No, la teoría de la evolución de Darwin no está en jaque

Una de las muchas cosas bonitas de la ciencia es que sus afirmaciones se basan en evidencias que, gracias a nuestra creatividad e imaginación, logramos interpretar para darles sentido. Estas ideas creadas por nuestros cerebros pueden ser muy simples o muy complejas pero siempre, siempre, deben estar construidas sobre un andamiaje de evidencias bien concretas. Esto, de por sí, diferencia a la ciencia de otras disciplinas. En ciencia, si una afirmación no está sostenida por evidencias, no la consideramos válida. Punto. Ahí entran las hipótesis no comprobadas, las opiniones, o las intuiciones que uno pueda tener.

Una de las más maravillosas ideas teóricas generadas a partir de evidencias es la Teoría de la Evolución. Ya discutimos acá que la palabra teoría no significa lo mismo en ciencia y en el lenguaje de todos los días. También hablamos ya acerca de la Teoría de la Evolución.

¡Qué sorpresa la nuestra cuando vimos que esta Teoría aparentemente estaba “en jaque”! El portal de Divulgación y Noticias Universitarias “Argentina Investiga” publicó una breve nota titulada “La teoría del a evolución de Darwin, en jaque“:

Evolucion en jaque

En esta nota¹, cuentan la investigación de dos filósofos mendocinos, Juan Manuel Torres y Raúl Milone, que trabajan en la Universidad Nacional de Cuyo y sostienen que hay alternativas válidas a la Teoría de la Evolución de Darwin. Y ahí tenemos un problema porque, aunque la Teoría actual se completó mucho a partir de lo que hizo Darwin, lo que él sostenía sigue siendo esencialmente correcto. Si estos filósofos quieren darnos alternativas que consideran válidas, deberían incorporar las evidencias a sus afirmaciones. Porque, aunque hagan filosofía, dado que en este caso su objeto de estudio es verificable con evidencias, deben regirse por las mismas reglas de validación de las afirmaciones que tenemos en la ciencia. Su proyecto pertenece, además, a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de esa Universidad, con lo cual, doble punto para no excluir el aspecto científico en su aproximación al problema.

Juan Manuel Torres y Raúl Milone, de la UNCUYO

Juan Manuel Torres y Raúl Milone, de la UNCUYO

Esta nota está tan plagada de errores que es absolutamente bochornosa. No voy a preguntar acá por qué dos supuestos académicos, que a través de esta nota demuestran que nada saben de ciencia, se ponen a hablar de ella. Pueden decir lo que quieran, pero me pregunto si están capacitados para formar parte de una Universidad Nacional.

A continuación, discutiré brevemente TODAS las frases de la nota, para que no haya dudas.

“¿El fin de la ciencia o un nuevo comienzo? Desde la filosofía y la epistemología, dos investigadores de la UNCUYO se suman a una nueva era científica que pone en jaque a la teoría de la evolución de Darwin, buscando respuestas más en la metafísica que en el naturalismo. Los especialistas dan cuenta de, al menos, cinco teorías alternativas sobre la evolución, distintas a la de Darwin, de las que no se habla o se oculta su existencia.”

Esta es la bajada de la nota. Empieza por plantearnos una supuesta controversia que no es tal. Desde la filosofía se pueden discutir muchísimas cosas, pero no de esta manera. De hecho, el desastre de lo que viene es posiblemente tan dañino respecto de la biología como de la filosofía. Hay muchísimos filósofos muy serios que hacen aportes maravillosos en este tema. Por ejemplo, se puede leer a Santiago Ginnobili, entre muchos otros.

Los filósofos que eligen discutir la ciencia, la conocen bien y la valoran. La filosofía de la ciencia es extremadamente valiosa para la ciencia misma. Da pena, entonces, ver bastardeado ese enfoque en manos de estos “profesionales”. La Teoría de la Evolución es un concepto científico. Si lo quieren discutir desde la filosofía, adelante, pero no pueden ignorar lo que sí sabemos, y no pueden considerar que vale decir cualquier cosa. Las teorías alternativas que se mencionan no son tomadas en serio porque no se sostienen desde la evidencia, y es por eso que no se habla de ellas. No hay una conspiración, no hay un ocultamiento. Pretender lo contrario es de una deshonestidad intelectual extrema.

“La ciencia y la metafísica tienen, nuevamente, según dos filósofos mendocinos, su punto de encuentro en el siglo XXI. El epistemólogo Juan Manuel Torres y el filósofo y psicólogo Raúl Milone investigan cómo, a través de un proceso histórico, la filosofía de la ciencia y la ciencia misma han llegado a necesitar de la que a partir del siglo XVIII pretendió ser su mayor enemiga: la metafísica. “Información biológica, conflicto mente-cuerpo y los límites de la ciencia natural” es el nombre del proyecto de investigación que llevan adelante estos especialistas.”

La filosofía siempre tuvo para aportar a la ciencia. Eso no es novedad. Pero la buena filosofía, no cualquier cosa. Y no hay ningún conflicto mente-cuerpo, como quieren instalar acá. Ya superamos ese dualismo hace mucho. Hoy entendemos que la mente es una propiedad del cerebro. Si un cerebro muere, la mente desaparece. No es una entidad en sí misma, desprovista de su sustrato biológico (más sobre esto, después).

“¿Cómo pueden relacionarse estos tres temas? Fue principalmente a partir de la Teoría Evolutiva de Charles Darwin, que se inició una sonora discusión sobre el origen de las formas de vida y, posteriormente, sobre esta última. Un debate que aún no se da por terminado y que, más bien, recién comienza.”

Nunca se da por terminado un debate en ciencia. Pero querer instalar un relativismo es un problema porque da la sensación de que da todo lo mismo, y no es así. La ciencia es provisoria, pero tampoco es un “vale cualquier cosa”. Vamos avanzando, paso a paso, y ya no podemos negar que la metodología de la ciencia funciona.

“Así como en las escuelas se habla del Holocausto, en el que se exterminó a los judíos de la mano de Hitler en la década de 1930, nunca escuchamos una sola palabra sobre el Genocidio Armenio de 1915. Hay, por lo menos, cinco teorías alternativas sobre la evolución distintas a la de Darwin, de las que no se habla o maliciosamente se oculta su existencia: simbiótica, neutralista, auto-organización y estructuralista. “

Estas frases merecen una discusión aparte. Usar los genocidios como una manera de presentar a estas supuestas alternativas a la Teoría de Darwin como versiones perseguidas y ocultas es, a mi juicio, de una barbaridad ideológica tremenda. ¿Qué estaban queriendo decir? De cualquier manera, lo que se menciona ahí no son alternativas a Darwin sino apenas discusiones laterales. Ya nadie, que entienda el tema, niega que las especies evolucionan por selección natural. Pero sí hay discusiones, a veces muy acaloradas, respecto de cómo son algunos mecanismos evolutivos. Estos filósofos quizás no entienden lo básico de la naturaleza de la ciencia: que este tipo de discusiones son propias de la ciencia y son en parte las que hacen que las ideas se fortalezcan y no que se debiliten, como pretenden hacer creer.

“Torres indicó a Argentina Investiga que opta por destacar la Teoría del Diseño Inteligente, cuya principal premisa es que debido a su complejidad –hoy matemáticamente mensurable– la vida y sus formas sólo pueden atribuirse a la acción de una inteligencia, aunque ésta permanezca desconocida e intangible. “

La Teoría del Diseño Inteligente es una idea pseudocientífica y no científica. Es “pseudo” porque pretende disfrazarse de ciencia, pero cuando uno excava un poco más, ve que no es más que un barniz mal repartido. El Diseño Inteligente es una versión siglo XXI de las viejas ideas creacionistas. En este caso, en vez de un Dios responsable de la evolución, tenemos un supuesto “Diseñador Inteligente”. Cuando en unas escuelas de Estados Unidos pretendieron presentar esta idea en las clases de ciencia como una alternativa a la Teoría de la Evolución por Selección Natural, hubo un escándalo que terminó en un juicio. Este fue el caso “Kitzmiller contra el Distrito Escolar de Dover“, en el que el juez dictaminó que eso no era ciencia y por lo tanto no podía ser enseñado en las clases de ciencia. Seguir defendiendo el Diseño Inteligente en este contexto es absolutamente retrógrado. Y que estos filósofos lo hagan demuestra que no saben nada, ni de filosofía de la ciencia, ni de ciencia.

