El cambio climático y la posverdad

Resumen

Se habla mucho en estos tiempos del fenómeno de la posverdad. Aunque se suele utilizar en relación a hechos políticos, podríamos decir que este fenómeno se presenta en distintos niveles desde hace tiempo. Un ejemplo de esto es la discusión pública acerca del cambio climático.

Temperatura en la superficie terrestre al comienzo de la primavera de 2000.

La ciencia del clima es muy compleja y la generación de modelos que permitan explicar y predecir fenómenos climáticos sigue siendo un enorme desafío para los científicos. Sin embargo, algo está claro: hay un cambio climático y es producido, en gran parte, por la actividad humana. Esta certeza se basa en una enorme variedad de evidencias de alta calidad que son evaluadas, por ejemplo, por el Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). El IPCC se ocupa además de informar a los tomadores de decisiones para que se genere un plan de acción tendiente a mitigar lo más posible los efectos dañinos del cambio climático.

Aun cuando el consenso científico de que hay un cambio climático de origen antropogénico es muy alto (algunos estiman que este acuerdo es del 97% entre los científicos del clima), en muchos ámbitos políticos, sociales e incluso en los medios de comunicación se presenta como si hubiera una controversia. ¿Por qué ocurre esto? ¿Se trata de una mala interpretación de lo que dicen las evidencias científicas, o bien de un manejo cuidadoso que hacen algunos grupos interesados en minimizar este problema? ¿Hay una falta de comprensión, o un intento por hacer los hechos a un lado para sostener posturas no basadas en la evidencia sino en cuestiones emocionales?

Discutiremos aquí estos aspectos más relacionados con la comunicación, y el modo en el que se accede e interpreta la información del clima por parte de la sociedad.

La comunicación y las falsas controversias

La ciencia está sometida al ojo público por dos razones. Primero porque, en muchos países, la actividad científica está financiada en gran medida por los estados, y el control democrático requiere que los científicos expliquen a la sociedad lo que hacen. En segundo lugar porque, en los últimos doscientos años, los avances de la ciencia y de sus tecnologías derivadas han estado en el centro de los más notables cambios sociales, desde el aumento de productividad en la producción de alimentos que nos permite sostener una población siete veces más grande, hasta la posibilidad de compartir información instantáneamente a lo largo y ancho del planeta.

Sin embargo, un fenómeno curioso se ha ido desarrollando en las últimas décadas, y es la aparición de una grieta entre la opinión de los expertos y la de un sector importante de la población acerca de los temas más diversos, desde el impacto de los cultivos transgénicos hasta la vacunación o el cambio climático. Y esta grieta no se da solo como indiferencia hacia lo que ya sabemos, sino, en algunos casos, como un abierto desprecio del conocimiento que nuestra especie ha logrado.

Por supuesto, nuestro conocimiento es siempre tentativo, siempre está en desarrollo, pero esto no quiere decir que no sepamos nada, ni que todos los discursos sobre el mundo sean apenas relatos equivalentes, opiniones sin un correlato objetivo en el mundo.

El propósito de este artículo es dar un ejemplo de cómo se instalan y construyen esas falsas controversias, qué intereses se mueven detrás de ellas, y su demoledor impacto en la supervivencia de nuestra sociedad, usando como ejemplo el preocupante fenómeno del cambio climático y su percepción pública.

Empecemos por el principio. ¿Cómo se entera el público general de lo que ocurre con el cambio climático? La mayoría lo hace a través de información provista por distintos medios de comunicación. Es frecuente, y se considera en general una buena práctica periodística, que en un medio se representen las distintas posturas alrededor de un tema. Esto, que es deseable y muy interesante cuando se trata de opiniones diversas respecto de algún tema en particular, se puede volver un problema en otros casos. Para que haya una controversia entre dos opiniones, ambas deben tener algún grado de fundamento. Pero si una postura se basa en evidencias, mientras que la otra no es más que una opinión basada en deseos propios, imaginación o creencias, no tenemos una controversia real, por lo que no debería ser presentado por los medios como si se tratara de dos puntos de vista igualmente válidos. A partir de las evidencias de calidad, vamos alcanzando y refinando nuestro conocimiento acerca de cómo funciona el mundo, acerca de lo que ocurre en la realidad. No podemos homologar el conocimiento basado en evidencias a una mera opinión.

El cambio climático antropogénico es la conclusión a la que llega la enorme mayoría de los científicos del clima luego de analizar cuidadosamente las evidencias disponibles. En cambio, las opiniones son apreciaciones personales que pueden no estar evaluando correctamente, de manera intencional, por ignorancia o por incapacidad, estas evidencias.

Como discutiremos más adelante, podemos considerar que el cambio climático antropogénico es un hecho de la realidad. Sí, es cierto que hay quienes no aceptan esto, pero mostrarlos en los medios lo único que logra es validarlos como una alternativa posible, cuando no lo son.

