¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

global warmingMe subo al avión, pido ir a la cabina con el piloto y copiloto y no, no me saco selfies con ellos. En vez de eso, empiezo a decirles qué hacer… “No, no aprieten ese botón.” “No, para mí ahora hay que apagar el motor de la izquierda.” “¡No confío en lo que están haciendo, no es seguro!”

¿Sé algo de pilotear aviones? Cero.

Vamos a otra situación. Mi médico me dice que estoy sana pero que tendría que hacer más ejercicio. No me gusta hacer ejercicio, así que busco en revistas y blogs alguna solución alternativa. Quizás si hiciera la dieta de la Luna estaría mejor, y ya. O podría preguntarle a mis amigos qué hicieron. O podría comprar esa pastilla que venden por internet y que me llega como spam a mi mail…

¿Sé algo de medicina? Cero.

¿Qué tienen de diferente ambas situaciones? Apuesto que a ninguno de nosotros se nos ocurriría ir a la cabina en el avión, con pilotos que tienen nuestras vidas en sus manos, y empezar a decirles que leímos en un blog que en realidad no conviene pilotear así sino asá. O que un amigo nos dijo que en un vuelo que tuvo pasó esto o aquello y que por qué ellos no hacen lo mismo. Sin embargo, muchos nos creemos capaces de opinar en otras áreas en las que tampoco somos precisamente expertos: algunos deciden no vacunarse aun en contra de lo que les dice el médico, o se tratan con homeopatía a pesar de que ya sabemos que no es un tratamiento efectivo, o se automedican, o hacen dietas tremendas, o… saben perfectamente qué tendría que haber hecho Argentina para no perder en la final de la Copa América.

¿Por qué pasa esto? ¿Vale más lo que dice el experto que lo que pensamos nosotros? Y acá entramos en terreno bastante resbaladizo, así que vayamos despacito para no terminar en el piso.

Por un lado, necesitamos a los expertos. Ninguno de nosotros puede dominar todas las áreas. En general no dominamos (dominar de verdad) ninguna, o solo una, o muy pocas. Si queremos saber si algo es seguro o no, o si algo es bueno o malo para nuestra salud, o cuál es la mejor medida económica que debería tomar nuestro gobierno en tal situación, tenemos que confiar en un experto en algún momento. Confiamos en lo que dicen, y también confiamos en que, aunque nosotros no sepamos mucho de ese tema, los demás expertos de esa área podrán corregirlo si lo que dice es equivocado.

La ciencia es un muy buen ejemplo de este último aspecto, el del control permanente por parte de los colegas. En ciencia todo el tiempo se están reevaluando las afirmaciones. Todo el tiempo surgen nuevas evidencias, provenientes en general de experimentos o de observaciones, que deben insertarse de manera coherente dentro del cuerpo de conocimientos que ya tenemos. Si esto no ocurre, tenemos que ver qué pasa. ¿Nuestras evidencias son incorrectas? ¿Las interpretamos mal? ¿O es el cuerpo de conocimiento lo que está equivocado? Estas preguntas están siempre presentes entre los científicos, y este desafío constante es uno de los aspectos que vuelven al conocimiento científico confiable o, al menos, más confiable que otras alternativas disponibles. La actividad científica tiene su propia cultura, una en la que los científicos exponen su trabajo al escrutinio de los colegas. Es una actitud de “acá tienen… tiren a matar… si esto sobrevive, es que lo vale”.

Así que en un punto tenemos que confiar en los expertos en general y en los científicos en particular. Pero, por otro lado, la historia nos muestra que esto no siempre funciona bien. En nombre de la ciencia se han sostenido ideas inconcebibles como la de la existencia de razas superiores o que podemos saber cuán criminal es una persona analizando sus facciones. También la medicina se equivocó muchas veces: la talidomida, un medicamento para embarazadas, provocaba malformaciones en bebés. Sin ir a ejemplos tan dramáticos, se nos decía primero que los bebés debían dormir boca abajo y, luego, que debían dormir boca arriba para evitar la muerte súbita. Hasta hace poco las grasas de la comida eran demonios, y ahora esa función fue reemplazada por los azúcares. Ejemplos sobran.

¿En qué quedamos? ¿Qué está pasando? ¿Los científicos no se ponen de acuerdo, se están equivocando, están mintiendo? ¿Hay alguna multinacional financiando (y tergiversando) los estudios? Es lógico que nos planteemos estas y muchas otras preguntas.