 “Estas ideas no son religiosas y fueron promovidas, por primera vez, por el premio Nobel Francis Crick, quien fue uno de los descubridores de la estructura del ADN y enunció, en 1957, el Dogma Central de la Biología Molecular. Es decir, en la inspiración no hubo ningún trasfondo espiritualista y su respaldo son los cálculos de los matemáticos sobre los recursos probabilísticos del universo, por caso E. Borel, B. van de Sande o S. Loyd.”

Bueno, si no las quieren llamar religiosas porque no hay un Dios, estrictamente hablando, tampoco pueden llamarlas ciencia. Ni por asomo. Por otra parte, Francis Crick, extraordinario científico, nunca sostuvo esta idea. Sostuvo otra cosa, que luego descartó. Pero esto no importa. Porque otra cosa hermosa de la ciencia es que no nos importa lo que dicen nuestros científicos, no nos importa lo que ellos opinan. Porque la ciencia no se rige por principio de autoridad sino por evidencias. O sea que, aun si Crick hubiera efectivamente dicho eso, para la discusión sería irrelevante.

“Torres dice que para explicar cómo en los 4.500 millones de años que se le adjudican a la Tierra se creó una complejidad como la que exhibe la vida y sus formas, la teoría darwiniana es ya totalmente impotente y por eso han surgido otras teorías evolucionistas alternativas. Por la misma razón emergió la Teoría del Diseño Inteligente, originada alrededor de la década del noventa, cuando pudo medirse la complejidad contenida en el genoma de los seres vivos. Aquí es donde surge el límite de la ciencia, al menos de la ciencia natural: los datos nos remiten a algo que está más allá de la experiencia empírica, esto es, al campo de la metafísica. Eso es lo que muestra la Teoría del Diseño Inteligente, especialmente, sobre bases físicas y matemáticas.”

No, no y no. Esas supuestas cuentas que hacen ya fueron totalmente desacreditadas. Pero aun si eso demostrara que lo de Darwin está mal (no es el caso), está claro que eso no implicaría que lo del Diseño Inteligente está bien, ¿no?

“Lo mismo sucede con la dualidad mente-cuerpo, que podría entenderse mejor con la dicotomía mente-cerebro, cuando se llega a la conclusión, como han hecho varios autores de la neurociencia, de que la mente no es lo mismo que el cerebro. Éste puede modificarse, extraerse del cuerpo, cortarse, ser intervenido, pero no así la mente, que se nos presenta como una realidad intangible. Importantes pensadores contemporáneos, como el premio Nobel John Eccles o el británico John Searle, sostienen –con diferencias– la naturaleza intangible de la mente y muestran bien por qué no es reductible al cerebro. Naturalmente, también sobre este punto hay fuertes posiciones naturalistas, como las de Patricia Churland o Jerry Fodor.”

No hay dualidad mente-cerebro, como decíamos antes. La mente no es lo mismo que el cerebro, eso es cierto. Lo primero es una propiedad, una capacidad que aparece sobre un sustrato biológico muy complejo: el cerebro. ¿Así que la mente es una realidad intangible que no se afecta si yo corto, extraigo o modifico el cerebro? ¿Alguna prueba para sostener tamaña barbaridad? Y otra vez aparecen los “varios autores de la neurociencia”. No nos importa quiénes dicen las cosas. No nos importa cuántos son. Solo importa si lo que dicen está bien argumentado en base a evidencias, o no lo está.

“La mayoría de las personas damos por hecho que los dragones jamás fueron reales, que sólo son criaturas mitológicas a las que se rinde homenaje en gran parte de la literatura fantástica, y hasta el más realista de los humanos sabe, a través de esos libros, qué y cómo es un dragón. Lo que está sucediendo entre la ciencia y la metafísica es como si ese realista anunciara que los dragones sí existen y todos comenzáramos a preguntarnos por qué no lo supimos antes. Entonces, nos damos cuenta de que nunca compramos un pequeño y barato libro que contenía una foto de un dragón real en su interior, sino que siempre preferimos esos cuentos fantásticos que creíamos inverosímiles.”

Este párrafo me temo que superó mi límite de tolerancia al delirio… ¿Dragones?

“Algo similar pasa con el darwinismo: estábamos seguros de que era la única teoría sobre el origen de la vida y sus formas, porque es lo que nos han enseñado de generación en generación, en un traspaso ciego de tradición cultural. “

¿Traspaso ciego? ¿Realmente? ¿No será que estamos tomando en cuenta que Darwin construyó esa idea compleja en base a fósiles, a pájaros y sus picos, a lo que vio en sus viajes en el Beagle, entre muchísimas otras evidencias? ¿Para estos filósofos es equivalente esto a despertarse de un sueño con una idea basada puramente en la imaginación? De ahí a las verdades reveladas, un solo paso. Y si lo que quieren decir es que Darwin llegó a sus conclusiones, como sea, y desde entonces nosotros lo copiamos ciegamente, entonces desconocen un aspecto fundamental de la ciencia: que permanentemente está chequeando sus afirmaciones, revisándose a sí misma. No hay dogmas, como sí los hay en la religión. Si Darwin sigue bastante vigente todavía (aunque hemos aprendido mucho desde entonces), es porque sus afirmaciones siguen siendo sostenidas por las muchas evidencias nuevas que conseguimos. Y porque, a pesar de que su Teoría sigue siendo revisada desde entonces, sigue resistiendo los embates, lo que demuestra, una vez más, lo poderoso de esa idea.

“Es como la primera marca que nos venden en los supermercados porque, según los empresarios que los manejan, es la única “de calidad”. En la actualidad, la ciencia se encuentra con obstáculos, como en el caso del origen de la vida, sus formas y la naturaleza de la mente, que no puede resolver por sí misma, salvo que lo haga volviendo sobre sí y acuda a teorías y escritos que, por intereses ideológicos o económicos, deja empolvarse en las bibliotecas.”

Estas frases finales son un horror. La ciencia siempre tuvo obstáculos, y los va superando. Que los supere no es más que una prueba de que, en esencia, funciona como modo de responder determinado tipo de preguntas. La ciencia no va a encontrar respuestas en escritos escondidos que son solo triviales productos de imaginaciones humanas.

En definitiva, esta nota es una terrible muestra de mal periodismo y mala filosofía a la vez. Pretende minar nuestra credibilidad en la ciencia cuando, lo que logra, creo yo, es exactamente lo contrario. Si hay filósofos de la ciencia que ignoran hasta tal punto cómo funciona la ciencia, quizás deberían dedicarse a otra cosa, y no ser financiados con nuestros impuestos. Y no, no tienen derecho a su opinión si de un lado hay ciencia y del otro no, especialmente desde un lugar de “académicos” de una universidad nacional.

Si alguien quiere agregar algo o expresar otra postura, está más que bienvenido a hacerlo en los comentarios.

¹ Aclaración al 13/7/2016: Todo este artículo se escribió en base a la información contenida en la nota a la que se hace referencia y que se encuentra aquí, por lo que, de haber errores u omisiones relevantes a la discusión, deben atribuirse a la nota en cuestión. Hemos notado, además, que esa nota es prácticamente idéntica a una anterior, que puede leerse aquí y que fue publicada por la misma autora, Milagros Martín Varela, en el Portal Unidiversidad. En los comentarios a este artículo, Raúl Milone, uno de los filósofos entrevistados en la nota original, aclara que la nota de Milagros Varela tiene varios errores y omisiones. Desde este blog, creemos que, de ser ese el caso, corresponde a Milagros Varela, que forma parte del Área de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Cuyo, rectificarse.

