Galileo y su experimento mental

torre-de-pisaCuenta la leyenda que, en 1589, Galileo Galilei tiró dos pelotas de distinta masa pero igual forma de la Torre inclinada de Pisa con el objetivo de determinar de una vez por todas si el tiempo que tardaban en llegar al suelo era independiente de su masa. En realidad, esto parece ser un mito urbano (no tan urbano, teniendo en cuenta la época) porque no hay evidencias de que realmente Galileo haya realizado este experimento. Lo que se cree es que imaginó el experimento y razonó sobre esa idea, y al mismo tiempo nos regaló una de las primeras, más simples y más bellas muestras del poder de la razón rebelándose ante el principio de autoridad. Su experimento imaginario sería aproximadamente así:

GalileoGalilei-1636Tenemos la hipótesis, desde tiempos de Aristóteles, de que un objeto pesado cae en menor tiempo que un objeto liviano. Imaginemos ahora dos objetos de distinta masa que están unidos entre sí por una cuerda, y los tiramos desde lo alto de una torre. Si nuestra hipótesis fuera cierta, enseguida veríamos que el objeto más pesado comenzaría a acelerarse más que el liviano, que viene atrás tironeando de la cuerda y retardando la caída del objeto más pesado. Por lo tanto los objetos atados por la cuerda deberían caer en un tiempo intermedio: ni tan rápido como el objeto pesado, ni tan lento como el liviano. Pero también se podría pensar de la siguiente manera: como los dos objetos están unidos entre sí, podríamos considerarlos un único objeto que es más pesado que ambos por separado, porque es la suma de los dos. Sigue leyendo