¿Cómo cambiar la opinión de alguien que se opone a la vacunación?

No sabía que existían hasta que encontré una.

¿Les pasó  que dijeron algo dando por sentado que todo el mundo iba a estar de acuerdo? Me refiero a algo del estilo “es importante tomar agua”. ¿Y que de pronto saltara alguien sosteniendo lo contrario?

0- Sarampion vacunaYo estaba hablando de sistema inmune y de cómo funcionan las vacunas con mis estudiantes de 5to año de secundario y una chica dijo, con tranquilidad y firmeza: “las vacunas son una mentira”.

Sorpresa inicial, porque… ¿quién puede estar en contra de una de las medidas de salud pública más efectivas y seguras de todos los tiempos? ¿En contra de una medida que permitió erradicar la viruela del planeta y que previene millones de muertes cada año? Porque no era una afirmación de que tal vacuna quizás no es tan importante o algo así…. suave. Era una “certeza” que englobaba a todas las vacunas. Cuando le pedí a esta estudiante que desarrollara su idea, aparecieron estos “argumentos” que luego fui encontrando reiteradamente en otras personas que se oponen a la vacunación: las vacunas no sirven, son tóxicas, yo nunca me vacuné y no me enfermé de nada, en realidad generan enfermedades como el autismo etc., son un complot de las farmacéuticas para hacer dinero, es más saludable pasar por la enfermedad porque se fortalece el sistema inmune, y demás sinsentidos que no solo no están avalados por las evidencias científicas abrumadoras y claras de las que disponemos, sino que son directamente refutados por ellas.

En ese momento, y con el afán de mostrarle que lo que decía era incorrecto y, de paso, levantar la barra de rigurosidad de la clase (sentía que era mi deber como docente ante mis estudiantes), empecé a rebatirle punto por punto, tratando de mostrar con claridad y delicadeza las evidencias y cuidándome de no caer en discursos dogmáticos. Pronto sonó el timbre, dejando todo inconcluso, a esta chica tan convencida como antes, y a sus compañeros muy confundidos.

Sin darme cuenta, había colaborado con volver el tema una aparente cuestión de opiniones, cuando en realidad no son dos posturas del mismo peso: de un lado hay opinión y del otro evidencias.

Todos sabemos que la web es una bolsa de gatos en la que hay información completa e incompleta, información de mucha calidad y delirios absolutos. Sin embargo, quizás en un ejemplo del implacable efecto Dunning-Kruger, creemos que nosotros (¿a diferencia del resto?) sí podemos navegar en ese exceso de información y juzgar adecuadamente su calidad. No sorprende que existan los anti-vacunas: una rápida búsqueda en la web levanta cualquier cosa acerca de este tema. El tema central es: ¿cómo hacerlos reconsiderar su postura para que decidan vacunarse y, en el caso de los padres, para que hagan vacunar a sus hijos? Porque especialmente en este tema, la decisión de no vacunarse afecta a toda la sociedad y no solo a quien no está vacunado. Hay países del tercer mundo con problemas muy básicos y serios, y uno entre muchos es que las vacunas no llegan a toda la población que las necesita. Pero en países desarrollados, ricos y con acceso a las vacunas, como Estados Unidos y varios países europeos, esta postura anti-vacunas es posiblemente responsable del resurgimiento en los últimos años de enfermedades como el sarampión y la tos convulsa, y fue directamente responsable de la muerte de un chiquito de 6 años por difteria en España hace poco más de un mes.

Hace años que se viene investigando la efectividad de distintos mensajes para lograr cambiar la opinión de una persona que se opone a las vacunas, y nada parece funcionar: ni dar información correcta, ni mostrar imágenes horrendas de chicos enfermos, etc. No solo eso, sino que en muchos casos se vio que el intentar que un antivacunas cambie de opinión provoca un efecto rebote en el que la persona termina aun más afianzada en su postura que antes de la intervención. Mi intento intuitivo de intentar contrarrestar en clase la información falsa con información correcta no parece servir, pero en ese momento no lo sabía. Lindo ejemplo de que evidencia mata intuición.