Dado que no hay ninguna controversia válida alrededor de este tema, ¿por qué desde los medios a veces se actúa como si existiera? Los medios de comunicación tienen una responsabilidad enorme en estos temas, en no generar o contribuir a las falsas controversias. Alguien podría decir que los medios pueden presentar los temas como quieran, y que está en el público juzgar la confiabilidad o no de esa información. Pero esto no es tan sencillo. Debemos preguntarnos si, cuando un medio refleja los supuestos dos lados de una discusión, no está colaborando en distorsionar el tema ante la sociedad. Y esto no es apenas una opinión, ya que la ciencia permite incluso averiguar si los medios son capaces o no de influir en la percepción pública cuando hacen esto. De hecho, las investigaciones realizadas muestran que esto no es una preocupación vaga sino un peligro muy real1. Hasta donde sabemos, el modo en el que los medios muestran un tema puede influir mucho en la percepción pública. Incluso si se esfuerzan en aclarar, o enfatizar, que uno de los dos “lados” de una discusión está sostenido por evidencias científicas y el otro no, lo que el público efectivamente recuerda luego es que el lado no sostenido por evidencias, el que es solo una opinión, es una alternativa válida y digna de ser considerada a la par que la otra. El profesor de psicología Derek Koehler concluyó a partir de sus investigaciones que “escuchar opiniones de expertos de ambos lados de un determinado tema distorsiona nuestra percepción del consenso, incluso cuando tenemos toda la información necesaria para corregir esa percepción equivocada”2. La evidencia indica que los mitos sobre un tema permanecen en la mente de la gente incluso si se le ofrece a esas personas la información correcta. La falsa controversia quedará en muchos y quizás esto colabora con que exista una brecha de consenso entre la postura de los científicos del clima y la de la sociedad, como discutiremos más adelante.

Qué sabemos sobre el cambio climático

Hay una serie de observaciones que nos llevan a concluir que el planeta está atravesando un cambio climático muy veloz. El Intergovernmental Panel on Climate Change o IPCC3, que se creó en 1988 para facilitar “evaluaciones integrales del estado de los conocimientos científicos, técnicos y socioeconómicos sobre el cambio climático, sus causas, posibles repercusiones y estrategias de respuesta”, es un grupo de expertos que evalúa las evidencias científicas, extrae conclusiones y ayuda a definir rumbos de acción para mitigar los efectos del cambio climático. El IPCC informa, en base a las evidencias científicas, que el cambio climático existe y que está generado por la actividad humana.

Para empezar, la temperatura global está aumentando. Tanto la NASA como la NOAA, de Estados Unidos, coinciden en señalar al año 2016 como el récord de año más caliente desde que empezamos a medir la temperatura en 18804 y, aunque no hay reconstrucciones de temperatura global a tan gran escala temporal, hay quienes estiman que el planeta no estuvo así de caliente en los últimos 115.000 años5.

Dejando de lado algunas variaciones a escalas temporales muy pequeñas, vemos que, en el siglo XX y en lo que va del siglo XXI, la temperatura promedio de la Tierra fue aumentando progresivamente. ¿A qué se debe esto? La principal causa es el efecto invernadero: la acumulación de algunos gases en la atmósfera que provocan que el calor no pueda escapar hacia el espacio. Por un lado, el efecto invernadero es un fenómeno natural y una de las razones por las cuales es posible la vida en nuestro planeta. Pero cuando se acumula un exceso de gases y la temperatura aumenta demasiado rápido, esto se vuelve en nuestra contra. ¿De dónde provienen esos gases? En gran parte, aunque no totalmente, de la actividad humana. Por ejemplo, desde la revolución industrial, a partir de quemar combustibles fósiles que son parte de los recursos naturales del planeta, nuestros motores y fábricas fueron generando gases que provocan este mayor efecto invernadero. El principal gas de efecto invernadero es el dióxido de carbono, pero también lo son el metano, el óxido nitroso y algunos gases que contienen flúor. (El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero no condensante. En realidad, el principal gas de efecto invernadero es el vapor de agua). Se estima que los niveles de dióxido de carbono actuales en el planeta son los más altos de los últimos 4 millones de años6.

El aumento global de temperatura del período que va de 1880 hasta ahora se estima en aproximadamente 1°C, con un margen de error de unas décimas más, o menos. Este valor es el promedio de la temperatura de la superficie tanto de la tierra como de los océanos. Para los que no somos expertos en clima, el aumento de temperatura que se reporta no parece demasiado grande. Sin embargo, estos valores que, para nuestra intuición, parecen bajos, tienen efectos catastróficos en el planeta. La temperatura de los océanos aumenta, la concentración de dióxido de carbono que está disuelta en ellos aumenta, la concentración de oxígeno disminuye, y las masas de agua se acidifican. Esto daña el delicado ecosistema oceánico y muchas especies mueren o son desplazadas de sus hábitats. Por ejemplo, la gran barrera de coral australiana, el mayor arrecife de coral del mundo y hogar de una gran diversidad biológica, está muriendo rápidamente debido a la acidificación del agua y al aumento de la temperatura7, 8. Cuando algunas especies que son base de cadenas alimentarias mueren, esto afecta a aquellas que viven de ellas y, a la larga, también a nosotros, que dependemos de la pesca y actividades relacionadas para nuestra subsistencia. Además de estos cambios, también aumentan los niveles de los océanos, tanto debido al aumento de temperatura en sí como al derretimiento de enormes masas de hielo presentes en el Ártico y en glaciares. Así, muchas zonas costeras, tanto urbanas como rurales, sufren inundaciones que ponen en peligro la vida humana y producen pérdidas millonarias. El cambio climático también aumenta la probabilidad de algunos tipos de eventos atmosféricos extremos como olas de calor y sequías.

