Vacunas: un tema en el que no hay polémica

A partir del trascendido de que una diputada había presentado un proyecto de ley llamado “Consentimiento informado en materia de vacunación”, surgió un rechazo unánime no solo de especialistas y sociedades científicas, sino también de los legisladores de su propio bloque y de la sociedad civil en su conjunto, que se vio apelada a defender una cuestión ya zanjada como el enorme beneficio a la salud que otorgan las vacunas.

A continuación se transcribe de manera completa el artículo original publicado en Clarín el 30 de junio de 2017. Los únicos cambios respecto de esa versión son algunos hipervínculos agregados:

Vacunas: un tema en el que no hay polémica

Son seguras, efectivas y previenen enfermedades que hace años mataban a millones de personas.

Los nacidos en el año 1950 tenían una esperanza de vida de 48 años; los nacidos en 2010, de casi 70 años. En nuestro país, pasó respectivamente de algo más de 62 años a unos 75. En solo 60 años, se lograron 22 años más de vida en promedio para cada habitante del mundo, y 13 en nuestro país. Las dos medidas que más patearon el tablero, que permitieron esta extraordinaria extensión de nuestras vidas en todo el planeta fueron posiblemente el acceso al agua potable y la vacunación. Ambas previenen enfermedades que, hasta hace no tanto tiempo, exterminaban a millones de personas por año.

Mejor prevenir que curar. Es difícil para una medida preventiva lograr el reconocimiento que merece. Cuando un medicamento cura una enfermedad, vemos la mejora clara en el paciente y concluimos que el medicamento funcionó maravillosamente. Gracias, medicamento. Cuando una vacuna previene una enfermedad, lo único que vemos es que la persona sigue tan sana como antes: no nos enteramos de que la vacuna efectivamente evitó que esa persona contrajera esa enfermedad. Es difícil ser agradecido con lo que no vemos, por lo que no sucedió y preferimos no imaginar. Sigue leyendo

Verdad y posverdad

alt-facts

Mucho se está hablando de la posverdad, especialmente en relación con la política. Pero posiblemente no sea más que una palabra, algo pretenciosa, para referirse a un fenómeno que venimos observando en otras áreas. Acá, una reflexión al respecto.

A continuación se transcribe de manera completa el artículo original publicado en Perfil el 19 de febrero de 2017. Los únicos cambios respecto de esa versión son los hipervínculos agregados:

 

Verdad científica y posverdad mediática: conflicto de intereses

Para muchos, el año 2016 estuvo marcado por dos hechos políticos: la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y el referéndum de Brexit en el Reino Unido. Pero, para algunos de nosotros, el hecho fundamental fue que el diccionario Oxford eligió posverdad como palabra del año. Definida como “las circunstancias en las que los hechos objetivos influencian menos a la opinión pública que las apelaciones a la emoción o a las creencias personales”, la palabra posverdad empezó a aparecer por todos lados, como una explicación mágica y teleológica. “Claro, estamos en la época de la posverdad, y por eso pasó esto”. Pero ese tipo de explicación de la posverdad es apenas una forma más de la posverdad. No explica nada. Más parece una justificación ex post que ni siquiera busca intentar entender el fenómeno a fondo.

Claro que hay una relación entre Trump y Brexit, y la posverdad. Sigue leyendo

Estuve investigando y…

Words, words, words…

sherlock-holmes-147255_960_720Ya hablamos varias veces acá acerca de que a veces las palabras significan distintas cosas según el ambiente en el que uno se está manejando. Por ejemplo, la palabra teoría o la palabra evolución. Llegó el momento de discutir la palabra investigar, que en ciencia significa algo bien distinto que en el lenguaje de todos los días.

Investigar es intentar sistemáticamente descubrir algo. Por ejemplo, investigan los científicos en sus laboratorios, pero también los detectives en las novelas policiales y también quienes queremos entender mejor cualquier tema. Es evidente, entonces, que hay distintas metodologías de investigación y distintos tipos de investigación. Acá nos enfocaremos en distinguir dos de ellos: la investigación científica y la investigación bibliográfica. Mientras que los métodos de la primera se restringen a las ciencias experimentales, los de la segunda sirven para cualquier rama del saber, desde la ciencia misma, a las letras o la cocina.

