No hay controversia: ¡la homeopatía no funciona!

Hace unos días, una nota en un diario argentino comenzaba así:

homeopatia clarin

¿”Polémica eterna”? Como dijo mi amigo Rodrigo Laje, “no hay polémica si hay evidencia de un lado y opiniones del otro.”

La homeopatía es una terapia alternativa inventada (¿los homeópatas dirían “descubierta”?) por Samuel Hahnemann a fines del siglo XVIII. Está basada en dos ideas principales:

  • las sustancias que provocan una determinada enfermedad pueden curar esa misma enfermedad si se aplican en muy pequeñas concentraciones (“lo similar cura lo similar”).
  • los remedios homeopáticos se preparan haciendo muchas rondas de diluir la sustancia elegida en agua o alcohol, y agitar la preparación de cierta manera. Finalmente, la sustancia original está extremadamente diluida y, cuanto más diluida está, su efectividad es mayor (porque retiene una “memoria” de la sustancia original).

No discutiremos acá en detalle más acerca de qué es la homeopatía, ni qué la hace tan popular, ni por qué es considerada por la comunidad científica una pseudociencia. Ya habrá otras oportunidades para eso. El punto de este artículo es otro: discutir las “fuerzas” de distintos tipos de evidencias y la responsabilidad de los medios de comunicación en tener este aspecto en cuenta.

Empecemos por las fuerzas de las distintas evidencias para el caso de la homeopatía. En una esquina del cuadrilátero tenemos un peso pesado: un estudio gigantesco realizado en Australia y recientemente publicado que muestra, sin lugar a dudas, que la homeopatía no es efectiva para curar enfermedades. A eso se refieren con el “dicen que no sirve” del título de la nota que mencionamos.

¿Qué se hizo en este estudio? Se tomaron los resultados de las investigaciones acerca de la efectividad de la homeopatía en tratar distintas enfermedades, se evaluó en cada una de ellas cuán bien hecho estaba el trabajo desde un punto de vista metodológico, y se tuvo esto en cuenta. Luego de todo esto, analizaron en conjunto los resultados de todos los trabajos que estaban aceptablemente bien planteados y llevados a cabo.

En base a todo esto, el estudio australiano concluyó lo siguiente:

“No hay enfermedades para las cuales exista evidencia confiable de que la homeopatía es efectiva. La homeopatía no debería ser utilizada para tratar enfermedades crónicas, graves, o que puedan llegar a ser graves. Las personas que eligen usar homeopatía pueden poner en riesgo su salud si rechazan o postergan tratamientos para los cuales hay evidencias de calidad en cuanto a su efectividad y seguridad. Las personas que están considerando usar homeopatía deberían primero buscar consejo de un médico registrado. Quienes usan homeoparía deberían comunicar eso a sus médicos y deberían tomar los medicamentos recetados por los mismos.

Ya hace bastante tiempo que existen estudios cuyos resultados son que la homeopatía es tan efectiva como un placebo (es decir que la homeopatía no funciona). Las preparaciones homeopáticas despiertan un fuerte efecto placebo y esto explica que muchas personas se sientan mejor aunque, por supuesto, no hay efecto placebo que sea realmente capaz de curar el cáncer o enfermedades infectocontagiosas, por ejemplo. Varias veces antes también se analizó en conjunto toda la evidencia disponible. Pero este trabajo australiano es distinto: es la primera vez que se hace un estudio tan serio y tan grande al respecto.

Que quede clara una cuestión. No estamos analizando nada respecto del mecanismo por el cual la homeopatía estaría actuando. Si funcionara porque vienen haditas y con sus varitas mágicas le dan poderes curativos al preparado homeopático, sería lo mismo para nuestros fines: si la homeopatía fuera efectiva, deberíamos ver que la gente se cura más que con un placebo, más allá de qué es lo que estaría haciendo el remedio para curar. Y esto es lo que se vio que no ocurre. Cuando decimos que hay muy fuertes evidencias de que un medicamento o un tratamiento no funciona, lo que estamos diciendo esencialmente es que las personas tratadas con eso no se curan más (ni más rápidamente) que las personas no tratadas.

Del otro lado del ring de esta supuesta “polémica eterna”, la evidencia disponible es mucho más débil. Están quienes usaron homeopatía alguna vez y sostienen que a ellos les “funcionó”. A esto solemos conocerlo como evidencia anecdótica y no es muy confiable. En realidad, muchas veces una persona se siente mejor o se cura de enfermedades luego de un tiempo, y no debido a determinado tratamiento o medicamento. Intuitivamente, la evidencia anecdótica nos resulta poderosa, especialmente si es algo que nos ocurrió a nosotros. Pero, si tomamos un preparado homeopático y poco después nos sentimos mejor, es probable que nuestra mente concluya que fue la homeopatía la causante de nuestra mejora y no solo una casualidad. Confundimos correlación con causalidad.

Están también los partidarios de la homeopatía que muchas veces citan los pocos trabajos que muestran que sí funciona. ¿Cómo que hay investigaciones que muestran que la homeopatía funciona? Sí, los hay. ¿Hay una contradicción? ¿Puede algo funcionar y no funcionar a la vez? ¿Hay un complot en contra de la homeopatía que busca eliminar estas pruebas? No, de ninguna manera. Cuando se analiza estas investigaciones una por una, se ve que en general no están metodológicamente bien planteadas y/o se basan en lo que lo observado con muy pocas personas (con pocas personas, el resultado obtenido es mucho menos confiable).

Esto vale para la homeopatía y para prácticamente cualquier otro tema médico: muchas veces se publican investigaciones mal hechas, o con resultados mal interpretados, e incluso investigaciones fraudulentas (los científicos son personas y, como tales, no están exentos de caer en esto). En realidad, no importa qué postura se quiera tener respecto de alguna cuestión médica, seguramente encontraremos algún trabajo científico que la apoya. Y es por eso que es indispensable tener en cuenta todas las evidencias disponibles y no solo algunas: un trabajo solo no nos dice nada útil en medicina, pero una enormidad de trabajos que, analizados en conjunto y con seriedad, dicen algo, sí lo es.

Esta actitud de seleccionar, de la evidencia disponible, aquella que apoya lo que uno piensa a priori, es una falacia conocida como cherry-picking o falacia de evidencia incompleta. Richard Feynman decía lo siguiente al respecto:

“La idea es tratar de dar toda la información para ayudar a los demás a juzgar la validez de tus contribuciones; no dar solo la información que lleva este juicio en una dirección en particular o en otra”.

No es necesario que haya intención de engañar al otro al hacer cherry-picking. Probablemente todos nosotros hacemos cherry-picking en algún momento. Nuestros cerebros piensan mal, y es muy común no darnos cuenta de eso.

Pero volvamos a la supuesta “polémica”. No existe para la homeopatía. Directamente no existe. Plantear que hay una controversia o un debate posible cuando, de un lado, tenemos un firme conocimiento basado en evidencias y, del otro, opiniones infundadas, anécdotas o cherry-picking, termina siendo como mínimo deshonesto intelectualmente y, como máximo, profundamente antiético.

Cerremos con el segundo punto, el de la responsabilidad de los medios de comunicación. En el manual de buenas costumbres de un periodista, está que se debe presentar los dos lados de una historia. Es muy interesante e importante cuando los dos lados son, por ejemplo, dos posturas políticas distintas o dos propuestas de cómo resolver un determinado problema. Pero de ninguna manera puede un medio de comunicación fomentar estas falsas controversias y darle a los “dos lados” una validez similar. Ya vimos que, en el caso de la vacunación, los medios de comunicación resultaron responsables de generar mayor resistencia a vacunar. La homeopatía parece ser más inocua en un punto, pero no lo es. Como dice el estudio australiano, representa un riesgo para la salud.

Referencias

– “Evidence on the effectiveness of homeopathy for treating health conditions”. National Health and Medical Research Council (NHMRC) Information paper. Australian government: https://www.nhmrc.gov.au/_files_nhmrc/publications/attachments/cam02a_information_paper.pdf

– “Homeopathy not effective for treating any condition, Australian report finds” Melissa Davey. http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/mar/11/homeopathy-not-effective-for-treating-any-condition-australian-report-finds

– “Homeopathy’s lack of effectiveness is no surprise”. Ian Sample. http://www.theguardian.com/science/2015/mar/11/homeopathy-lack-of-effectiveness-is-no-surprise

– “There is no scientific case for homeopathy: the debate is over”. Edzard Ernst. http://www.theguardian.com/commentisfree/2015/mar/12/no-scientific-case-homeopathy-remedies-pharmacists-placebos

– “Bad Science”. Ben Goldacre http://www.harpercollins.co.uk/9780007284870/bad-science

Anuncios

7 comentarios en “No hay controversia: ¡la homeopatía no funciona!

  1. Si este blog se basa en la “evidencia” y en la responsabilidad informativa al menos se esperaría que sus críticas cumplan lo mismo. No he, hasta el momento, encontrado “evidencia” de que la “comunidad científica” (¿toda?) considere la homeopatía falsa ciencia, ¿tienen alguna encuesta internacional? Ahora quiero hacer algunas precisiones:
    1. El informe publicado por el Consejo de Investigación Médica de Australia no es un “estudio gigantesco”, se incluyen 57 revisiones sistemáticas que evalúan 176 ensayos clínicos. Este estudio no muestra sin dejar dudas que la homeopatía no es efectiva, indica que los estudios publicados tienen una calidad insuficiente y fehaciente (“confiable”) para recomendar la homeopatía en enfermedades crónicas.