Sin embargo, un nuevo estudio publicado hoy en la revista PNAS parece ser una luz al final del túnel. Este equipo se planteó la siguiente hipótesis de trabajo, frente a las evidencias del efecto rebote que mencionábamos más arriba:

“A pesar de estos fracasos, sospechamos que un mensaje directo más fuerte podría funcionar para influenciar en las actitudes de los padres frente a las vacunas. Un análisis normativo de las decisiones en vacunación implican que las decisiones de los padres de aceptar o rechazar las vacunas para sus hijos debería depender no solo de los riesgos asociados con vacunar, sino también de los riesgos de no vacunar. Este razonamiento sugiere otro camino por el cual se podría influir en las actitudes de las personas. Más que intentar superar los mitos sobre la vacunación convenciendo a los padres de la seguridad de las vacunas, los mensajes a favor de las vacunas podrían ser más efectivos si se dirigieran a convencer a los padres de los peligros de no vacunar a sus hijos”.

Diseñaron un experimento en el cual separaron al azar a los participantes del estudio en tres grupos: a uno le dieron información respecto del riesgo de contraer las enfermedades si no se vacuna (“disease risk“), otro recibió información de que las vacunas no generan autismo (“autism correction“), y un tercer grupo quedó como control negativo (“control“) para poder comparar con él los resultados de los dos primeros. Midieron las actitudes de las personas antes y después de la intervención, y los resultados obtenidos fueron estos (el eje de las y corresponde al cambio en la actitud frente a las vacunas):Fig 1 Holyoak

Aparentemente, la información acerca del riesgo de NO vacunar provocó un cambio en la opinión de la gente que participó, mientras que intentar corregir la información de que el autismo no es causado por las vacunas no tuvo efecto.

Los investigadores profundizaron este resultado estudiando otros aspectos, como si el efecto cambia si la persona es padre o no y vieron que esto no es relevante en este caso. Otro punto importante era averiguar si el cambio de actitud era mayor en las personas que ya tenían previamente una mejor predisposición hacia las vacunas y si la intervención estaba generando o no un efecto rebote en las personas con peor predisposición. A diferencia del trabajo que mencionábamos antes, ellos no encontraron un efecto rebote importante, aunque no descartan que pueda aparecer más tarde en las personas involucradas.

¿Por qué dos estudios similares dan resultados diferentes? Todavía no podemos saberlo. Hay muy poca información por ahora acerca de qué comunicación es efectiva hacia personas con postura contraria a la vacunación. Distingamos: el consenso científico respecto de la seguridad y efectividad de las vacunas es enorme. Eso no está en discusión. Lo que todavía no está claro, y no lo estará hasta que dispongamos de más estudios al respecto, es qué mensajes a favor de las vacunas funcionan y qué mensajes no, en lograr un cambio de actitud en personas anti-vacunas.

Sería lindísimo que mejorar la educación científica de la población respecto del tema vacunas provocara un cambio de actitud respecto del tema, pero no parece ser así. Si lo que funciona en este caso es mostrar que la decisión de no vacunar entraña riesgos mucho mayores que los de sí vacunar, vayamos para ese lado. Sí, implica “asustar” a las personas (con riesgos reales, no con el cuco), pero bueno… lo que queremos, y necesitamos como sociedad, es la mayor cobertura de vacunación posible.

Anuncios

6 comentarios en “¿Cómo cambiar la opinión de alguien que se opone a la vacunación?

  1. Pingback: ¿Cómo sabemos que el virus HIV es la causa del SIDA? | Cómo Sabemos

  2. Pingback: Chau Polio | Cómo Sabemos

  3. Pingback: Estuve investigando y… | Cómo Sabemos

  4. Pingback: Verdad y posverdad | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s