Anuncios

44 comentarios en “No, la teoría de la evolución de Darwin no está en jaque

  1. Por DIOS! qué cambalache literalmente! realmente admiro que te hayas tomado el trabajo de comentar semejante estupidez de seudocientíficos que tienen prensa, claro que amarilla. Raro que no hablaran de “geometría sagrada” junto con física cuántica mezclada con un poco de astrología y una pizca de mambo.

    Le gusta a 2 personas

  2. excelente artículo. Pero quedé con gusto a poco en el párrafo que se refiere a los 4500 millones de años y la vida, deberían agregar un par de líneas más respecto a los datos que se manejan ahora, o al menos unos enlaces. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Buen punto, pero opté por acotar mi postura a discutir cuestiones de naturaleza de la ciencia y no datos específicos. Porque creo que, más allá de este tema en particular, lo que acá es más grave es que no parecen comprender cómo se genera y valida un conocimiento científico. Son eleccciones…

      Me gusta

  3. Buen análisis!! . No creo en su ignorancia sino que desempolva “teorías y escritos ….por intereses ideológicos o económicos”, Bien de epoca … Macrista
    Ahora este torres figura como “asesor experto en el CONICET”. si asi fuera habria que revisar un poquito como pasan estas cosas en el CONICET, Cierto??

    Le gusta a 2 personas

  4. Como docente e investigador de la Universidad de Cuyo, se me cae la cara de vergüenza que un “investigador” de esta casa de estudios (y de CONICET) sea capaz de escribir semejante sandez. Conozco a Torres primero como alumno y luego como docente de la Facultad de Ciencias Exactas y naturales, donde este hombre fue profesor de epistemología hasta hace poco tiempo. Justamente, uno de los motivos de su partida fue una penosa conferencia donde presentó ante alumnos y público general al diseño inteligente como una teoría científica. La charla terminó en un bochorno mayúsculo, ya que Torres, ostentando una cobardía académica como nunca había visto, se retiró sin responder preguntas del público. El transfondo fue mas complejo, ya que la serie de conferencias estuvo “auspiciada” por la pastoral universitaria. No me molesta que se hagan estos debates, siempre y cuando se digan las cosas en los ámbitos correctos. Yo no me meto a la iglesia a leerles “el origen de las especies” a los feligreses. Pretendo el mismo respeto de parte de los creyentes en una universidad pública y laica. Todavía recuerdo la situación y me dura la indignación. Aparentemente, este hombre sigue haciendo de las suyas en las ciencias sociales. Lamento profundamente que la universidad, con el prestigio académico que tiene, haya financiado tamaño mamarracho.
    Sobre la nota de estos “investigadores” (sic), no hay mucho más que agregar. La teoría de evolución por selección natural, aún en sus versiones “modernas”, tienen serias objeciones epistemiológicas, como cualquier biólogo evolutivo sabe. Sin embargo, también tiene un poder explicativo sin igual.
    El diseño inteligente es netamente pseudociencia, como la mayoría de las universidades prestigiosas del mundo lo han manifestado. mas aún, es un sutil intento de recrear la vieja tensión entre ciencia y religión.
    Pese a lo pudiera inferirse del artículo, Torres no es poco inteligente, es simplemente malintencionado. Detrás de esas notas veo nuevamente el intento de mezclar la religión en la enseñanza, tal cual ocurrió hace ya algunos años en los Estados Unidos.

    Le gusta a 2 personas

    • Gracias por tu comentario. No lo conozco y, ante la duda, presupuse ignorancia y no mala intención. Comparto la indignación, y sigo esperando que la UNCUYO y CONICET den explicaciones, porque más allá de este caso particular, creo que el problema es aún más serio: ¿cómo alguien así llega a ser subsidiado y albergado por estas instituciones “de prestigio”? Sin embargo, no estoy de acuerdo con vos en que la Teoría de la Evolución en su versión actual tenga serias objeciones epistemológicas. Si las hay, son menores. Hay muchos matices que aun no se resuelven entre los biólogos evolutivos, pero son las cuestiones esperables en una teoría de esta magnitud.
      Saludos

      Le gusta a 1 persona

  5. Para que se entienda. El Rector Pizzi es Pastor Evangélico. No me sorprende que esta nota sea un aterrizaje de las ideas creacionistas en Mendoza. La Facultad de Filosofía y Letras es del Opus Dei. Hace pocos años hubo una lucha para sacar los crucifijos de las aulas. Vergonzoso. Un obstáculo más para luchar por el Laicismo.

    Le gusta a 2 personas

    • tenia un par de crucifijos de la facu.. en donde lamentablemente esta una ciencia de la tierra como es la geografia..junto a todo esos opus dei.. me encargué de sacar varias cruces de aulas , claro que fueron para el asadito en su momento.

      Le gusta a 2 personas

  6. Impecable réplica. Intenté dos veces pedir un espacio en el portal Argentina Investiga para contestar esa sarta de fantasías pero ni me respondieron. Saben que metieron la pata y no se animan a reconocerlo. De hecho, cambiaron el título original del artículo ahora es “La evolución analizada desde la metafísica”. Carlos Quintana

    Le gusta a 1 persona

  7. Coincido plenamente con la excelente crítica realizada por Guadalupe Nogués. Aclara puntos muy oscuros de algo que se presenta como resultado de investigaciones (!). Como docente de la Universidad Nacional de Cuyo y de la Facultad de Filosofía y Letras, debo decir que es una posición que existe, lamentablemente, de modo muy consolidado en el departamento de Filosofía, pero de ninguna es manera mayoritaria en la Universidad. Téngase en cuenta que por ejemplo, en la misma Facultad, desde el Instituto de Arqueología y Etnología, nos encontramos en las antípodas de estas “opiniones” tan ignorantes respecto a un hecho científicamente comprobado por cierto, como la evolución.

    Le gusta a 1 persona

  8. Hola Guadalupe. Tienen cargos que entiendo obtuvieron por concurso. No conozco en profundidad el reglamento sobre juicio académico que existe en la Universidad. Pero desde mi punto de vista me gustaría esperar y como evalúan los resultados del proyecto que desarrollaron con financiamiento universitarios y publico para llegar a estos “resultados”…

    Le gusta a 1 persona

  9. Pero por supuesto que NO esta en jaque, te felicito y no lo digo ironicamente, porque es la realidad. Sabes porque? porque simplemente es una teoria con fundamentos y evidencias pero lamentablemente es inconclusa, es como al puzzle le faltara una pieza, y no hablo solo del eslabon perdido. Podemos hablar del flagelo bacteriano, el cual tengo entendido que si le quitas una pieza al rotor (si, suena como si hablamos de un motor) deja de funcionar y eso muy bien no va de la mano con Darwin, pero bueno o porque poner si en jaque y decir que es un pseudociencia el diseño inteligente, cuando tenes a cientificos MUY calibrados diciendote como Drake un estimado matematicamente (y la matematica es ciencia no?) de las miles de millones de civilizaciones que pueden haber SOLO en nuestra vialactea, o no se… mitcho kaku diciendo cosas interesantes de como deberia ser una civilizacion clase A, y de repente ves un objeto del tamaño de la tierra saliendo del sol (no, perdon, ya me van a incinerar…?) y nadie dice que eso es una evidencia pero vos seguramente me podes decir que no lo es (con seguridad) y ahi caemos en el “no quiero creer” o “no mente abierta, mentalidad ortodoxa de la vieja escuela”.

