“Uno de los más grandes errores es juzgar a las políticas y a los programas por sus intenciones, en vez de por sus resultados.”

Milton Friedman, Premio Nobel de Economía 1976

Anuncios

La felicidad, ja, ja, ja, ja

¿Podemos investigar sobre temas tan personales como la felicidad? ¿Podemos pensar claramente acerca de estos temas, cuando solemos confundir, por ejemplo, lo que sentimos durante una experiencia vivida con lo que sentimos ante el recuerdo de esa experiencia?

Pensar críticamente es muy difícil. Es una habilidad que podemos aprender y entrenar, pero todo el tiempo corremos el riesgo de caer en algo irracional o en trampas de pensamiento que son inherentes a cómo funcionan nuestros cerebros.

En esta charla TED de 20 min, Daniel Kahneman, psicólogo experimental y ganador del Pemio Nobel de Economía 2002, habla de la felicidad y de las trampas cognitivas que aparecen cuando abordamos su investigación:

El primer paso para tratar de pensar “mejor” es, probablemente, estar alertas acerca de la existencia de estas trampas cognitivas, y admitir que nadie está exento de caer en ellas.

Medir es elegir

“En las rutas nacionales 9, 7 y 8 se producen el 21% de los accidentes viales de la Argentina, lo que las lleva a liderar el trágico ranking que realiza el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi). Del estudio surge que el 7,2% de los choques suceden en la ruta 9, mientras que la 7 y la 8 comparten el segundo lugar, con el 7% del total”. Con esto arranca una vieja nota periodística titulada “Las rutas 9, 7 y 8, las más peligrosas”.6. bache

Todo parece muy claro: la ruta 9 es la más peligrosa porque allí ocurre el mayor porcentaje de choques. ¿Pero por qué considerar que ése es un buen indicador de cuán peligrosa o no es una ruta? ¿Hay otras posibilidades? Si tuviéramos una ruta de 50 km de largo en la que hay 20 choques por año, y otra de 500 km de largo en la que ocurren 30 choques, ¿es adecuado considerar a la última como la más peligrosa porque en ella hay más colisiones? Y si en una ruta por la que circulan 20 autos por día se accidentan 10, y en otra por la que circulan 2000 autos por día se accidentan 20, ¿cuál es la más peligrosa?

Más allá de este ejemplo en particular hay una discusión de fondo: si queremos medir algo, ¿qué medimos? No hay recetas correctas. Lo que hay son decisiones.

Sigue leyendo

Experimentos sociales

5. Esther DufloSi hablamos de experimentos, solemos imaginar un laboratorio y algo relacionado con una ciencia natural. Pero los experimentos son en realidad herramientas que nos permiten obtener evidencias para sostener o refutar una determinada hipótesis. Y es por esto, porque nos permiten averiguar respuestas a cierto tipo de preguntas, que podemos utilizarlos en una enorme cantidad de campos de estudio por fuera de las ciencias.

Uno de estos campos en los que se va volviendo más frecuente el uso de experimentos para obtener evidencias confiables es la política pública. ¿Y si antes de tomar una decisión en política pública, una decisión que involucra una inversión de recursos muy grande, nos aseguramos primero de que estamos tomando una decisión que es efectiva para lograr lo que nos proponemos lograr?

Muchas veces se decide en función de intuiciones y buena voluntad, pero sin saber si eso va a funcionar o no. Acá hay un video de 16′ en el que la economista Esther Duflo explica cómo se pueden hacer experimentos sociales para averiguar qué es realmente efectivo para combatir la pobreza extrema: