El hecho de mirar algo lo cambia

Todos sabemos que lavarse las manos es una de las medidas más efectivas en la prevención de enfermedades. Aun así, muchos no nos lavamos las manos todas las veces que deberíamos.

Eso pasa con nosotros, la gente común… pero seguramente el personal de salud que trabaja en hospitales sí se lava siempre las manos, ¿no? Después de todo, ellos son profesionales y tienen una enorme responsabilidad hacia sus pacientes.lavado-de-manos

¿Cómo podemos averiguar si ellos se lavan las manos todas las veces que deberían? Parece fácil. Pongamos un observador al lado de las piletas, con un anotador y una lapicera, a contar la cantidad de veces que enfermeros y médicos deberían lavarse las manos, y la cantidad de veces en las que efectivamente lo hacen. Suena bárbaro, si no fuera porque… ¿qué harías vos con tu lavado de manos si vieras que un observador está registrando en todo momento si efectivamente te estás lavando las manos o no? ¿Te afectaría si alguien te estuviera observando?

Esta última pregunta se investigó en las unidades de trasplante de órganos de un hospital, y los resultados fueron estos (en este caso se midieron cantidad de lavados de manos por dispenser de jabón por hora):

– cuando las personas pueden ver claramente al observador en el pasillo, se midieron 3,7 lavados de manos.

– cuando se usan sistemas electrónicos de monitoreo de lavado de manos (no hay nadie mirando), se midieron… ¡1,5 lavados de manos!

¿Qué pasó? Aun estos superprofesionales que saben perfectamente la importancia de lavarse las manos se lavan más cuando alguien los observa que cuando no.

Este es un ejemplo de un fenómeno mucho más amplio y que ha sido descripto en muchas otras situaciones: las personas tienen una tendencia a cambiar su comportamiento cuando saben que son observadas. A esto se lo conoce como efecto Hawthorne. El efecto Hawthorne es una de las grandes amenazas en muchas investigaciones que se hacen con humanos: afecta cuánto participan y cómo responden al saber que están siendo observados. Y, por eso, los experimentos deben estar muy bien diseñados e interpretados para que no haya problemas.

Vista aérea de Hawthorne Works, ca. 1925

Vista aérea de Hawthorne Works, ca. 1925

Este efecto fue identificado por primera vez en la fábrica de teléfonos Western Electric en Hawthorne, cerca de Chicago, Estados Unidos, entre 1924 y 1933. Todo empezó cuando la empresa pidió un estudio para averiguar si los trabajadores eran más productivos si trabajaban con luz tenue o con luz intensa. Se hicieron dos grupos: a uno lo iluminaron con luz intensa y al otro lo dejaron igual que antes, para tener con qué comparar (grupo control). El resultado fue sorprendente: la productividad aumentó considerablemente en el grupo con mejor iluminación. Luego, se modificaron otras variables (cantidad de horas de trabajo por día, cantidad y duración de los descansos, etc.) y, en todos los casos, la productividad aumentó. También aumentó al volver a iluminar con luz tenue, volviendo a la situación inicial.

Estudio de iluminación, 1926

Estudio de iluminación, 1926

De hecho, cada vez que había un cambio en la iluminación o en las otras variables, aumentaba la productividad, incluso si el cambio era mínimo. Con el tiempo, el aumento de productividad disminuía, pero volvía a aumentar con prácticamente cualquier cambio nuevo que se hiciera.

Todo esto permitió concluir que la productividad estaba aumentando debido a la presencia de los investigadores y a la atención brindada a los trabajadores, y no por los cambios en sí en las variables experimentales.

¿A qué se debe todo esto? No hay consenso todavía en qué provoca este cambio de comportamiento en las personas al saberse estudiados. ¿Será que se sienten valoradas? ¿Tratan de hacer lo que creen que espera el experimentador? ¿Hay un efecto de la novedad del cambio en sí? No está claro. Tampoco hay acuerdo total en que este efecto exista realmente ya que, aunque muchos lo ven y pueden medirlo, otras situaciones son más ambiguas.

Lo que sí parece estar claro es que el efecto Hawthorne es algo que, al menos por prudencia, se debe tener en cuenta al hacer experimentos que involucran personas.

Cuando miramos algo, lo cambiamos. Igual, aunque nadie te mire, lavate las manos.

Referencias

– “Quantification of the Hawthorne effect in hand hygiene compliance monitoring using an electronic monitoring system: a retrospective cohort study”. Srigley JA, Furness CD, Baker GR, Gardam M. BMJ Quality & Safety. 2014;23(12):974-980. doi:10.1136/bmjqs-2014-003080. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4251174/pdf/bmjqs-2014-003080.pdf

– Hawthorne effect: http://en.wikipedia.org/wiki/Hawthorne_effect

– The Hawthorne effect: http://www.economist.com/node/12510632

– The Human Relations Movement: Harvard Business School and the Hawthorne Experiments (1924-1933). http://www.library.hbs.edu/hc/hawthorne/intro.html#i

Anuncios

2 comentarios en “El hecho de mirar algo lo cambia

  1. Pingback: Las encuestas y sus problemas | Cómo Sabemos

  2. Pingback: La violencia machista y la cultura del dato | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s