El cambio climático es un fenómeno extremadamente complejo y sus efectos son graduales y progresivos. No es fácil notar su impacto día a día, pero en la escala de tiempo adecuada se ve una tendencia clara, y tal vez irremediable.

Las evidencias son muchas, de calidad, y están disponibles en trabajos científicos, sitios de internet específicos y libros de divulgación. Es cuestión de buscarlas9, 10, 11.

El consenso sobre el cambio climático

Hay muchas evidencias científicas, disponibles para quien las quiera averiguar pero, a la vez, muy difíciles de interpretar por el público general, por los que no somos expertos en el área.

En muchos temas, la postura de los científicos no es homogénea. Esto puede deberse a muchas cuestiones particulares, como que las investigaciones sean todavía muy recientes y sus resultados aún ambiguos, o que haya influencias externas, como ocurre a veces en temas que resuenan especialmente en la política o en la sociedad, por ejemplo.

¿Cómo podemos hacer nosotros, entonces, para informarnos acerca de qué es lo que está ocurriendo en temas como éste, que requieren ser muy experto para poder evaluar y comprender las evidencias científicas disponibles? En estos casos, es muy útil analizar el consenso que existe entre los científicos.

En el tema particular del cambio climático, se estudió el consenso muchas veces y se encontró que un 97% de los expertos del clima apoya la idea de que no solo existe un cambio climático sino de que una de sus principales causas es la actividad humana12, 13. Incluso se hizo recientemente un análisis del consenso respecto de cuál es el consenso entre los científicos del clima, que ratifica este valor y muestra, además, que cuanto más experto es el científico en las ciencias del clima, mayor es su acuerdo respecto del calentamiento global causado por la actividad humana14.

Volvamos a cómo podemos nosotros saber si ocurre o no un cambio climático antropogénico cuando nos resulta imposible comprender las evidencias científicas debido a su complejidad. Sabiendo que el consenso entre los expertos es tan alto, incluso si efectivamente no fuera del 97% sino algo menor, podemos usar esta información como un proxy, como una especie de indicador. En base a las evidencias disponibles, casi la totalidad de los expertos coinciden en que el cambio climático antropogénico es un hecho. Por lo tanto, nosotros deberíamos aceptarlo también.

Pero todo esto nos pone, como sociedad y como individuos, en un lugar incómodo. Debemos confiar en los expertos en casi todos los aspectos de nuestra vida diaria, dado que ninguno de nosotros puede aspirar a llegar a ser realmente experto más que en una o dos áreas a lo largo de su vida. Esa confianza no debe ser de entrega total a lo que dice un experto en particular, pero si lo que tenemos es un consenso tan grande como en el caso del cambio climático, entonces podemos estar más tranquilos, no solo porque el acuerdo es grande, sino porque esperamos que, dentro de la comunidad científica, haya un control permanente por parte de los demás científicos. En ciencia, todo el tiempo se están reevaluando las afirmaciones. Todo el tiempo surgen nuevas evidencias, provenientes en general de experimentos o de observaciones, que deben insertarse de manera coherente dentro del cuerpo de conocimientos que ya tenemos. Así que, en un punto, tenemos que confiar en los expertos en general y en los científicos en particular. Pero, por otro lado, la historia nos muestra que esto no siempre funciona bien. En nombre de la ciencia se han sostenido ideas inconcebibles como la de la existencia de razas superiores o que podemos saber cuán criminal es una persona analizando sus facciones. También la medicina se equivocó muchas veces: la talidomida, un medicamento para embarazadas, provocaba malformaciones en bebés. Si hasta hace poco las grasas de la comida eran demonios, ahora lo son los azúcares. Ejemplos sobran. Y eso hace que apelar al consenso genere desconfianza, sobre todo entre los menos expertos.

Pero no debemos perder el norte. Es la investigación científica, y el consenso de los expertos en un área particular, lo que nos puede guiar. El consenso acerca del calentamiento global es enorme. Los científicos del clima sostienen su postura teniendo en cuenta la calidad y cantidad de las evidencias disponibles. Aun así, se siguen escuchando, y destacando, opiniones que se oponen a la idea de que el cambio climático existe y es provocado por la acción humana. ¿Qué dice el 3% restante de los científicos del clima? Curiosamente, entre ellos no hay demasiado acuerdo en una postura, sino que sostienen distintos puntos de vista: algunos creen que no hay cambio climático, y otros que sí lo hay, pero que no es causado por el hombre. No hay una explicación alternativa coherente que permita agrupar a este 3%15. Hay varios mitos frecuentes que son contrarrestados con información científica16 pero, aun así, siguen difundiéndose.