    2. En realidad el informe de Australia no evaluó toda la “evidencia” disponible, se limito a evaluar algunos estudios controlados como se muestra en el diagrama CONSORT del Optum Review. No es tan grande si se le compara con el informe Alemán, Homeopathy in healthcare: effectiveness, appropriateness, safety, costs, cual sí evaluó, si no toda, gran parte de los estudios tomando en cuenta tanto la validez externa como la interna, cosa que el informe Australiano se ha limitado en la segundo parte.

    3. El o la autora de este post mezcla cosas sin relación: “Si funcionara porque vienen haditas y con sus varitas mágicas le dan poderes curativos al preparado homeopático, sería lo mismo para nuestros fines: si la homeopatía fuera efectiva, deberíamos ver que la gente se cura más que con un placebo, más allá de qué es lo que estaría haciendo el remedio para curar. Y esto es lo que se vio que no ocurre. Cuando decimos que hay muy fuertes evidencias de que un medicamento o un tratamiento no funciona, lo que estamos diciendo esencialmente es que las personas tratadas con eso no se curan más (ni más rápidamente) que las personas no tratadas.”

    De hecho, el meta análisis general más completo hasta el momento (Randomised placebo-controlled trials of individualised homeopathic treatment: systematic review and meta-analysis), y que en la escala de “evidencias” tiene más peso que una revisión (p.e. la australiana), ha llegado a la conclusión de que, pese a la general calidad de la “evidencia”, la homeopatía tiene consistentemente un efecto superior al placebo. Por otra parte, la cuestión de si las personas se curan en el mundo real tiene que ser abordado con un modelo fenomenológico. Ya entrando en esto, usted(s) cuestiona a la gente que la ha servido y dice haberse curado con homeopatía porque sus anécdotas son la “evidencia” más débil y poco confiable. Puedo estar de acuerdo con este punto, pero los casos publicados en revistas, los estudios de cohortes y otros no son meras anécdotas, existen decenas de reportes publicados en revistas arbitradas donde se habla de curaciones que en muchos casos la medicina/farmacoquímica/biología convencional no pudieron solucionar. La objeción de que la gente puede confundir causalidad con correlación, también sucede con el pensamiento “escéptico” cuando estos alegan que las anécdotas de daño son “evidencia” fuerte de que la homeopatía es un peligro de salud pública.

    4. El número de trabajos de investigación en la homeopatía son pocos en comparación con la biología, la química, la física y la medicina convencionales. Aunque cada vez hay un aumento significativo donde las investigaciones se publican en revistas científicas con los mismos procedimientos de revisión por pares que en otras revistas.

    5. No sé quién habla de un “complto”, lo que sí hay es intentos de control y manipulación mediática:

    https://homeopatiayseudoescepticismo.wordpress.com/2014/12/31/prohibicionismo-criminalizacion-y-censura/

    https://homeopatiayseudoescepticismo.wordpress.com/2015/03/14/dias-de-corrupcion-censura-y-trampa/

    6. El autor@ del post asegura que “Cuando se analiza estas investigaciones una por una, se ve que en general no están metodológicamente bien planteadas y/o se basan en lo que lo observado con muy pocas personas (con pocas personas, el resultado obtenido es mucho menos confiable).”. Pues agradecería que usted me pase un informe o estudio donde lo hayan hecho, analizando toda la literatura científica disponible. Porque, que sé, gran parte de la investigación a nivel in vitro es de alta calidad. Usted incluso acusa que los posibles resultados positivos sean debidos a “investigaciones mal hechas, o con resultados mal interpretados, e incluso investigaciones fraudulentas (los científicos son personas y, como tales, no están exentos de caer en esto)”, lo que aquí interesa no son sus sospechas ¿puedes demostrar que hay fraude? Venga, pon el informe.

    7. El autor@ alega: “Y es por eso que es indispensable tener en cuenta todas las evidencias disponibles y no solo algunas: un trabajo solo no nos dice nada útil en medicina, pero una enormidad de trabajos que, analizados en conjunto y con seriedad, dicen algo, sí lo es.” ¿Y por qué dices entonces que el informe australiano toma en cuenta todas las “evidencias” si sus autores claramente expresan que no tomarón en cuenta las “evidencias” de laboratorio? ¿acaso eso no sería un acto de selección ventajosa?

