Alfabetización científica

AronsEn el mundo de la educación en ciencias todos hablamos de lo importante que es la alfabetización científica. ¿Pero cómo reconocerla? ¿Qué es exactamente? ¿Qué se espera que una persona científicamente alfabetizada pueda hacer?

La Agencia Para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la alfabetización científica como “la habilidad de participar en asuntos relacionados con la ciencia, y con las ideas de la ciencia, como un ciudadano reflexivo”.

Pregunta: quienes nos dedicamos a la educación en ciencias, ¿estamos educando para lograr esto?

Hay actualmente varias “listas” de qué capacidades específicas debería tener un ciudadano para ser considerado científicamente alfabetizado. A continuación, una de ellas, establecida por el físico Arnold B. Arons en su libro “Teaching Introductory Physics“, publicado en 1997:

MARCAS DE ALFABETIZACIÓN CIENTÍFICA

Una persona científicamente alfabetizada debería poder:

  1. Reconocer que los conceptos científicos (ej.: velocidad, aceleración, fuerza, energía, carga eléctrica, masa gravitacional e inercial) son inventados (o creados) por actos de imaginación e inteligencia humanas y no son objetos tangibles o sustancias descubiertas accidentalmente como un fósil, una nueva planta o un nuevo mineral.
  2. Reconocer que, para ser entendidos y usados correctamente, dichos términos requieren definiciones operacionales cuidadosas basadas en experiencia compartida y en palabras simples definidas previamente. Entender, en otras palabras, que un concepto científico involucra una idea primero y un nombre después, y que la comprensión no reside en la terminología técnica por sí misma.
  3. Comprender la diferencia entre observación e inferencia, y discriminar entre los dos procesos en cualquier contexto bajo consideración.
  4. Distinguir el papel ocasional del descubrimiento accidental en la investigación científica de la estrategia deliberada de postular y poner a prueba hipótesis.
  5. Entender el significado de la palabra “teoría” en el contexto de la ciencia y tener cierta noción, a través de ejemplos específicos, de cómo las teorías se construyen, se ponen a prueba, se validan y se les otorga una aceptación provisoria. Reconocer, por lo tanto, que el término no se refiere a cualquier opinión personal, noción no corroborada o artículo de fe para, por ejemplo, no verse engañado por expresiones como las que describen a la evolución como “solamente una teoría”.
  6. Discriminar, por un lado, entre la aceptación de resultados, modelos y conclusiones no verificados y, por el otro, entender su base y origen. Esto es, reconocer cuándo preguntas del tipo “¿cómo sabemos…?, ¿por qué creemos…?, ¿cuál es la evidencia para…?” han sido formuladas, contestadas y entendidas, y cuándo algo es aceptado como artículo de fe.
  7. Entender, a través de ejemplos concretos, el sentido en el cual las teorías y los conceptos científicos son mutables y provisorios en vez de definitivos e inalterables, y percibir el modo en el que estas estructuras están siendo continuamente refinadas y perfeccionadas por un proceso de aproximaciones sucesivas.
  8. Comprender las limitaciones inherentes de la investigación científica y ser conscientes de los tipos de preguntas que no se formulan ni contestan. Ser conscientes de la enorme cantidad de preguntas sin responder que reside detrás de las preguntas respondidas.
  9. Desarrollar suficiente conocimiento básico de un área (o áreas) de interés como para permitir la lectura inteligente y el aprendizaje siguiente sin educación formal.
  10. Ser consciente de al menos algunas situaciones específicas en las que el conocimiento científico haya tenido impacto directo en la historia intelectual y en la propia visión de la naturaleza del universo y de la condición humana.
  11. Ser consciente de al menos algunos casos específicos de la interacción entre ciencia y sociedad en los planos morales, éticos y sociológicos.
  12. Ser consciente de las estrechas analogías entre ciertos modos de pensar en las ciencias naturales y en otras disciplinas como la historia, la economía, la sociología y las ciencias políticas. Por ejemplo, en la formación de conceptos, puesta a prueba de hipótesis, discriminación entre observaciones e inferencias (o sea, entre información de fuentes primarias y las interpretaciones que se hacen de esta información), construcción de modelos, y razonamiento hipotético-deductivo.
Anuncios

4 comentarios en “Alfabetización científica

  1. ¿En qué sentido lo decís? No importa mucho si aplicás el “método” científico en ciencias sociales o en las más típicamente naturales. Va más allá de la disciplina en la que se use.

    Me gusta

  2. Pingback: Los grandes son siempre actuales | Cómo Sabemos

  3. Pingback: La ciencia como cultura | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s