Cuando hablamos de investigación científica, a partir de la observación de un fenómeno se plantean hipótesis que serán apoyadas o refutadas por medio de experimentos, observaciones o el análisis de datos. El objetivo es la producción de un conocimiento nuevo, o la refutación de algo que se creía verdadero. Este tipo de investigación es realizado generalmente por profesionales como, por ejemplo, los científicos. Sigue leyendo

Los grandes son siempre actuales

Antoine-Laurent Lavoisier (1743–1794) y Marie-Anne-Pierrette Paulze (1758–1836) quien, además de ser su esposa, fue su más grande colaboradora científica.

Los grandes son siempre actuales, ¿o quizás son grandes, en parte, porque son actuales?

Antoine-Laurent Lavoisier es considerado “el padre de la química”. Tenía una mirada muy empírica, metódica y cuantitativa de la ciencia, cuando aún eso no era tan común en la comunidad científica. Sus logros incluyen el descubrimiento del oxígeno y otros elementos, y la comprensión del proceso de combustión. Además, le dio la estocada final a la teoría del flogisto, que todavía tenía bastante apoyo pero que no lograba explicar sus resultados.

Más adelante se reproduce parte del discurso preliminar de su libro Tratado elemental de química: presentado baxo nuevo orden, y conforme a los descubrimientos modernos, con láminas, que fue publicado en la Francia de 1789. Lo maravilloso de este prólogo es que habla, entre otros temas, de:

  • La ciencia y de la importancia de las evidencias brindadas por las observaciones y los experimentos. Esto, en una época en la que la investigación científica era aun muy cualitativa y poco cuantitativa, y los diseños experimentales no eran demasiado cuidados. Además de ser muy exigente con los resultados que obtenía, Lavoisier prestaba mucha atención a las mediciones y a que éstas fueran exactas y precisas.
  • La ciencia y la educación de la ciencia. ¿Cómo formar a un químico? ¿Cómo brindarle a alguien sus primeros conocimientos del área, y también de la ciencia? Hoy hablamos de alfabetización científica, y Lavoisier ya tenía ideas al respecto, hace mucho.
  • La relación entre los fenómenos, las ideas generadas a partir del estudio de esos fenómenos, y la terminología o nomenclatura. Él tenía muy clara la importancia de las palabras. Hay una diferencia entre el nombre de la cosa y lo que la cosa realmente es.
  • Las dificultades que tenemos al pensar, porque pensamos mal, y el papel de la imaginación humana en la ciencia. Lavoisier hablaba de sesgos cognitivos antes de que esa terminología existiera.
  • El peligro de seguir, en la ciencia, a la autoridad y no a las evidencias.

Acá, la primera parte del prólogo del Tratado elemental de química, de Antoine Lavoisier, en el bellísimo español de la traducción de 1798 que se puede leer acá. (El original en francés está acá y la traducción al inglés está disponible acá). Sigue leyendo

Creer o reventar

Pastor brasileño lanza a la venta perfume para hombres.

Pastor brasileño lanza a la venta perfume para hombres.

La posición de los planetas en el momento del nacimiento de una persona condiciona su carácter.

La disposición y orden de ocurrencia de dibujos en un mazo de cartas no es azarosa, sino que responde a situaciones que le ocurrirán a una persona en un futuro o que le ocurrieron en un pasado.

Existe una forma de la energía que es dirigible y transferible voluntariamente entre personas, y esa energía tiene capacidad terapéutica.

Una figura de yeso es intermediaria entre las personas y una existencia sobrenatural que concede deseos e intercede favorablemente en situaciones cotidianas de aquellos que ofrendan trapos rojos.

Partículas invisibles se acoplan para conformar todas las cosas materiales que existen.