    Ponete a pensar en por ejemplo que los grandes como Hawking hace poco se volvio a contradecir en que si se puede obtener informacion de lo que un agujero negro “tragara”, desde el horizonte de sucesos, entonces 30 años despues se contradice. Ok errar es humano pero todo el mundo repetia como loro lo que el decia. Se entiende?

    Otro punto mas, hablamos de ciencia pero nos olvidamos de que Martin Rees creo que era, uno de los promotores de el diseño inteligente quedo en ridiculo y se lo aparto por completo de esa ideologia, no la investigan acaso?

    Por otro lado, tenes cientificos del MIT que te dicen, que el universo tranquilamente puede ser una representacion 3d de algo 2d, o te dicen que puede ser una simulacion hecha por una supercivilizacion. A esa gente no se la persigue ideologicamente ni se lo tilda de loco por esas teorias, y es una teoria, al igual que la de darwing exepto por la faltante de evidencias, a nulo diria o poco y nada. Entonces cuando entro y leo sobre ciencia que me encanta y veo estas cosas, digo, los extremos son malos.

    No condenemos 100 % la imaginacion humana, ni fanaticemos la parte ortodoxa y cerrada de la ciencia de anteaño. Y no es un mensaje para vos, sino que viene al caso por la nota misma en si.

    Saludos!

    Me gusta

    • Marco, te voy respondiendo cortito las distintas cosas que mencionás.
      – “es inconclusa, es como al puzzle le faltara una pieza, y no hablo solo del eslabon perdido”. No, la T de la E no está inconclusa. Es poderosísima. ¿A qué te referís? Y lo del eslabón perdido es márketing… No faltan eslabones. Quizás falte registro fósil, pero eso no es relevante para la Teoría.
      – lo del flagelo bacteriano es, junto a la “perfección del ojo”, de los “argumentos” favoritos de quienes sostienen Diseño Inteligente. Son mala interpretación de las evidencias disponibles.
      – No, la matemática no es ciencia en el sentido que estamos dándole a la palabra acá. La matemática no es empírica. Drake no está aportando a la discusión. Ni él, ni nadie de los que hacen cuentas para ver probabilidades de esto, etc.
      – “objeto del tamaño de la tierra saliendo del sol”. No sé a qué te estás refiriendo, perdón…
      – No es un tema de “no querer creer”. Las evidencias deben ser poderosas, o no las podemos tener en cuenta. Es una cuestión metodológica que no podemos saltear.
      – Hawking, Rees, gente del MIT… no importan. Son gente. La ciencia no se hace de dichos de gente sino de ideas sostenidas en evidencias valiosas. Y puede pasar que aparezcan nuevas evidencias o nuevas interpretaciones, y se revise lo que se dijo antes. No es “contradecirse” como si fuera una opinión. En una cosa concuerdo con vos: cuando llamás al Diseño Inteligente ideología. Justamente, la Teoría de la Evolución por Selección Natural no es ideológica. Es lo más cercano a un hecho que podemos tener en las ciencias naturales. Evidencia nueva que aparece, se integra a la Teoría maravillosamente. Lleva décadas de “intentos” de destruirla con argumentos, y viene resistiendo todos los golpes. Es de un poder enormísimo.

      Yo creo que es un problema sostener que este tipo de discusiones son una persecución ideológica. Justamente, si algo distingue a la ciencia de otras cosas, es que acá las personas somos irrelevantes: lo que importa es qué evidencias conseguimos y cómo las analizamos. Yo no critico a Torres como persona, ni digo que no tiene derecho a creer en lo que quiera. Lo que critico es que, bajo apariencia de estudio serio, sostenga y difunda ideas absolutamente refutadas hace tiempo, y que lo haga en el marco de una Universidad Nacional.

      Tampoco estoy condenando la imaginación humana. Darwin, sin ir más lejos, creó esto con su imaginación. Y es algo que todos los científicos hacen, en mayor o menor medida. La imaginación es esencial en la ciencia. Pero ojo, siempre, pero siempre, es imaginación a partir de las evidencias disponibles. Si es imaginación en ausencia de evidencias, o llevando la contra respecto de lo que dicen las evidencias, eso no es ciencia.

      Te invito además a leer artículos que acá estaban mencionados, pero quizás no viste:
      https://comosabemos.com/2015/03/30/es-solo-una-teoria/
      https://comosabemos.com/2015/04/27/evolucionemos/
      https://comosabemos.com/2015/01/29/no-tienen-derecho-a-tener-su-opinion/

      Saludos, y gracias por tu comentario. Espero que no lo tomes a mal. Como antes, no son ataques a vos sino discusiones respecto de lo que sostenés.

      Me gusta

  10. Para los que entiendan inglés, les dejo esta serie de videos imperdible: “Las falsedades fundacionales del creacionismo”.
    Destruye completamente los argumentos de gente como estos dos “filósofos”.

    La teoría de la evolución no está en jaque, o en crisis, no existe tal controversia en el ámbito científico y sus postulados han sido empíricamente verificados varias veces.
    No solo es el único modelo viable para explicar el origen y la diversificación de las especies, sino que es una de las teorías científicas más robustas y respaldadas por la evidencia.

