Creer o reventar

Pastor brasileño lanza a la venta perfume para hombres.

Pastor brasileño lanza a la venta perfume para hombres.

La posición de los planetas en el momento del nacimiento de una persona condiciona su carácter.

La disposición y orden de ocurrencia de dibujos en un mazo de cartas no es azarosa, sino que responde a situaciones que le ocurrirán a una persona en un futuro o que le ocurrieron en un pasado.

Existe una forma de la energía que es dirigible y transferible voluntariamente entre personas, y esa energía tiene capacidad terapéutica.

Una figura de yeso es intermediaria entre las personas y una existencia sobrenatural que concede deseos e intercede favorablemente en situaciones cotidianas de aquellos que ofrendan trapos rojos.

Partículas invisibles se acoplan para conformar todas las cosas materiales que existen.

La actividad del hombre aumentó la abundancia de algo invisible en el aire y provocó su calentamiento, y ese calentamiento del aire genera cambios en la frecuencia y abundancia de lluvias en diferentes lugares del mundo.

La multiplicación de negocios con alta rentabilidad se traduce posteriormente en reducción del desempleo y aumento de bienestar general.

¿Cómo se forma una creencia? La creencia, como muchas otras aseveraciones, es en cierta forma una conclusión y por lo tanto deviene en una primera instancia de una actividad racional, de la identificación de una relación causal, en general mal concebida. Pero en una segunda instancia la conclusión puede volverse creencia si se le niega un proceso de validación o se le otorga de una manera sesgada, sin ánimo real de verificar si la conclusión es correcta.

Sigue leyendo

La predicción del tiempo

No es poco común que en las frías mañanas de invierno miremos el pronóstico del tiempo antes de salir de casa para saber cuán abrigados deberíamos salir ese día y, aunque no parezca, somos bastante afortunados en poder contar con esa información, puesto que el desarrollo científico y la tecnología actual nos permiten conocer con una exactitud bastante aceptable dichos detalles. Claro que nuestra sensación de que muchas veces las predicciones se equivocan o las cosas no ocurren como dicen, se deben a que los datos son dados en términos de probabilidades. Esto es, si hay un 30% de probabilidad de chaparrones aislados, no implica que debamos dejar con tranquilidad el paraguas, pero tampoco que salgamos con éste, más el piloto y las botas plásticas. Es curioso que las personas actuemos tan diferente frente a los mismos datos, pero también es lógico, ya que la experiencia individual subjetiva es distinta en cada caso, con lo que los criterios para el análisis de riesgos no son universales. En efecto, la sola palabra “predicción” en la cultura popular, pareciera estar más relacionada con tarotistas y adivinos, que con la ciencia.

Es importante mencionar que cuando se trata del pronóstico hablamos de tiempo y no de clima, ya que este último se refiere a Sigue leyendo

Galileo y su experimento mental

torre-de-pisaCuenta la leyenda que, en 1589, Galileo Galilei tiró dos pelotas de distinta masa pero igual forma de la Torre inclinada de Pisa con el objetivo de determinar de una vez por todas si el tiempo que tardaban en llegar al suelo era independiente de su masa. En realidad, esto parece ser un mito urbano (no tan urbano, teniendo en cuenta la época) porque no hay evidencias de que realmente Galileo haya realizado este experimento. Lo que se cree es que imaginó el experimento y razonó sobre esa idea, y al mismo tiempo nos regaló una de las primeras, más simples y más bellas muestras del poder de la razón rebelándose ante el principio de autoridad. Su experimento imaginario sería aproximadamente así:

GalileoGalilei-1636Tenemos la hipótesis, desde tiempos de Aristóteles, de que un objeto pesado cae en menor tiempo que un objeto liviano. Imaginemos ahora dos objetos de distinta masa que están unidos entre sí por una cuerda, y los tiramos desde lo alto de una torre. Si nuestra hipótesis fuera cierta, enseguida veríamos que el objeto más pesado comenzaría a acelerarse más que el liviano, que viene atrás tironeando de la cuerda y retardando la caída del objeto más pesado. Por lo tanto los objetos atados por la cuerda deberían caer en un tiempo intermedio: ni tan rápido como el objeto pesado, ni tan lento como el liviano. Pero también se podría pensar de la siguiente manera: como los dos objetos están unidos entre sí, podríamos considerarlos un único objeto que es más pesado que ambos por separado, porque es la suma de los dos. Sigue leyendo