Por supuesto, existe la posibilidad, aunque sea pequeña, de que el consenso esté equivocado, pero siempre es más probable que acierte o, al menos, que esté más cerca de la verdad que la alternativa, que en este caso es la opinión de algunos ciudadanos o esta postura de una minoría muy pequeña de científicos.

¿Por qué la discusión sobre el consenso está tan presente en este tema y no en otros? Posiblemente porque, a diferencia de otras cuestiones científicas que también tienen impacto inmediato en las personas, en este caso el tema está particularmente politizado17.

La investigación científica no es política. Cada científico del clima tendrá su postura política personal, pero difícilmente esto influirá en sus investigaciones. Incluso si lo hiciere, dado que la investigación se basa en la revisión por pares de los trabajos y en el constante desafío por parte de los demás científicos, se espera que a la larga las conclusiones generales, las más consensuadas, sean confiables. Así que la influencia de la política no está ahí sino en otros integrantes de la sociedad o, por ejemplo, en industrias basadas en la extracción y uso de combustibles fósiles que se ven amenazadas por este consenso.

El Pew Research Center investigó cuidadosamente en 2016 la percepción del público norteamericano frente al cambio climático antropogénico18. Los resultados mostraron que existe una clara diferencia de actitud ante cuestiones relacionadas con el cambio climático según se trate de republicanos o de demócratas: los republicanos manifiestan mucha menor confianza que los demócratas en los científicos del clima y en la existencia del consenso. Además, la postura de cada grupo es diferente según cuánto conocimiento científico tiene la persona. Mientras que la mayoría de los demócratas con conocimiento alto en ciencia concuerda con que el cambio climático se debe a la actividad humana, entre los demócratas con bajo nivel de conocimiento científico este valor es de menos de la mitad. Lo curioso es que, entre los demócratas, la postura respecto al cambio climático y sus consecuencias es diferente según el nivel de conocimiento en ciencia, pero este fenómeno no se observa entre los republicanos, entre los que las posturas frente al tema parecen ser equivalentes independientemente del conocimiento general en ciencia19, 20, 21, 22.

Más allá de las cuestiones partidarias, en Estados Unidos, uno de los países cuya actividad impacta más en el cambio climático, existe una enorme “brecha de consenso”, o grieta, entre lo que dice la ciencia y lo que la sociedad cree, en su conjunto, que la ciencia dice. Las personas no expertas consideran que el desacuerdo entre los científicos es mucho mayor de lo que efectivamente es. ¿Por qué ocurre esto? Hay varias posibilidades. Por un lado, es posible que la sociedad no esté demasiado preparada para comprender la complejidad de las evidencias que sustentan esta idea. Pero también hay otras posibles causas, como que la sociedad se vea afectada por el modo en el que los medios de comunicación tratan el tema, como discutimos antes, y también con que exista un lobby de empresas que activamente esté influyendo en la opinión pública. Esto último es posible, aunque muy difícil de demostrar.

Verdad y posverdad en el cambio climático

En el año 2016, el diccionario Oxford declaró a la palabra “posverdad” como la palabra del año23. Este término se utiliza para “las circunstancias en las que los hechos objetivos influencian menos a la opinión pública que las apelaciones a la emoción o a las creencias personales”. La palabra posverdad parece haber surgido en 1992 en un ensayo escrito por el dramaturgo Steve Tesich, llamado “La Nación”. Allí, Tesich dice que “nosotros, como personas libres, hemos decidido libremente que queríamos vivir en un mundo de posverdad”. Luego, en 2004, Ralph Keyes tituló un libro como “La era de la posverdad”, y el periodista Eric Alterman se refirió a un “ambiente político de posverdad”. Unos años después, en 2010, el bloguero David Roberts acuñó la expresión “política de la posverdad”, que definió como “una cultura política en la que la política (la opinión pública y la narrativa de los medios de comunicación) se había desconectado casi totalmente de las políticas públicas (la sustancia de lo que se legisla)24.

Como vemos, el origen de la palabra posverdad, y su uso actual más frecuente, es en el campo de la política. En particular, se utilizó mucho en los medios de comunicación entre fines de 2016 y principios de 2017 en relación con cuestiones políticas en las que parece haber habido un componente emocional muy grande que hizo a un lado hechos objetivos bien conocidos, como el caso de la elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, y el referéndum sobre el Brexit, votado en Reino Unido.

Algunos consideran que no deberíamos hablar de posverdad, sino sencillamente de mentira o falsedad, pero eso hace perder un poco de vista el hecho de que no hay necesariamente una intencionalidad de ignorar la información que se tiene en pos de tomar posturas que los contradicen y se basan en la emoción.