    Le gusta a 1 persona

  11. Pingback: Science. It works, bitches | Cómo Sabemos

  12. A la invitación de comentar, comento:
    Ante todo, el artículo periodístico de referencia es firmado por Milagros Martín Varela Área de Divulgación científica, Universidad Nacional de Cuyo. La misma tuvo a cargo la confección del mismo siendo, en suma, la responsable final. Por ejemplo, la cuestión de los dragones no fue nunca mencionada por las personas entrevistadas. Igualmente, el título “La evolución analizada desde la metafísica” y la síntesis aclaratoria, estos es: “¿El fin de la ciencia o un nuevo comienzo? Desde la filosofía y la epistemología, dos investigadores de la UNCUYO se suman a una nueva era científica que se aparta de la teoría de la evolución de Darwin, buscando respuestas más en la metafísica que en el naturalismo” corresponden a cuestiones del estilo periodístico y no a los investigadores del proyecto. No obstante, es meritorio que haya difusión de la actividad que se realiza en la Universidad y que susciten críticas y cometarios diversos por parte de los lectores interesados y en el marco de la cortesía comunicacional.
    1) El proyecto de investigación “Información biológica, conflicto mente-cuerpo y los límites de la ciencia natural” cumplió con todos los estándares que se exigen a todo proyecto investigación que se realiza en la Universidad Nacional Cuyo (Secretaría de Ciencia, Técnica y posgrado), v.g. evaluación de pares externos y exposición en Jornadas institucionales. Esta cuestión no es nimia y se debería tener en cuenta a la hora de ponderar la tarea efectiva realizada. Además, el artículo periodístico de difusión, a parte del precitado título e introducción, sólo cubre con siete párrafos no el proyecto mencionado sino el texto de Milagros Martín Varela. Todo ello para que se tengan en cuenta las correspondientes responsabilidades de autoría.
    2) Al párrafo (que incluye juicio de valor sin evidencia precisa del mismo): “Esta es la bajada de la nota. Empieza por plantearnos una supuesta controversia que no es tal. Desde la filosofía se pueden discutir muchísimas cosas, pero no de esta manera. De hecho, el desastre de lo que viene es posiblemente tan dañino respecto de la biología como de la filosofía. Hay muchísimos filósofos muy serios que hacen aportes maravillosos en este tema. Por ejemplo, se puede leer a Santiago Ginnobili, entre muchos otros. Los filósofos que eligen discutir la ciencia, la conocen bien y la valoran. La filosofía de la ciencia es extremadamente valiosa para la ciencia misma. Da pena, entonces, ver bastardeado ese enfoque en manos de estos “profesionales”. La Teoría de la Evolución es un concepto científico. Si lo quieren discutir desde la filosofía, adelante, pero no pueden ignorar lo que sí sabemos, y no pueden considerar que vale decir cualquier cosa. Las teorías alternativas que se mencionan no son tomadas en serio porque no se sostienen desde la evidencia, y es por eso que no se habla de ellas. No hay una conspiración, no hay un ocultamiento. Pretender lo contrario es de una deshonestidad intelectual extrema”. SE SUGIERE mayor lectura y conocimiento filosófico y científico por parte de quien lo profiere. Por ejemplo, la obra del historiador de la ciencia Peter Bowler quien investigó el pensamiento evolucionista documentando alternativas al “mecanismo de la selección natural” (y no a la evolución misma): Algunos biólogos consideraron que la selección natural era un supuesto darwiniano erróneo o impreciso; otros le atribuían a dicho mecanismo una importancia relativamente menor. Por consiguiente, consultar: Peter Bowler, Evolution: The History of an Idea. University of California Press, 2003 y Peter Bowler, El eclipse del darwinismo. Teorías evolucionistas antidarwinistas en las décadas en torno a 1900. Barcelona: Editorial Labor, 1985.
    2) También se sugiere la lectura de la obra de Eva Jablonka para que se tenga en cuenta la interrelación entre Filosofía y Biología. Por ejemplo: Eva Jablonka y Marion Lamb, Evolución, epigenética, comportamientos y variación simbólica en la historia de la vida. Buenos Aires: Capital intelectual [El original fue publicado por el Massachusetts Institute of Technology, 2005]. Además, comparto bibliografía básica que podría ayudar: Sheldon Krimsky, Jeremy Gruber, Ruth Hubbard y otros, Genetic Explanations: Sense and Nonsense. Harvard University Press, 2013; Snait B. Gissis, Eva Jablonka y Anna Zeligowski. Transformations of Lamarckism: From Subtle Fluids to Molecular Biology. MIT Press, 2011; Eytan Avital y Eva Jablonka. Animal Traditions: Behavioural Inheritance in Evolution. Cambridge University Press, 2000. La cuestión de la epigénesis como alternativa es tema de debate e investigación.
    3) Respecto al llamado problema mente/cerebro. Habría que indicar que la cuestión filosófica permanece abierta y si bien desde la modernidad prima en un lenguaje dualista existen numerosas posiciones al monismo neuronal como se deja entrever.
    4) El proyecto de investigación UNCuyo no tuvo por objeto la cuestión del diseño inteligente. Igualmente, figuran en el artículo de difusión autores como Churchland (Neurofilosofía), Fodor (Filosofía de la mente), van Fraassen (explicación científica) [en el artículo hay un error al escribir este nombre], etc. que nada tienen que ver con el diseño inteligente y sí con lo los límites de la ciencia tematizado, por ejemplo, por Nicholas Rescher.
    5) Lo que sí es objetable, desde mi punto de vista, es que se realicen descalificaciones o comentarios que violenten la cortesía comunicacional, la cual sería deseable en cualquier tipo de debate racional y abierto.

    Me gusta

  13. Se lee: “En esta nota, cuentan la “investigación” de dos filósofos mendocinos, Juan Manuel Torres y Raúl Milone, que trabajan en la Universidad Nacional de Cuyo y sostienen que hay alternativas válidas a la Teoría de la Evolución de Darwin. Y ahí tenemos un problema porque, aunque la Teoría actual se completó mucho a partir de lo que hizo Darwin, lo que él sostenía sigue siendo esencialmente correcto. Si estos filósofos quieren darnos alternativas que consideran válidas, deberían incorporar las evidencias a sus afirmaciones. Porque, aunque hagan filosofía, dado que en este caso su objeto de estudio es verificable con evidencias, deben regirse por las mismas reglas de validación de las afirmaciones que tenemos en la ciencia. Su proyecto pertenece, además, a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de esa Universidad, con lo cual, doble punto para no excluir el aspecto científico en su aproximación al problema”.
    Nuevos comentarios :
    “En esta nota, cuentan la “investigación” de dos filósofos mendocinos, Juan Manuel Torres y Raúl Milone, que trabajan en la Universidad Nacional de Cuyo y sostienen que hay alternativas válidas a la Teoría de la Evolución de Darwin. Y ahí tenemos un problema porque, aunque la Teoría actual se completó mucho a partir de lo que hizo Darwin, lo que él sostenía sigue siendo esencialmente correcto. Si estos filósofos quieren darnos alternativas que consideran válidas, deberían incorporar las evidencias a sus afirmaciones. Porque, aunque hagan filosofía, dado que en este caso su objeto de estudio es verificable con evidencias, deben regirse por las mismas reglas de validación de las afirmaciones que tenemos en la ciencia. Su proyecto pertenece, además, a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de esa Universidad, con lo cual, doble punto para no excluir el aspecto científico en su aproximación al problema”.
    Comentario 1:
    “En esta nota, cuentan la “investigación” de dos filósofos mendocinos, Juan Manuel Torres y Raúl Milone, que trabajan en la Universidad Nacional de Cuyo y sostienen que hay alternativas válidas a la Teoría de la Evolución de Darwin.”
    Imprecisión real uno de los autores es mendocino, el otro no. Se desconoce a los autores y no se “chequea la fuente” y se replica el error del dato.
    El proyecto de investigación en cuestión no trató la cuestión válida de investigar epistemológicamente otras teorías válidas o vigentes a la “Teoría de la Evolución de Darwin” (ni a la denominada nueva síntesis o neodarwinismo).
    Se detecta una imprecisión metodológica, comprensible pero no justificable, desde la década de los 60 es común ver a las teorías científica como un complejo conceptual que abarca mucho más que un sistema de proposiciones cerrados ampliables por acumulación o suma (cf., Quine, Kuhn, Lakatos, Laudan, etc.). Igualmente se recomienda a los lectores interesados tener en cuenta la tesis de Duhem-Quine sobre la indeterminación de las teorías empíricas; es decir, Los datos disponibles, incluyendo los resultados de los experimentos relevantes, nunca pueden determinar que una hipótesis sea correcta. Pero es que los datos y resultados experimentales tampoco pueden determinar completamente que una hipótesis competidora sea incorrecta. De hecho, varias hipótesis competidoras pueden ser compatibles con los datos disponibles. Quine sostuvo el holismo semántico en el marco de la Filosofía de la ciencia (Churchland, Kuhn y otros también sostuvieron posturas similares). En suma, en el ámbito de la epistemología contemporánea no usual, conveniente caracterizar solamente y de manera retórica el legado darwiniano con la expresión “esencialmente correcto”.
    Otra imprecisión, atribuible (seguramente) a no chequear la fuente o al típico error producto de la expresión impulsiva que no se detiene a pensar antes de comunicar: El proyecto de investigación fue acreditado en el Instituto de Ciencias Básicas y no en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. La cuestión no es nimia, ya que reaparece la imprecisión o el error de los datos y hechos, los docentes investigadores lo llevaron a cabo en forma completa hace ya un par de años y por cuestiones que estos desconocen se consideró útil mencionarlo en un artículo de difusión. Por último, en dicho Instituto se cumplieron, como ya se remarcó, todas las normas de evaluación de calidad para ser aprobado conforme a las pautas que la rigen y de las cuales los docentes mencionados no la crean ni aplican. Las cuestiones metodológicas y formales incluyen varias dimensiones comunes a todos los proyectos bianuales, no sólo de los objetivos y metas del proyecto sino del equipo de investigación, las hipótesis, la metodología, la bibliografía, etc, etc. Esta cuestión debería ser atendida antes de proferir juicios valor sobre los docentes investigadores.
    La responsable del comentario descalifica sin el recaudo de saber cuán acertadas – o no- son las fuentes, no obstante, se leen juicios de valor de naturaleza emotiva y epistémico sin poder dar con sus fundamentos o poder justificarlos expositivamente. Da la impresión de falta de experiencia en realizar recensiones racionales o comentarios críticos, aparecen descaficaciones que podrían asignarse más a una inmediatez catártica caracterísitca de un sesgo descortés y obstinado. Lo indicado claro está, no se dirige hacia la persona sino hacia la expresión publicada, la cual como esbozó es errónea e incompleta y se orienta a dar con un juicio de ofensivo (por ejemplo, una de las expresiones ofensivas dice: “… No voy a preguntar acá por qué dos supuestos académicos, que demuestran que nada saben de ciencia, se ponen a hablar de ella. Pueden decir lo que quieran, pero me pregunto si están capacitados para formar parte de una Universidad Nacional” [Cierto que hay errores en la nota de difusión, pero la responsabilidad es de quien firma el artículo. Además, de ello no podría justificarse tamaño juicio descalificador que dice sin más: “… dos supuestos académicos, que demuestran que nada saben de ciencia, se ponen a hablar de ella…”]).
    Por último, la autora, en la misma línea de lo expuesto en el presente comentario, no tuvo en cuenta o no se ocupó de obtener mayor información (sea para corroborar o refutar) que la vertida en el artículo de difusión limitándose sólo a al análisis de los párrafos. Habría más para comentar, pero se estima conveniente finalizar, agradeciendo el interés por comentar (y habilitar un espacio para comentar) temas relacionados con la vida académica y la obtención del conocimiento. Pero, como se remarcó, es nuestra aspiración, que sea en el marco de la ética comunicacional y de la cortesía, Los jucios de valor son bienvenidos si ellos reposan en buenos argumentos, es decir, a partir de hechos y datos efectivos y relevantes, los cuales han sido corroborados mediante el correspondiente “chequeo” de las fuentes. Se estima que la intención comunicativa del comentario sería buena pero no así respecto de varios contenidos relacionados con la teoría de la ciencia contemporánea. No obstante, lo que se considera más objetable es el trato reactivo, descortés e infundado (sesgado negativamente). Una última reflexión ¿Se habrá tenido en cuenta el impacto del mensaje sobre los destinatarios o profesionales involucrados directa o indirectamente?). Los docentes calificados por la autora, en su momento aprobaron y llevaron a cabo un proyecto de investigación en el marco de la Universidad, y, como se señaló. Todo ello se aclararía si la autora antes de publicar en el portal hubiera cotejado las fuentes y forma de operar de la Universidad respecto de los proyectos de investigación acreditados. Antes de proferir juicios descalificadores e infraético hubiera sido deseable conocer del tema que se comenta. Nunca es demasiado tarde. El diálogo, de nuestra parte, permanece abierto.

