Los grandes son siempre actuales

Antoine-Laurent Lavoisier (1743–1794) y Marie-Anne-Pierrette Paulze (1758–1836) quien, además de ser su esposa, fue su más grande colaboradora científica.

Los grandes son siempre actuales, ¿o quizás son grandes, en parte, porque son actuales?

Antoine-Laurent Lavoisier es considerado “el padre de la química”. Tenía una mirada muy empírica, metódica y cuantitativa de la ciencia, cuando aún eso no era tan común en la comunidad científica. Sus logros incluyen el descubrimiento del oxígeno y otros elementos, y la comprensión del proceso de combustión. Además, le dio la estocada final a la teoría del flogisto, que todavía tenía bastante apoyo pero que no lograba explicar sus resultados.

Más adelante se reproduce parte del discurso preliminar de su libro Tratado elemental de química: presentado baxo nuevo orden, y conforme a los descubrimientos modernos, con láminas, que fue publicado en la Francia de 1789. Lo maravilloso de este prólogo es que habla, entre otros temas, de:

  • La ciencia y de la importancia de las evidencias brindadas por las observaciones y los experimentos. Esto, en una época en la que la investigación científica era aun muy cualitativa y poco cuantitativa, y los diseños experimentales no eran demasiado cuidados. Además de ser muy exigente con los resultados que obtenía, Lavoisier prestaba mucha atención a las mediciones y a que éstas fueran exactas y precisas.
  • La ciencia y la educación de la ciencia. ¿Cómo formar a un químico? ¿Cómo brindarle a alguien sus primeros conocimientos del área, y también de la ciencia? Hoy hablamos de alfabetización científica, y Lavoisier ya tenía ideas al respecto, hace mucho.
  • La relación entre los fenómenos, las ideas generadas a partir del estudio de esos fenómenos, y la terminología o nomenclatura. Él tenía muy clara la importancia de las palabras. Hay una diferencia entre el nombre de la cosa y lo que la cosa realmente es.
  • Las dificultades que tenemos al pensar, porque pensamos mal, y el papel de la imaginación humana en la ciencia. Lavoisier hablaba de sesgos cognitivos antes de que esa terminología existiera.
  • El peligro de seguir, en la ciencia, a la autoridad y no a las evidencias.

Acá, la primera parte del prólogo del Tratado elemental de química, de Antoine Lavoisier, en el bellísimo español de la traducción de 1798 que se puede leer acá. (El original en francés está acá y la traducción al inglés está disponible acá).

“Quando emprendi esta obra , solamente me propuse dar alguna mas extension á la Memoria leida en la Junta pública de la Academia de las Ciencias de Paris del mes de Abril de 1787 , sobre la necesidad de reformar y perfeccionar la nomenclatura quimica.

Pero trabajando en ello conoci, mejor que nunca, la evidencia de los principios establecidos en la lógica y otras obras del Abate Condillac : á saber, “que no pensamos sino con el auxilio de las palabras: que las lenguas son unos verdaderos métodos analíticos: que el Algebra , la mas sencilla, exacta y mas propia en el modo de expresar las cosas , es al mismo tiempo una lengua y un método analítico ; y en fin , que el arte de raciocinar no es otra cosa que una lengua, bien formada”. Así es que quando creia ocuparme solamente en la nomenclatura , quando mi único objeto era perfeccionar la lengua quimica, hallé que mi obra se habia transformado insensiblemente, y sin poderlo evitar , en un tratado, elemental de Quimica.

La imposibilidad que se encuentra en separar la nomenclatura de la ciencia, y la ciencia de la nomenclatura , depende de que toda ciencia física se forma precisamente de tres cosas: de la serie de hechos que constituyen la ciencia: de las ideas que los recuerdan ; y de las palabras que las expresan. La palabra debe hacer nacer la idea; y esta debe pintar el hecho : de suerte que son como tres estampas de un mismo cuño : y como las palabras son las que conservan y transmiten las ideas, resulta que no puede perfeccionarse la lengua sin perfeccionarse al mismo tiempo la ciencia, ni la ciencia sin la lengua; y que por mas ciertos que sean los hechos , y mas exactas las ideas que produzcan , siempre harán falsas impresiones , si faltan expresiones exactas para manifestarlos.

A poco cuidado que se ponga , se hallarán comprobadas muchas veces estas verdades en la primera parte de este Tratado ; pero como me ha sido forzoso seguir en él un orden diametralmente opuesto al que hasta aquí se ha seguido en todas las obras de Química , me es preciso manifestar las razones que he tenido para ello.

Es principio general y constante en las matemáticas y en todas las ciencias demostrativas , que para instruirnos debemos pasar de lo conocido á lo desconocido. En nuestra primera infancia el origen de nuestras ideas son las necesidades : la sensacion de nuestras necesidades produce la idea de los objetos propios para satisfacerlas: y por una serie de sensaciones, observaciones y análisis formamos insensiblemente una generacion de ideas ligadas entre sí, y en términos de no escaparse enteramente su enlace á los ojos de un observador atento : y este enlace es el que constituye el conjunto de nuestros conocimientos.

Quando empezamos á estudiar una ciencia , estamos respecto á ella en un estado muy semejante á aquel en que se hallan los niños; por lo que el camino que debemos seguir debe ser precisamente el mismo que el que sigue la naturaleza en la formacion de las ideas. Y así como en el niño la idea es un efecto de la sensacion , y esta produce la idea; así al comenzar á estudiar las ciencias físicas, nuestras ideas deben ser conseqüencias inmediatas de un experimento ó de una observacion.

Me atrevo á añadir que la situacion del que entra en la carrera de las ciencias es peor que la del niño que adquiere sus primeras ideas; pues quando este se engaña en los efectos saludables ó dañosos que le cercan, le da la naturaleza infinitos medios para rectificarse. La experiencia le dirige en el juicio que debe formar de las cosas; porque la privacion ó el dolor son conseqüencias de un juicio falso , y el goce y el placer siguen á un juicio exacto: y con tales maestros se llega bien pronto á ser conseqüente, raciocinando bien; quando de lo contrario experimenta privacion ó sufrimiento.

Pero no sucede asi en el estudio y en la práctica de las ciencias: los juicios falsos que formamos no interesan ni á nuestra existencia ni comodidad : ningun interes físico nos obliga á rectificarlos: por el contrario , la imaginacion siempre inclinada á pasar mas allá de los limites de lo verdadero , el amor propio y la confianza que nos inspira de nuestras fuerzas, nos hacen sacar conseqüencias que no se derivan inmediatamente de los hechos; por manera que en cierto modo parece que estamos interesados en engañarnos á nosotros mismos. Por lo tanto no debe extrañarse que en las ciencias físicas haya por lo comun mas suposiciones que pruebas ; y que transmitiéndose de edad en edad, hayan ido adquiriendo fuerza con el peso de la autoridad, hasta llegar á adoptarse como verdades fundamentales aun por hombres de gran discernimiento.

El único medio de evitar estos errores es suspender , ó á lo menos simplificar todo lo posible nuestro raciocinio , que ‘es el que puede conducirnos al error: sujetarle á la experiencia: conservar solamente los hechos que son los datos de la naturaleza, y no pueden engañarnos: no buscar la verdad sino en el encadenamiento natural de los experimentos y observaciones, al modo de los Matemáticos que llegan á resolver un problema por medio de la disposicion simple de los datos, y reduciendo el raciocinio á operaciones tan sencillas, á suposiciones tan breves, que jamas pierden de vista la evidencia que les sirve de guia.

Convencido de estas verdades , me he propuesto no pasar jamas sino de lo conocido á lo desconocido: no sacar ninguna conseqüencia que no se derive inmediatamente de los experimentos y observaciones , y encadenar los hechos y verdades quimicas en el orden mas perceptible para los principiantes. Sujetándome á este plan , era imposible no separarme de los métodos ordinarios. El defecto de todos los cursos y tratados de Quimica es suponer en las primeras lecciones unos conocimientos que no puede adquirir el discipulo ó el lector hasta las lecciones siguientes. Casi en todos ellos se empieza á tratar de los principios de los cuerpos, y á explicar la tabla de las afinidades , sin advertir que por este método es necesario recorrer desde el primer dia los principales fenómenos de la Quimica, servirse de voces que no estan aun definidas, y suponer instruidos ya en la ciencia á los que se trata de enseñar. Asi se experimenta que se aprende muy poco en el primer curso de Quimica; que apenas basta un año para que se familiarice el oido con el lenguage , y la vista con los aparatos; y que es casi imposible formar un Químico en menos de tres ó quatro años.

Conociendo que estos inconvenientes no dependen tanto de la naturaleza de las cosas , como del modo de enseñarlas; me he propuesto abrir en la Química un nuevo rumbo , segun mi modo de pensar, mas conforme al que sigue la naturaleza. No se me ha ocultado sin embargo que de este modo queriendo evitar una dificultad, me metia en otra , y que me seria imposible allanarlas todas ; pero me atrevo á decir que las que quedan por resolver, no dependen del sistema que me he propuesto , sino que son conseqüencias del estado imperfecto en que se halla la ciencia. Tiene esta muchas lagunas que interrumpen la serie de los hechos , y exigen suplementos embarazosos y difíciles. Carece de la ventaja que tiene la Geometría elemental de ser una ciencia completa; y cuyas partes estan íntimamente ligadas entre sí; pero por otra parte su marcha actual es tan rápida, y el sistema que sigue la doctrina moderna en la colocacion de los hechos tan ventajoso , que podemos esperar verla en nuestros dias muy cerca del punto de perfeccion de que es susceptible.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s