La actividad del hombre aumentó la abundancia de algo invisible en el aire y provocó su calentamiento, y ese calentamiento del aire genera cambios en la frecuencia y abundancia de lluvias en diferentes lugares del mundo.

La multiplicación de negocios con alta rentabilidad se traduce posteriormente en reducción del desempleo y aumento de bienestar general.

¿Cómo se forma una creencia? La creencia, como muchas otras aseveraciones, es en cierta forma una conclusión y por lo tanto deviene en una primera instancia de una actividad racional, de la identificación de una relación causal, en general mal concebida. Pero en una segunda instancia la conclusión puede volverse creencia si se le niega un proceso de validación o se le otorga de una manera sesgada, sin ánimo real de verificar si la conclusión es correcta.

Sigue leyendo

La violencia machista y la cultura del dato

Soy mujer. Soy argentina. Soy la madre de unos y la hija de otros. Soy bióloga. Soy docente. Soy descendiente de una familia que llegó a América con los conquistadores. Soy descendiente de una familia que fue casi totalmente exterminada en la Shoá. Soy muchas cosas y, a lo largo del tiempo, soy muchas cosas distintas. Como todo el mundo, ¿no?

¿Importa todo esto? La verdad que no. Salgamos de la trampa del “¿desde dónde lo decis?”. Es totalmente irrelevante quién soy para lo que voy a decir ahora. Porque quiero hablar de ideas que tienen que ver con el mundo, con eso que está ahí afuera y que podemos tratar de entender mejor si buscamos las evidencias adecuadas. Para evaluar estas ideas, lo que necesitamos es ver qué evidencias las sostienen, tenemos que analizar qué se dice y no quién lo dice.

La otra muleta mental que circula es la pregunta de “¿A quién le sirve lo que decís? ¿A quién sos funcional?”. Tampoco esto me importa demasiado. Creo que si uno quiere cambiar el mundo más que quejarse de él, es esencial saber cómo es ese mundo, qué cosas pasan en él y cómo son. Saber siempre es mejor.

niunamenosMe importan, y mucho, el feminismo y sus luchas. Comparto gran parte, aunque no todos, sus planteos principales. Creo que Ni Una Menos es una gran iniciativa que permitió mostrar lo que para muchos estaba oculto, y que otros preferirían que siguiera oculto. Motivó tanto a mujeres como a hombres a pensar su rol en estos temas. Y esa reflexión siempre es buena. Siempre dispara la posibilidad, que no siempre sucede, de cambiar un poco las cosas en la dirección de más igualdad, de menos violencia, de más justicia.

Por ambas cosas, por mi interés en poner lo que sabemos en una base firme, y por mi interés en el feminismo, es que veo con mucha preocupación la encuesta que se publicó hace muy poco bajo el nombre de Primer Índice Nacional de Violencia Machista.

Sigue leyendo

Chau Polio

La Polio

El 24 de octubre se conmemora el Día Mundial contra la Poliomielitis, o polio en su versión abreviada. La polio es una enfermedad provocada por un virus que ataca el sistema nervioso provocando parálisis y atrofia de músculos. El virus se contagia con mucha facilidad, lo cual explica en parte por qué a principios del siglo XX hubo varias epidemias de polio en el planeta.

Sala con pacientes con polio en

Sala con pacientes con polio en “pulmones de acero” que les permitían respirar. 1953.

En infecciones muy severas, esta enfermedad llega a provocar parálisis permanente e incluso la muerte: si se dañan los nervios que se conectan con los músculos de las piernas, la persona no puede caminar; si se afecta el diafragma, principal músculo de la respiración, la persona puede morir de asfixia.

Nuestros padres y abuelos vivieron las epidemias de polio, epidemias que generaban terror. No había cura ni se conocía cómo prevenirla. Era una lotería. Nadie sabía quién sería la próxima víctima: ¿el hijo del vecino?, ¿un chico de la escuela?, ¿mi hijo? Sigue leyendo