En todo caso, no solo en la política vemos esta estructura. En algunos temas científicos también encontramos este fenómeno, desde hace tiempo, aunque no lo llamamos así. Como dijimos antes, apareció una grieta entre la postura de los expertos, basada en evidencias, y la de un sector importante de la población, en algunos temas particulares como la seguridad y eficacia de las vacunas y, en lo que respecta al tema de este artículo, la existencia y origen del cambio climático.

La información está disponible. Es mucha, y es confiable. Sin embargo, de manera recurrente aparece, como si fuera válida, la postura de que no hay cambio climático antropogénico. ¿Por qué pasa esto, y qué importancia podría tener? Ya hablamos de que, entre los científicos del clima, quienes no aceptan el cambio climático antropogénico son una minoría muy pequeña. Discutimos brevemente también que los medios de comunicación muchas veces colaboran con generar una falsa controversia respecto de este tema, que podría estar influyendo en la opinión pública. ¿Qué otros grupos no se muestran todavía convencidos, o siembran dudas en este tema?

Las más grandes empresas petroleras, o que basan su industria en el uso de combustibles fósiles que, por lo tanto, contribuyen al cambio climático, tienen presencia en los medios sosteniendo la idea de que generan energía “limpia” o manifestando dudas respecto de la existencia del cambio climático antropogénico25. Este tipo de afirmaciones son rebatibles con evidencias científicas. Por supuesto, las empresas tienen todo el derecho de hacer publicidad, pero esperaríamos que fueran más explícitas en declarar conflictos de intereses y que realizaran afirmaciones que se sostuvieran desde la evidencia.

¿Y qué está ocurriendo a nivel político, particularmente en Estados Unidos? Aun antes de ser presidente, Donald Trump se refirió al calentamiento global como un fraude26. Ahora, como presidente, varios de los miembros de su gobierno, como Rex Tillerson o Scott Pruitt se manifiestan opositores al consenso científico sobre el cambio climático antropogénico27, hecho tal vez relacionado con que varios de ellos trabajaron previamente en empresas petroleras o financiaron sus campañas con dinero proveniente de ellas. En el caso de Scott Pruitt, ocurre algo aun más preocupante, ya que fue nombrado por el presidente Trump como administrador de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA)28. En marzo de 2017, Pruitt rechazó públicamente la certeza de la existencia de un cambio climático antropogénico, ignorando así, abierta y públicamente, el consenso científico29.

Podríamos considerar estas situaciones como ejemplos de posverdad. Quizás no es solo la emoción la que guía estas posturas negadoras del cambio climático sino también la búsqueda de la protección de algunas industrias o intereses en particular que se ven amenazados por las políticas que deberían tomarse para mitigar los efectos del cambio climático.

Lo que necesitamos es entender qué implica aceptar o rechazar el cambio climático antropogénico. Desde el 4 de noviembre de 2016 está en vigencia el Acuerdo de París, que fue firmado a fines de 2015 por casi 200 países30, 31. El acuerdo representa un compromiso por parte de los países de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 °C y de intentar mantener ese valor por debajo de 1,5 °C. Para lograr ese plan ambicioso, se deben fijar políticas estrictas para lograr disminuir la emisión de gases de efecto invernadero, como regular las industrias que generan este tipo de gases mediante “impuestos sobre el carbono” o medidas similares. A la larga, el compromiso tomado en el Acuerdo de París incluye que se elimine por completo la emisión de estos gases, lo que claramente implica migrar de una economía basada en combustibles fósiles a una que utilice energías que no produzcan emisión de gases de efecto invernadero, como la solar, la eólica, o la nuclear. Recientemente, el presidente Trump anunció que Estados Unidos se retirará del Acuerdo de París32. No sabemos aún las consecuencias que esto tendrá sobre las posibilidades de alcanzar la meta propuesta en el Acuerdo.

En este marco, es más comprensible por qué en este tema se ve una brecha de consenso mayor entre los republicanos que entre los demócratas: hay razones ideológicas, políticas y económicas involucradas. Un modo de justificar el no llevar adelante políticas tendientes a disminuir la emisión de dióxido de carbono es, directamente, negar la necesidad de hacerlo.

No parece haber mucha duda respecto de que no hay una postura alternativa, válida, para explicar lo que observamos respecto del cambio climático. La discusión está quizás en si esta exaltación de la falsa controversia es una duda inocente de algunos actores, o bien de una duda generada adrede, con la intención de instalar en la opinión pública la idea de que hay todavía un debate posible, de modo que la sociedad no se comprometa demasiado con exigir que se actúe para mitigar el cambio climático. No es fácil resolver esto. La manipulación intencional de la opinión pública luce a priori bastante similar a un sencillo sesgo de confirmación, un tipo de sesgo cognitivo en el que la persona prioriza las evidencias que apoyan su postura previa, en detrimento de las que no lo hacen. Esto se ve también en el tipo de medios de comunicación que cada uno de nosotros elige consumir: lo más frecuente es que sigamos aquellos que muestran posturas ideológicas o políticas afines a las nuestras.