    Me gusta

    • “Imprecisión real uno de los autores es mendocino, el otro no. Se desconoce a los autores y no se “chequea la fuente” y se replica el error del dato.” Ergo, queda demostrado que la teoría de la evolución está en jaque.

      Me gusta

  14. Respecto del título: “No, la teoría de la evolución de Darwin no está en jaque”. Convendría tener en cuenta algunas de las siguientes citas por Karl Popper. Todo ello en aras de un diálogo abierto al pensamiento, libre y cortés.
    Karl Popper en su libro El mito del marco común. En defensa de la ciencia y la racionalidad dijo: “[…] puede merecer la pena especular acerca de los posibles límites del darwinismo. Pues siempre hemos de buscar las alternativas posibles a cualquier teoría dominante […] Estas dos puntualizaciones sólo se hacen como advertencia contra una adhesión excesivamente dogmática al darwinismo. Naturalmente, mi hipótesis es que Darwin tiene razón […] ” (pp. 25-26). Además: “El gran logro de Darwin, a mi entender, fue el siguiente. Mostró que lo que parecía ser adaptación finalista se podía explicar con algún mecanismo de selección natural. Esto fue un logro tremendo. Pero una vez que se ha mostrado que este tipo de mecanismo es realmente posible, debemos de tratar de construir mecanismos alternativos y luego tratar de encontrar experimentos cruciales para decidir entre ellos, y no fomentar la creencia de que el mecanismo darwiniano es el único posible” (p. 94). Según Popper, y el racionalismo crítico por él iniciado, las teorías científicas son conjeturales -hipotéticas- y no es deseable tener seguridad consolidad acerca de ellas, aún la mejor teoría científica establecida puede ser sustituida por una aproximación mejor. Las teorías siempre tienen que estar en la mira de la crítica y han de buscarse más que sus verificaciones sus refutaciones para ello han de construirse de una manera que puedan ser contrastadas. Toda teoría ha de ser construida para que pueda ser jaqueada, y si sale victoriosa ello podría ser una cuestión temporal. La ciencia para Popper avanza por una sucesión de conjeturas y refutaciones. Así en la página 97 se lee: 1. Todo conocimiento científico es hipotético o conjetural. 2. El aumento de conocimiento, y sobre todo de conocimiento científico, consiste en aprender de nuestros errores. 3. Lo que puede llamarse método de la ciencia consiste en aprender sistemáticamente de nuestros errores: en primer lugar, asumiendo riesgos, atreviéndose a cometer errores (esto es, proponiendo con audacia nuevas teorías), y en segundo lugar, investigando sistemáticamente los errores que hemos cometido (esto es, discutiendo y examinando críticamente nuestras teorías). 4. Entre los argumentos más importantes en esta discusión crítica están los de los exámenes experimentales. 5. Los experimentos están permanentemente orientados por la teoría, por las corazonadas teóricas de las que a menudo el experimentador no es consciente, por hipótesis relativas a las posibles fuentes de errores experimentales y por esperanzas o conjeturas acerca de qué experimento será fructífero […]. 6. La llamada objetividad científica no es otra cosa que el enfoque crítico, a saber: que, en caso de tener usted un prejuicio que lo predisponga a favor de su teoría preferida, no falten amigos y colegas (o, en último extremo, investigadores de la generación siguiente) impacientes por criticar su trabajo, es decir, por refutar, si pueden, sus teorías preferidas. 7. Esto debería alentarle a tratar de refutar por sí mismo sus teorías, es decir, imponer una cierta disciplina sobre usted mismo. (. Pese a esto, sería un error pensar que los científicos son más “objetivos” que el resto de la gente. Lo que constituye la objetividad no es la objetividad o el distanciamiento personal del científico, sino la ciencia misma […]. 9. Los científicos individuales tienen incluso algo así como una justificación metodológica para ser dogmáticos y tener prejuicios. Puesto que el método de la ciencia es el de la discusión crítica, es enormemente importante que las teorías criticadas sean defendidas con tesón. Pues sólo de esta manera podremos conocer su poder real. Y sólo si la crítica encuentra resistencia podremos apreciar toda la fuerza del argumento crítico. 10. El papel fundamental que la teorías, hipótesis o las conjeturas desempeñan en la ciencia obliga a distinguir entre teorías contrastables (o falsables) y no contrastables (o no falsables). 11. Sólo es contrastable una teoría que afirme o implique que ciertos acontecimientos concebibles no ocurrirán. La contrastación consiste en tratar de producir, por todos los medios de que se pueda disponer, precisamente esos acontecimientos que teoría nos dice que no pueden ocurrir. 12. Así, pues, puede decirse que toda teoría contrastable prohíbe que ocurran determinados acontecimientos. Una teoría habla acerca de la realidad empírica sólo y en la medida en que se establezcan límites a ésta. 13. Toda teoría contrastable puede por tanto enunciarse en la forma “tal y cual cosa no pueden suceder”. Por ejemplo, la segunda ley de la termodinámica puede formularse diciendo que no puede existir una máquina de movimiento perpetuo de segundo tipo. 14. Ninguna teoría puede decirnos nada del mundo empírico a menos que, en principio, sea capaz de chocar con el mundo empírico. Y esto quiere decir, precisamente, que sea contrastable. 15. La contrastabilidad tiene grados: una teoría afirma más y que, en consecuencia, asume mayores riesgos, se contrasta mejor que una teoría que afirma muy poco. 16. Análogamente, las comprobaciones experimentales pueden tener grados en la medida en que sean más o menos rigurosas. Por ejemplo, las comprobaciones cualitativas son en general menos rigurosas que las cuantitativas. Y las comprobaciones de predicciones cuantitativas más precisas son más rigurosas que las predicciones menos precisas. 17. El autoritarismo en la ciencia estaba ligado a la idea de establecer, esto es, de probar o verificar teorías. El enfoque crítico está ligado a la idea de contrastar, esto es, de tratar de refutar, o de falsar, sus conjeturas”.

