“Esta aventura es posible gracias a generaciones de buscadores que siguieron rigurosamente un sencillo conjunto de reglas: evaluar ideas por medio de experimentos y observaciones, construir sobre las ideas que pasaron las pruebas, rechazar las ideas que fracasan, seguir la evidencia adonde sea que lleve, y preguntarse todo. Aceptá estos términos, y el cosmos será tuyo.”

Neil deGrasse Tyson en el primer episodio de Cosmos

(Cita original en inglés aquí)

La ciencia como cultura

Trudeau2016Hace pocos días, el joven Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, hizo algo que enamoró a los nerds del mundo.

Trudeau visitó el Perimeter Institute, el primer instituto de Canadá dedicado a la física teórica, para anunciar un gran financiamiento. Parte de lo que se investiga allí es teoría cuántica básica pero que tiene aplicaciones bien concretas en información y computación cuántica.

En la conferencia de prensa, un periodista le preguntó:

“Iba a pedirle que explicara la computación cuántica.. ja ja, ¿pero cuándo espera que recomience la misión canadiense ISIL, y no haremos algo mientras tanto para prepararnos?”

A lo que Trudeau respondió, como se puede ver en el video que está más abajo (en inglés), con una explicación muy breve, muy básica, clara y correcta, de lo que es la computación cuántica, que fue la primera parte de lo que preguntó el periodista. Los medios de comunicación levantaron esto y el video se viralizó. Sigue leyendo

Alfabetización científica

AronsEn el mundo de la educación en ciencias todos hablamos de lo importante que es la alfabetización científica. ¿Pero cómo reconocerla? ¿Qué es exactamente? ¿Qué se espera que una persona científicamente alfabetizada pueda hacer?

La Agencia Para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) define la alfabetización científica como “la habilidad de participar en asuntos relacionados con la ciencia, y con las ideas de la ciencia, como un ciudadano reflexivo”.

Pregunta: quienes nos dedicamos a la educación en ciencias, ¿estamos educando para lograr esto?

Hay actualmente varias “listas” de qué capacidades específicas debería tener un ciudadano para ser considerado científicamente alfabetizado. A continuación, una de ellas, establecida por el físico Arnold B. Arons en su libro “Teaching Introductory Physics“, publicado en 1997:

MARCAS DE ALFABETIZACIÓN CIENTÍFICA

Una persona científicamente alfabetizada debería poder: Sigue leyendo

Argumentar o contradecir

La ciencia es básicamente hacerse preguntas y tratar de responderlas por medio de evidencias concretas que uno obtiene gracias a observaciones o experimentos, y usando nuestra creatividad e imaginación para tratar de darle sentido a todo eso.

Un conocimiento científico no es sencillamente una postura “ideológica” sino que, al estar sustentado por evidencias, es mucho más robusto que una opinión cualquiera. Esto no significa que ese conocimiento sea definitivo ni mucho menos. Solo que debemos estar atentos a cuáles son las evidencias detrás de las afirmaciones.

Al comunicar estos conocimientos, debemos argumentarlos adecuadamente, para que nuestro interlocutor tenga los elementos para tomar una posición crítica frente a ellos. Y argumentarlos, discutir en serio, no es decir lo contrario a lo que sostiene el otro, sino dar “una serie de afirmaciones conectadas con la intención de establecer una proposición”, como dicen en los Monty Python en este sketch de Flying Circus:

 

 

Medida por medida

Un buen lugar para hacer un experimento

Un buen lugar para hacer un experimento

La ciencia no es solo el conjunto de conocimientos que, como humanidad, fuimos obteniendo a lo largo de nuestra historia, sino también un conjunto de herramientas metodológicas y mentales que nos sirven para tratar de entender mejor el mundo que nos rodea.

Cuando pensamos la ciencia como un proceso, como una serie de herramientas, podemos ver que sirve también para averiguar si algo funciona o no. En este sentido, la ciencia aporta mucho para evaluar en particular si las políticas públicas son o no efectivas, ya que nuestra intuición o nuestro sentido común no suelen ser muy confiables. Ya hemos discutido esto anteriormente, por ejemplo acá y acá.

Una de las mejores maneras de evaluar la efectividad de una política es realizar pruebas controladas aleatorizadas, que en inglés se conocen como randomised controlled trials y se abrevian con la sigla RCT. A continuación reproducimos completo y en español un breve artículo sobre este tema que fue publicado en The Economist. Sigue leyendo