Conclusiones y perspectivas

Es fundamental que enfrentemos la posverdad, que asume distintas formas. En el cambio climático, las posturas que se oponen al consenso no lo suelen decir explícitamente. A veces, directamente se difunden mentiras en forma de noticias falsas33, pero otras veces se trata de críticas que en mayor o menor medida podrían tener cierta razón de ser. En este sentido, lo que aparece más frecuentemente es una referencia a que hace falta más datos para estar seguros; que en realidad determinada evidencia podría interpretarse de otra manera; o que los pronósticos a futuro están mal calculados. Por supuesto, todo esto podría ser cierto. Siempre necesitamos seguir investigando y, de hecho, es lo que se hace. Es posible también que una evidencia en particular admita múltiples interpretaciones, pero aun si fuera así, el cuerpo de evidencias total es tan robusto que no se vería amenazado por esta situación. Y en cuanto a los pronósticos de cuánto se espera que siga aumentando la temperatura global, y qué efectos podría tener esto, la pregunta no es tanto si estarán errados o no, sino si estamos dispuestos a correr el riesgo.

Y esto nos lleva a un punto central. ¿Qué riesgo estamos dispuestos a correr? Pensemos en otra situación similar. Todos sabemos que deberíamos hacer ejercicio, comer de manera saludable, dormir 8 hs diarias, no fumar y usar protector solar. Pocos de nosotros hacemos todo eso. Sabemos que es posible que, aun tomando todos los recaudos, enfermemos de algo. También sabemos que es posible que no cuidándonos en todos estos aspectos igualmente logremos vivir vidas largas y con salud. Sí, todo eso es posible, pero no es la manera adecuada de pensarlo: lo que debemos pensar es que nuestro riesgo de enfermar es mucho mayor si no nos cuidamos. Con el cambio climático ocurre algo similar. Incluso si los temores fueran exagerados, y no fuera necesario reducir tan rápidamente la emisión de dióxido de carbono, el riesgo de no tomar las medidas adecuadas en el momento adecuado, y que las consecuencias sean catastróficas e irreversibles, nos pone a todos en peligro.

Lo que no podemos hacer es ignorar el enorme cuerpo de conocimiento que ya tenemos que, en este caso particular, es extremadamente robusto. Mostrarse escéptico en esta situación está muy cerca de la deshonestidad intelectual. Estar alerta ante las afirmaciones de la ciencia es una actitud deseable, de sano escepticismo. Pero, en un momento, si esto migra a un negacionismo, estamos hablando de otra cosa.

El cambio climático antropogénico es un hecho. Esa es toda la verdad que podemos determinar desde el lado de la ciencia. Del otro lado, están la mentira y las herramientas falaces de la posverdad, que hoy se usan para insinuar dudas sobre este tema como ayer se usaron para insistir en que el tabaco no era carcinogénico, y que sigue lamentablemente presente en la idea, equivocada, de que las vacunas provocan autismo. Estos son sólo ejemplos. Quién sabe para qué fin innoble se usarán en el futuro estas mismas estrategias. El juego de salón de la moderación, que en este escenario no es una actitud de sana cautela, sino apenas un modo psicológicamente barato de hacernos los prudentes, implica quedar del lado de la mentira, y de sus consecuencias.

 