    Me gusta

  15. Respondo con humor (y logica) a los comentarios de arqueolab y Carlos Quintana…

    Los hombres son mortales.
    La hierba es mortal.
    Los hombres son hierbas.

    (Nota: forma deformada de la estructura del silogismo Bárbara).
    Atte.

    Me gusta

  16. A continuación publico solicitud que elevé a la responsable del blog https://comosabemos.com en pos de una respuesta responsable para que enmedara datos erróneos o falseados de la realidad, se tacharan o eleminarán injurias hacia mi nombre, persona o función universataria, incluso, también institución universitaria. Estimo que el blog es privado pero su salida pública y por tanto resguardarse el trato que allí se me dispensó (trato que observé en mucho cometarios como descalificador, sesgado, ofensivo, etc.). Mi acceso al blog fue casual, por un link en un comentaario del portal unidiversidad. Por tanto, supongo que cualquiera podría acceder desde lugares muy distantes. Por ello, el pedido de rectificación de la información errónea (también remarcado por mí en comentarios), tachado o eliminación de injuria está justificado en el marco de la cortesía comunicacional, la ética mínima y, sobre todo, de las leyes vigentes (muchos comentarios podrían calificarse en el tópico: “calumnias e injurias”). Hasta la fecha no he recibido contestación alguna. Como dije, nunca es tarde, no obstante la editora del blog es responsable del mismo. Así se lee: “Me llamo Guadalupe Nogués, y soy la editora de este blog” (https://comosabemos.com/quienes-somos/)
    “Estimada Guadalupe Nogués:
    Soy Raúl Milone, y Ud. a partir de una nota de difusión que no es de mi autoría (y por tanto, mi responsabilidad) me descalifica en cuanto docente investigador de la UNCuyo. Si bien he escrito dos comentarios en su portal (ahora visualizo el primero de ellos), recién me doy cuenta que dedica un espacio a “contacto”. Bien, mi intención es que Ud. rectifique juicios de valor infundados sobre mi desempeño y pueda deslindar lo que a su juicio corresponda atento, a que Ud., no tiene al parecer acceso directo a las fuentes. Dado que si hubiera accedido o “chequeado” la información seguramente no se hubiera expresado de la forma tan ofensiva o descalificadora respecto de mí y del Prof. Torres. Entiendo que prima la libertad de expresión y pensamiento, pero no es así cuando se violenta el principio de cortesía o la ética comunicacional mínima. Quedo a su disposición para lo que considere menester. Agradecerá que pueda rectificarse en lo que es relevante y pertinente. He precisado en los comentarios cuestiones atientes al proyecto acreditado el cual no se basó, en el diseño inteligente ni en muchas de sus aseveraciones. Atte., Raúl Milone”.

    Me gusta

    • “(muchos comentarios podrían calificarse en el tópico: “calumnias e injurias”)”. En el llamado “Juicio del Mono” (USA, 1925) se enjuició a un profesor por enseñar la teoría de la evolución. Ahora se usan términos delictuales para calificar una oportuna corrección del disparate creacionista mendocino. Ya llegamos al primer mundo. Bueno, si demandan a la autora del blog también hágalo conmigo, porque suscribo a todo lo dicho. Me encantaría argumentar en un Juicio del Mono Mendocino y cómo eso va a tomar un estado público categoría Jumbo. Cuando los creacionistas se quedan sin argumentos siempre amenazan, con el infierno o con un juicio.

      Me gusta

  17. “(muchos comentarios podrían calificarse en el tópico: “calumnias e injurias”)”. En el llamado “Juicio del Mono” (USA, 1925) se enjuició a un profesor por enseñar la teoría de la evolución. Ahora se usan términos delictuales para calificar una oportuna corrección del disparate creacionista mendocino. Ya llegamos al primer mundo. Bueno, si demandan a la autora del blog también hágalo conmigo, porque suscribo a todo lo dicho. Me encantaría argumentar en un Juicio del Mono Mendocino y cómo eso va a tomar un estado público categoría Jumbo. Cuando los creacionistas se quedan sin argumentos siempre amenazan, con el infierno o con un juicio.

    Me gusta

  18. Raúl Milone, pese a su velada amenaza de seguir esto por vías legales (dado que le parece que lo que digo puede verse como “calumnias e injurias” hacia su persona), le agradezco sus comentarios y paso a responderle algunos puntos de los muchos que menciona:

    Coincido en que escribí el post de manera impulsiva, y el tono resultante no fue el mejor. Sin embargo, más allá de las formas, sigo sosteniendo lo que digo en el post en referencia al artículo.

    Menciona Ud. que el artículo periodístico de Milagros Martín Varela, del Área de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Cuyo, tiene varios errores: un autor no es mendocino, no se habló de dragones y, lo que es más importante, en el proyecto de investigación original ustedes no hablan de diseño inteligente. Ojalá hubiera destinado también energía en pedir la rectificación de ese artículo de difusión, o su retiro del portal, dado que le parece que no refleja lo que hizo Ud. en su investigación. Hasta donde pude averiguar, Ud. no ha hecho eso. Sin embargo, sí le parece importante mencionar que yo no chequeé las fuentes, replicando por lo tanto los errores. Le sugiero que redireccione sus pedidos de rectificación al portal “Argentina Investiga”. Si a mí me hubieran adjudicado, equivocadamente, el apoyar la idea del Diseño Inteligente, una idea que no puede ser tomada en serio desde ningún punto de vista, no me habría detenido hasta lograr que corrigieran su error.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • No sé si en el proyecto de investigación hablan de Diseño Inteligente, pero uno de los autores da conferencias sosteniendo que esta impostura creacionista tiene bases científicas. De hecho lo hace en la misma UNCUYO, hace pocos dias: http://ffyl.uncuyo.edu.ar/conferencia-el-diseno-inteligente-como-una-teoria-cientifica Difundir una charlatanería como si fuera ciencia se llama pseudociencia. Y reitero, estoy dispuesto a debatirlo en la justicia mendocina.

