oxfordjournals.org/content/34/7/963.full.pdf  

Anuncios

15 comentarios en “¿Cuántas veces te lo tengo que decir? ¡No salgas así que te vas a resfriar!

  1. Tema refrescante, dado lo caluroso de estos días. Pero vamos, “Si le rociáramos virus de gripe cerca de la nariz a una persona sana, poco tiempo después seguramente se enfermará”… me parece un poco mucho. Aunque luego lo matices más abajo con el estado de sus defensas inmunes. O podría ser algo no inmune, p.ej. un nivel de temperatura nasal que inactive el virus mejor que en otra gente…

    Me gusta

    • Por supuesto que están ese y muchos otros matices. El “seguramente” intentaba sobrevolar para no entrar en esas sutilezas que, hoy por hoy, no están para nada comprendidas en este tema. ¡Saludos!

      Me gusta

  2. Hace unos años leí un artículo periodístico que citaba un paper que sostenía que el virus de la influenza tenía una especie de cobertura (como un gel) que le permitía sobrevivir en el frío hasta llegar a un anfitrión, lo que lo haría más estable en invierno.

    Me gusta

  3. En algun lugar escuche o lei, ya no se donde, que con el frio las mucosas se secan y estan menos irrigadas por la vasoconstriccion periferica lo cual facilita que el virus llegue al epitelio y que haya menos defensas… Pero bueno, el pelo mojado no creo que las afecte, salvo que haga que disminuya la temperatura de la mucosa de la nariz.

    Me gusta

    • Sí, aparentemente pasa eso (hay bastantes evidencias que apuntan para ese lado). Pero, para que pase eso, tiene que estar presente el virus en el epitelio de la nariz. El frío solo, sin virus, no hace nada.

      Me gusta

  4. Pingback: La medicina preventiva | Cómo Sabemos

  5. Pingback: Médicos no eran los de antes | Cómo Sabemos

  6. Perdón, es viejo esto, pero hay algo que no me quedó claro.

    Si los ambientes cálidos son peores para el virús, de dónde sale la implicancia final de “ventilar los ambientes”? Si al virús le afecta el calor, cerremos todas las habitaciones y prendanos la calefacción así se generacalor y humedad, que entiendo según esto que es una mala combinación para la supervivencia del virús.

    Me gusta

    • No hay muchísimas evidencias de todo esto pero, hasta donde sabemos, ventilar permite hacer un recambio del aire de la habitación, bajando así la concentración de virus en ella. El problema de estar encerrados en un lugar cálido y húmedo es estar en esa situación con otros. Si estuviéramos solos, y sanos, no habría problema, pero si estamos con alguien que tiene el virus, nos contagia. Saludos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s