Referencias bibliográficas

  1. Koehler, Derek J. (marzo 2016). Can journalistic “false balance” distort public perception of consensus in expert opinion? Journal of Experimental Psychology: Applied, Vol 22(1), Mar 2016, 24-38. Recuperado de http://psycnet.apa.org/psycarticles/2016-00600-001
  2. Koehler, Derek J. (12 de febrero de 2016). Why people are confused about what experts really think. New York Times. Recuperado de https://www.nytimes.com/2016/02/14/opinion/sunday/why-people-are-confused-about-what-experts-really-think.html?mabReward=A6&_r=1
  3. Intergovernmental Panel on Climate Change. Recuperado de http://www.ipcc.ch/
  4. NOAA/NASA (enero de 2017). Annual Global Analysis for 2016. Recuperado de https://www.nasa.gov/sites/default/files/atoms/files/noaa-nasa_global_analysis-2016.pdf
  5. James Hansen, Makiko Sato, Pushker Kharecha, Karina von Schuckmann, David J Beerling, Junji Cao, Shaun Marcott, Valerie Masson-Delmotte, Michael J Prather, Eelco J Rohling, Jeremy Shakun, Pete Smith. (4 de octubre de 2016). Young people’s burden: requirement of negative CO2 emissions. Earth Syst. Dynam. Discuss. Recuperado de http://www.earth-syst-dynam-discuss.net/esd-2016-42/
  6. NASA (2014). Climate change: climate resource center – Graphic: Carbon dioxide gets new high. Recuperado de http://climate.nasa.gov/climate_resources/7/
  7. Terry P. Hughes, James T. Kerry, Mariana Álvarez-Noriega, et al. (15 de marzo de 2017). Global warming and recurrent mass bleaching of corals. Nature. Recuperado de http://www.nature.com/nature/journal/v543/n7645/full/nature21707.html
  8. NOAA. How does climate change affect coral reefs? Recuperado de http://oceanservice.noaa.gov/facts/coralreef-climate.html
  9. NOAA. Climate. From supercomputers and state-of-the-art models to observations and outlooks, we provide data, tools, and information to help people understand and prepare for climate variability and change. Recuperado de http://www.noaa.gov/climate
  10. NOAA. Climate. recuperado de https://www.climate.gov/
  11. National Academy of Sciences (2014). Climate Change: Evidence and Causes. Recuperado de https://www.nap.edu/catalog/18730/climate-change-evidence-and-causes
  12. John Cook, Dana Nuccitelli, Sarah A Green, Mark Richardson, Barbel Winkler, Rob Painting, Robert Way, Peter Jacobs y Andrew Skuce (15 de mayo de 2013). Quantifying the consensus on anthropogenic global warming in the scientific literature. Environ. Res. Lett. Recuperado de http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/8/2/024024/pdf
  13. Fritz Reusswig (21 de agosto de 2013). History and future of the scientific consensus on anthropogenic global warming. Environmental Research Letters. Recuperado de http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/8/3/031003
  14. John Cook, Naomi Oreskes, Peter T Doran, William R L Anderegg, Bart Verheggen, Ed W Maibach, J Stuart Carlton, Stephan Lewandowsky et al. (13 de abril de 2016). Consensus on consensus: a synthesis of consensus estimates on human-caused global warming. Environmental Research Letters. Recuperado de http://iopscience.iop.org/article/10.1088/1748-9326/11/4/048002
  15. Dana Nuccitelli (25 de julio de 2016). These are the best arguments from the 3% of climate scientist ‘skeptics.’ Really. The Guardian. Recuperado de https://www.theguardian.com/environment/climate-consensus-97-per-cent/2016/jul/25/these-are-the-best-arguments-from-the-3-of-climate-scientist-skeptics-really
  16. Skeptical Science (2017). Global Warming & Climate Change Myths. Recuperado de https://www.skepticalscience.com/fixednum.php
  17. Patrick J. Egan y Megan Mullin (mayo de 2017). Climate Change: US Public Opinion. Annual Review of Political Science. Recuperado de http://www.annualreviews.org/doi/pdf/10.1146/annurev-polisci-051215-022857
  18. Cary Funk y Brian Kennedy (4 de octubre de 2016). The Politics of Climate. Pew Research Center. Recuperado de http://www.pewinternet.org/2016/10/04/the-politics-of-climate/
  19. Cary Funk y Brian Kennedy (4 de octubre de 2016). Public knowledge about science has a limited tie to people’s beliefs about climate change and climate scientists. Pew Research Center. Recuperado de http://www.pewinternet.org/2016/10/04/public-knowledge-about-science-has-a-limited-tie-to-peoples-beliefs-about-climate-change-and-climate-scientists/
  20. Cary Funk (22 de marzo de 2017). How much does science knowledge influence people’s views on climate change and energy issues? Pew Research Center. Recuperado de http://www.pewresearch.org/fact-tank/2017/03/22/how-much-does-science-knowledge-influence-peoples-views-on-climate-change-and-energy-issues/
  21. Cary Funk y Brian Kennedy (4 de octubre de 2016). Public views on climate change and climate scientists. Pew Research Center. Recuperado de http://www.pewinternet.org/2016/10/04/public-views-on-climate-change-and-climate-scientists/
  22. Monica Anderson (20 de abril de 2017). For Earth Day, here’s how Americans view environmental issues. Pew Research Center. Recuperado de http://www.pewresearch.org/fact-tank/2017/04/20/for-earth-day-heres-how-americans-view-environmental-issues/?utm_content=buffer59192&utm_medium=social&utm_source=twitter.com&utm_campaign=buffer
  23. Oxford Dictionaries (2017). Word of the Year 2016 is post-truth. Recuperado de https://en.oxforddictionaries.com/word-of-the-year/word-of-the-year-2016
  24. Wikipedia (2017). Post-truth politics. Recuperado de https://en.wikipedia.org/wiki/Post-truth_politics
  25. Benjamin Franta y Geoffrey Supran (13 de marzo de 2017). The fossil fuel industry’s invisible colonization of academia. The Guardian. Recuperado de https://www.theguardian.com/environment/climate-consensus-97-per-cent/2017/mar/13/the-fossil-fuel-industrys-invisible-colonization-of-academia
  26. Donald Trump (29 de enero de 2014). Recuperado de https://twitter.com/realDonaldTrump/status/428414113463955457
  27. Tom McCarthy (29 de diciembre de 2016). Climate deniers, conspiracists and one-percenters: Trump’s cabinet of characters. The Guardian. Recuperado de https://www.theguardian.com/us-news/2016/dec/28/donald-trump-cabinet-climate-deniers-conspiracy-wealth
  28. EPA. Recuperado de https://www.epa.gov/
  29. Tom DiChristopher (9 de marzo de 2017). EPA chief Scott Pruitt says carbon dioxide is not a primary contributor to global warming. CNBC. Recuperado de http://www.cnbc.com/2017/03/09/epa-chief-scott-pruitt.html
  30. United Nations Framework Convention on Climate Change (2017). The Paris Agreement. Recuperado de http://unfccc.int/paris_agreement/items/9485.php
  31. Comisión Europea (2017). Acuerdo de París. Recuperado de https://ec.europa.eu/clima/policies/international/negotiations/paris_es
  32. White House Press Office (1 de junio de 2017). Statement by President Trump on the Paris Climate Accord. Recuperado de https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2017/06/01/statement-president-trump-paris-climate-accord
  33. Editorial (20 de abril de 2017). Fake news threatens a climate literate world. Nature Communications. Recuperado de https://www.nature.com/articles/ncomms15460