      Me gusta

    • Sra. Guadalupe Nogués:
      Agradezco su respuesta. Aclaro, envíe vía “contacto” nota pertinente al Coordinador General del Cicunc, dicho nota estuvo referida al artículo publicado por M.M.V. en el portal unidiversidad. Solicité, que se aclare, rectifique e hiciera todo lo que correspondiese ofreciéndome, en lo que me incube, para colaborar, particularmente, en cuestiones especializadas a mi alcance. También, solicité expresamente que se tachase o eliminara todo comentario descalificativo e injuriante respecto de mí, incluso, lo hice extensivo hacia la misma institución universitaria dado que el portal se relaciona con la UNCuyo. Es decir, lo he dicho de muchas veces, tanto en su sitio como en el de unidiversidad. Defiendo la libertad expresión de pensamiento en el marco del trato respetuoso, ético y legal. La forma de la comunicación es relevante. Más aún, en el portal de unidiversidad figura en “políticas de privacidad” algo que adhiero plenamente, confiando que Ud. también coincida, especialmente, como administradora o editora responsable de un blog (comosabemos.com), allí dice: “Unidiversidad permitirá que los lectores puedan contestar notas publicadas, siempre y cuando estos comentarios fomenten el debate, y sea en el marco del respeto de los derechos humanos”. Al respecto, reproduzco otro párrafo aclaratorio (de otra fuente) el cual también lo comparto con Ud., podría aclarar a la cuestión y sobre todo, mi punto de vista: “Hoy en día es absolutamente habitual y frecuente la existencia de comentarios publicados en las redes sociales, los cuales pueden ir de la crítica respetuosa a la más lacerante y malintencionada imputación injuriosa o calumniosa. Muchos de estos usuarios perciben este medio como el idóneo para verter sus opiniones sin miedo a incurrir en ningún tipo de delito y que la libertad de expresión les da derecho a vulnerar el derecho al honor de terceras personas. Cuando alguien se excede en el ejercicio de su libertad de expresión, por ejemplo, publicando comentarios vejatorios y humillantes sobre un tercero, deja de operar este derecho fundamental, y entramos en el ámbito del delito. Injuriar y calumniar en Internet supone dar “publicidad” a los insultos, lo cual agrava la calificación de los mismos […]”.
      Ud. reconoce: “Coincido en que escribí el post de manera impulsiva, y el tono resultante no fue el mejor. Sin embargo, más allá de las formas, sigo sosteniendo lo que digo en el post en referencia al artículo”. De acuerdo, en un orden simple y cronológico, aparece su reconocimiento después de varios de mis comentarios. Pero observe que el centro de mis comentarios apunta al trato proferido en su blog, no sólo a la cuestión del “chequeo” de la información o de la fuente, menos a cuestiones de ciencia o epistemológicas detalladas de las cuales se podría extender y profundizar muchas de sus tesis. Pero esto no es mi interés fundamental. Claramente expresé, varias veces recuerdo, que debería primar el principio de cortesía o de una ética comunicacional mínima en los comentarios que hacían referencia a mi persona. Accedí a su blog él a través de un link que figuraba en el portal unidiversidad (en uno de sus comentarios).
      Sra. Guadalupe Nogués, reitero, me interesa que no se me ofenda ni descalifique y recurro a mi derecho de solicitarle como responsable del blog que proceda en consecuencia. Como correlato a ello, también solicité y solicito que no permanezca, respecto de mí, ofensa alguna en su portal (el cual es de acceso público) y por extensión si Ud. lo considera pertinente, y como ya lo expresé en unidiversidad también, de la institución universitaria a la que pertenezco. No administro blog, ni sabrá cómo hacerlo, pero entiendo que el blog público es responsable de que hay allí figura. Por tal razón me dirijo a Ud., lo hice por contacto antes de publicarlo como comentario. He dicho lo mismo de múltiples formas, es más a pesar de mis comentarios en su blog le solicitado que si Ud. entiende con evidencia que yo (Raúl Milone) tengo algo que ver con el llamado “diseño inteligente” lo exprese claramente y no en un artículo de difusión que no fue firmado por mí. Considere esto, por favor; creo que no es nimio. Deseo que no figure en su portal un trato inadecuado (el cual considero se me dispensó (y dispensa), A pesar de señalar yo mismo errores o imprecisiones habidas respecto del contenido no merezco que se me ofenda o trate con zorna. Entonces, ¿Le parece a Ud. adecuado el trato dispensado mi persona en su blog (no me refiero al artículo en sí mismo)? Además… ¿No le llamó la atención que el título del proyecto que se debió difundir con claridad y precisión fuera: ““Información biológica, conflicto mente-cuerpo y los límites de la ciencia natural”, y, por tanto, no figurase el término “diseño inteligente”? ¿Tuvo en cuenta a los pocos autores (Churchland, Fodor, Searle, van Fraassen etc. En un comentario precisé mejor que Nicholas Rescher era una autor significativo del proyecto) mencionados en que no tienen nada que con el “diseño inteligente” pero sí con el título del precitado proyecto? En fin, no pretendo decirle como hacer las cosas sólo me llamó la atención. Le saludo con el debido respeto y confío el presente comentario die pie y mayor fundamento a mi solicitud. Gracias.

      Me gusta

      • Raúl Milone, teniendo en cuenta lo que dice incorporé al artículo una aclaración final con fecha de hoy. Creo que si Ud fue equivocadamente presentado por Milagros Martín Varela, del Área de Divulgación Científica de la Universidad Nacional de Cuyo, como un profesional que apoya (o no descarta) la idea del Diseño Inteligente, debería redireccionar sus pedidos de rectificación hacia la periodista o el Área en cuestión. Si Ud se fija en mi artículo, en todo momento hago referencia a esa nota original y no a su proyecto de investigación o recorrido académico en general.
        Además, considero que ayudaría a la discusión, quizás, si expresara claramente, por esta vía o en otros medios, que rechaza la idea del Diseño Inteligente por considerarla psudocientífica y no basada en ningún tipo de evidencia, además de preocuparse por tonos y formas. Saludos.

        Me gusta

      • Sra. Guadalupe Noguez: coincido con lo que Ud. expresa respecto de realizar la aclaración (de hecho, la efectúe y estoy en ello), suele suceder y está la posibilidad de enmienda; no obstante, mi malestar (expresado en mis comentarios) se relaciona directa y expresamente con las calificaciones ofensivas o el maltrato hacia mi nombre y persona que se realizaron (y continúan) en su blog o sitio público de internet (esto es: https://comosabemos.com/2016/06/27/no-la-teoria-de-la-evolucion-de-darwin-no-esta-en-jaque/comment-page-1/#comment-270). Por eso le he solicitado a Ud., como responsable del mismo que TACHE, ELIMINE O REALICE TODO LO NECESARIO QUE CORRESPONDA para que esas ello no figure más. ACLARO: Sólo me refiero a los insultos, injurias, ofensas, descalificaciones y similares, que Ud. como cualquier persona percibiría (estimo) sólo por el sólo hecho de ser un hablante de nuestro idioma y su uso. Por otra parte, agradezco la gentileza de su nota aclaratoria. Pero, Ud. entenderá que la misma no basta ni contrarresta con los juicios descalificatorios ni violentos hacia mi persona. Advertí y también le solicité algo similar respecto de la prestigiosa institución universitaria. Se debe respetar la libre expresión de pensamiento, pero en el marco del respeto. Por ello, agradeceré que se tachen o elimínenlos las ofensas y lo que viole el respeto y buen trato que todos los comentaristas de su blog merecen y que entiendo el blog debe garantizar. Sugiero, si no está o no he podido localizarlo, que su blog explicite un código de ética del mismo y para sus visitantes o comentaristas. Saludos cordiales.

        Me gusta

  19. Raúl hace mucho alarde de conocer autores y a pesar de objetar los insultos y el tono del artículo, no pierde oportunidad de insultar la inteligencia de la autora y sus lectores.
    Sin embargo, dentro de las más de 3500 palabras, no hay ni una sola que se dedique a separarse del creacionismo o el diseño inteligente (que es esencialmente lo mismo). Más aún, su dialéctica está perfectamente en línea con las estrategias creacionistas. Acusar de dogmatismo a los que defienden la teoría de la evolución, apelar a nociones filosóficas cercanas al anarquismo epistemológico para tratar de desestimar el valor de la misma. Me pregunto qué piensa Raúl de la “libertad académica”, el más reciente bastión del impulso creacionista en los EE.UU. que significa ni más ni menos que los maestros deben poder enseñar cualquier cosa que se les ocurra sin estar sujetos a ningún estándar de calidad.

    Invito a Raúl, en vez de citar párrafos enteros de Popper (que, además, son del todo irrelevantes a la discusión), a aclarar cuál es su posición con respecto al creacionismo, a su disfraz políticamente correcto llamado “diseño inteligente” y a qué rol deberían tener éstas nociones -si alguno- en la comunidad docente y en la comunidad científica. Si realmente quiere tener un diálogo provechoso, le recomiendo que haga eso.

    Le gusta a 1 persona

  20. Pingback: Estuve investigando y… | Cómo Sabemos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s