Entonces, un poco confiamos y un poco dudamos. Confiamos porque no nos queda otra y porque, en líneas generales, funciona. Y dudamos porque algunas personas mienten, buscan provecho económico o de otro tipo o, sencillamente, se equivocan. Dudar también sirve: nos vuelve alertas y menos propensos a ser engañados.

Y llegamos al calentamiento global. ¿Hay o no hay calentamiento global? Si lo hay, ¿es producido por el hombre o no? A primera vista, esto no desvela a casi nadie… ¿Qué podría importar si la Tierra se calienta un poco? El tema es que ese “un poco” amenaza nuestra subsistencia en este planeta. Amenaza a todos y lo hace de una manera dramática y urgente. ¿Es entonces una pregunta que requiere una respuesta concreta y confiable? Sí. De una. Si hay calentamiento global, ¿importa si somos nosotros los que lo estamos provocando? Por supuesto. Si somos nosotros, esto es un suicidio y con más razón necesitamos actuar ya.

La opinion de los científicos del clima acerca de la responsabilidad de los seres humanos en el calentamiento global

La opinión de los científicos del clima acerca de la responsabilidad de los seres humanos en el calentamiento global “Climate science opinion2”.
Licensed under CC BY 3.0 via Wikimedia Commons –

¿Qué sabe la mayoría de la gente de este tema? Académicamente, poco y nada. En un mundo ideal, todos deberíamos ser capaces de analizar las evidencias científicas disponibles y sacar nuestras conclusiones. Pero no podemos, así que necesitamos confiar en los expertos. En este caso, son los científicos que estudian el clima. ¿Qué opinan ellos? Una enorme mayoría concluye que hay calentamiento global, avanza rápido, es extremadamente peligroso y… lo estamos causando nosotros.

¿Cómo sabemos que la mayoría de los científicos piensa esto? Es algo que se puede medir y se hicieron muchos estudios que averiguaron esto. Pero algunos midieron además otra cosa: si separamos a la gente según cuán expertos son en este tema, ¿qué porcentaje en cada grupo piensa que los humanos somos responsables del calentamiento global? Los científicos Peter Doran y Maggie Kendall Zimmermann estudiaron esto y obtuvieron un resultado muy interesante: cuanto más expertos son los científicos en el campo de la ciencia del clima, más de acuerdo están con esta afirmación.

¿Cuánto se cree que el ser humano provoca el calentamiento global, según el nivel de experiencia en el campo de las ciencias del clima? Imagen tomada de Doran, 2009

De hecho, el consenso en este grupo es enorme: un 97 % de los científicos del clima piensa que los humanos somos responsables del calentamiento global.

Recordemos que la ciencia no es una democracia. No votamos qué es real y qué no en el mundo en el que vivimos. Si todos creyéramos que la Tierra es plana, seguiría siendo redonda. Lo que importa para lograr consenso es la cantidad y la calidad de las evidencias disponibles. Estos científicos son expertos en su campo y opinan esto basándose en evidencias. ¿Que igual pueden estar equivocados? No podemos negar la posibilidad, por supuesto, pero las evidencias son realmente muy pero muy poderosas, o no estaríamos viendo este nivel de acuerdo.

Si, a pesar de todo esto, seguimos desconfiando de que el calentamiento global es un hecho y de que nosotros somos los responsables… ¿estamos dispuestos a correr el riesgo?

Referencias:

– Making Sense of Climate Denial – edX Course https://www.edx.org/course/making-sense-climate-science-denial-uqx-denial101x-0

– Surveys of scientists’ views on climate change https://en.wikipedia.org/wiki/Surveys_of_scientists%27_views_on_climate_change

– Examining the scientific consensus on climate change. Doran, P. and Kendall Zimmerman, EOS Vol. 90, No. 3, 20 January 2009 http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1029/2009EO030002/epdf

 

Anuncios

7 comentarios en “¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

  1. Pingback: “Si abres tu mente demasiado, tu cerebro se caerá” | Cómo Sabemos

  2. Pingback: ¿Cómo cambiar la opinión de alguien que se opone a la vacunación? | Cómo Sabemos

  3. Pingback: La tierra se mueve | Cómo Sabemos

  4. Pingback: ¿Cómo sabemos que el virus HIV es la causa del SIDA? | Cómo Sabemos

  5. Pingback: Por qué la gente está confundida acerca de lo que piensan los expertos | Cómo Sabemos

  6. Pingback: Estuve investigando y… | Cómo Sabemos

  7. Pingback: El cambio climático y la posverdad | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s