 

Anuncios

5 comentarios en “El cambio climático y la posverdad

  1. Buenísimo. Además del contenido del posteo, celebro la frase de cierre “El juego de salón de la moderación, que en este escenario no es una actitud de sana cautela, sino apenas un modo psicológicamente barato de hacernos los prudentes, implica quedar del lado de la mentira, y de sus consecuencias.”
    Lo cual me da pie para resaltar algo que no comparto con el artículo. Decís que “La investigación científica no es política. Cada científico del clima tendrá su postura política personal, pero difícilmente esto influirá en sus investigaciones….Así que la influencia de la política no está ahí sino en otros integrantes de la sociedad…”. Yo creo que hasta el más inocente de los experimentos está inmerso en alguna postura política, sea o no consciente de ello el/la científico que lo lleva a cabo. El entorno social y político influyen y mucho en la elección de un tema de trabajo (y por lo tanto no en otros), en la selección de los colaboradores, en las fuentes de financiamiento, etc.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. En realidad, concuerdo totalmente con lo que decís. Quizás no fui clara al escribirlo. Al decir que “la investigación científica no es política” quise tratar de separar al científico, como persona, de la investigación y las evidencias que se generan. Pero leo lo tuyo y no puedo más que compartirlo. Lo político permea a muchos niveles.

      Me gusta

  2. Inicié la lectura pero no pude continuar, en particular por tres cuestiones muy puntuales que dejo como enunciados. Realmente no se si estoy equivocado y para escribir este comentario debería terminar la lectura, pero no quiero dejar pasar el momentum.
    – El consenso científico no es un argumento de peso para demostrar nada.
    – El IPCC es la última de las autoridades que llamaría para apoyar la validez del cambio clímátco. Es como apelar al sindicato de barrenderos para que justifiquen “el beneficio positivo del barrendero en el funcionamiento de la ciudad del futuro”
    – Me cuesta leerte porque siento que las creencias no tienen para ti valor alguno, que quien tiene una creencia no es digno de participar del debate. Es una sensación fuerte.

    Me gusta

    • Gracias por el comentario… A ver, intento comentar tus distintos puntos:
      1. El consenso científico sí se considera, en ciencia, un argumento de peso, pero teniendo muy en claro que estamos hablando de un consenso basado en evidencias científicas, y no en opiniones infundadas de científicos. Es una manera algo aproximada de ver hacia dónde está inclinada la balanza en cuanto a las evidencias. En la ciencia no ocurre nunca que todas las evidencias apunten a un “lado” solo, sino que, ocasionalmente y por diversos motivos, puede aparecer alguna evidencia que luzca como contradictoria respecto del consenso. En cuanto a cambio climático, esas evidencias que se desvían del consenso suelen ser metodológicamente pobres, está claro un conflicto de interés, etc, y por eso no “amenazan” al consenso.
      2. Por supuesto, es posible que el IPCC tenga también algo como un conflicto de interés. Todo está formado por personas, y las personas somos así. Pero el IPCC no obtiene un “beneficio” de esto, en él participan científicos de casi todos los países del mundo y, en general, suponemos que, si hubiera un “complot” del IPCC para mentirnos a todos, es una mentira difícil de sostener. A eso le sumamos que ellos se basan en evidencias científicas que son justamente las del consenso, y casi todos los expertos en el estudio del clima, aporten o no al IPCC, coinciden con que ésas evidencias son de calidad y están siendo bien interpretadas.
      3. No sé qué decirte en este punto. Entiendo si te incomoda. Entiendo que no concuerdes con el post, etc. Me gustaría pensar que es irrelevante para la discusión lo que yo piense o deje de pensar respecto de las creencias de los demás, pero sé que no es así. Todos tenemos creencias en alguna cosa o en otra. Es algo inherente a los seres humanos. Lo que pasa es que, en temas científicos, validables desde la evidencia, si una creencia va en una dirección pero las evidencias van en la dirección opuesta, considero, sí, que hay que seguir a las evidencias. De cualquier manera, entiendo, y no juzgo, si alguien, ante la misma situación, se queda con sus creencias, ignorando las evidencias.

      No sé si esto aporta. Espero que sí. De cualquier manera, de verdad agradezco tu comentario sincero.
      Saludos.

      Me gusta

  3. Pingback: ¿No va a debate? | El Gato y La Caja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s