    8. Finalmente, se intenta eliminar la homeopatía de la discusión relegándola como una reliquia muda, porque el autor@ se inventa que quienes la defienden arbitrariamente utilizan “opiniones infundadas”, aunque varias de esas provengan de profesionales colegiados o científicos no homeópatas. Igual se acusa a la homeopatía de algo “antiético”, sin mencionar que esto que han escrito es propiamente un acto desinformador, mediante una sentencia que solo puede ser calificada de hipocresía: “Cerremos con el segundo punto, el de la responsabilidad de los medios de comunicación. En el manual de buenas costumbres de un periodista, está que se debe presentar los dos lados de una historia.” ¿Y entonces por qué presentas un solo lado de la historia? ¿Por qué te limitas a hacer sospechas y chismes de lavadero haciendo acusaciones de fraude en los estudios sin demostrarlo?
    Si no puedes sostener tu punto de vista, más que con tergiversaciones adrede (como las conclusiones del informe australiano), ¿por qué te atreves a decir que se fomentan “falsas controversias”? ¿Por qué el lado que expones debe ser el válido? ¿Qué relación tiene con la vacunación? Si el reporte habla de riesgo con enfermedades crónicas ¿también se incluyen las enfermedades agudas?

    Me gusta

    • Intentaré responder tu comentario punto por punto:
      – No tengo una encuesta de cuántos científicos opinan que la homeopatía es una pseudociencia y cuántos no. Cuando digo la “comunidad científica” estoy hablando en general y por supuesto que no me refiero a cada individuo. Sin duda, habrá quienes tienen una opinión favorable hacia la homeopatía, pero la enorme mayoría de los científicos la consideran una pesudociencia, no solo porque no tiene efecto curativo sino, lo que es aun más importante (y no discutí en este artículo porque no era acerca de eso sino acerca de la falsa controversia), porque contradice todo lo que sabemos sobre cómo funciona el mundo físico (memoria del agua, diluciones enormes, etc).
      – Respecto del punto 1, el estudio australiano ES un estudio gigantesco. Es una revisión extremadamente grande y rigurosa en sus criterios. Decís que “Este estudio no muestra sin dejar dudas que la homeopatía no es efectiva, indica que los estudios publicados tienen una calidad insuficiente y fehaciente (“confiable”) para recomendar la homeopatía en enfermedades crónicas.” ¿Realmente vamos a discutir esto? Es una cuestión muy básica. La ciencia no puede probar que NO hay unicornios, pero dado que no hay ninguna evidencia confiable sobre su existencia, en la práctica consideramos que no existen. Sin embargo, en el lenguaje científico, no podemos decir eso y tenemos que comunicarnos de otra manera, porque el lenguaje científico es más estricto y preciso que el de todos los días: “no hay evidencia de que los unicornios existan”. Nunca podemos probar la no existencia de algo, pero en algún punto, cuando se busca tanto y no se encuentra nada, debemos empezar a considerar que no existe. La homeopatía es como estos unicornios: la evidencia disponible, que es mucha y muy buena, lograda luego de buscar mucho y no encontrar nada, nos dice que no funciona. Entonces, debemos empezar a considerar que no funciona, especialmente si lo que se propone es el uso de fondos públicos para tenerla como tratamiento disponible.
      – Respecto del punto 2, es un informe suizo, no alemán, y se lo considera “research misconduct”. Visitar: http://www.smw.ch/content/smw-2012-13594/
      – En el punto 3 te referís a este metaanálisis (los links no habrían venido mal en tu comentario original): http://www.systematicreviewsjournal.com/content/3/1/142. No es un análisis riguroso. Se volvería una discusión extremadamente técnica, pero los resultados no permiten concluir lo que se concluye. No hay mucho más que decir que no esté acá ya: http://edzardernst.com/2014/12/proof-of-concept-that-homeopathic-medicines-have-clinical-treatment-effects-a-challenge-for-experts-to-comment/
      – El punto 4 directamente es mentira.
      – El punto 5 es falaz y una de las “típicas estrategias” de las pseudociencias en general.
      – El punto 6, no tengo tiempo para hacer eso, pero podés empezar con los enlaces de antes. Hay muchísima información disponible al respecto.
      – Respecto del punto 7, se debe tener en cuenta la “fortaleza” de las evidencias. Cuando decimos “todas”, incluye eso. No podemos poner a la par algo de calidad con una opinión, y es justamente acerca de eso que intento hablar en el artículo. Lamento si no quedó claro.
      – El punto 8 se responde solo con todo lo que digo antes.

      Saludos. Gracias por tu comentario.

      Me gusta

  2. Pingback: La muerte de George Washington | Cómo Sabemos

  3. Pingback: ¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo! | Cómo Sabemos

  4. Pingback: “Si abres tu mente demasiado, tu cerebro se caerá” | Cómo Sabemos

  5. Pingback: Médicos no eran los de antes | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s