¿Cómo cambiar la opinión de alguien que se opone a la vacunación?

No sabía que existían hasta que encontré una.

¿Les pasó  que dijeron algo dando por sentado que todo el mundo iba a estar de acuerdo? Me refiero a algo del estilo “es importante tomar agua”. ¿Y que de pronto saltara alguien sosteniendo lo contrario?

0- Sarampion vacunaYo estaba hablando de sistema inmune y de cómo funcionan las vacunas con mis estudiantes de 5to año de secundario y una chica dijo, con tranquilidad y firmeza: “las vacunas son una mentira”.

Sorpresa inicial, porque… ¿quién puede estar en contra de una de las medidas de salud pública más efectivas y seguras de todos los tiempos? ¿En contra de una medida que permitió erradicar la viruela del planeta y que previene millones de muertes cada año? Porque no era una afirmación de que tal vacuna quizás no es tan importante o algo así…. suave. Era una “certeza” que englobaba a todas las vacunas. Cuando le pedí a esta estudiante que desarrollara su idea, aparecieron estos “argumentos” que luego fui encontrando reiteradamente en otras personas que se oponen a la vacunación: las vacunas no sirven, son tóxicas, yo nunca me vacuné y no me enfermé de nada, en realidad generan enfermedades como el autismo etc., son un complot de las farmacéuticas para hacer dinero, es más saludable pasar por la enfermedad porque se fortalece el sistema inmune, y demás sinsentidos que no solo no están avalados por las evidencias científicas abrumadoras y claras de las que disponemos, sino que son directamente refutados por ellas. Sigue leyendo

Somewhere over the rainbow

No, no voy a hablarles de Judy Garland ni de Toto. No estamos en Kansas. Estamos en Inglaterra en 1800. William Herschel, el astrónomo que descubrió Urano, estaba tratando de entender por qué la luz solar calienta.

1. Dispersion_prismHacía más de 100 años que Newton había mostrado que la luz no era algo “puro”: al atravesar un prisma, se descompone en distintos colores, del rojo al violeta. El arcoiris dentro de la luz blanca. Este descubrimiento fue maravilloso. Newton entendió que lo que veía se debía a que los distintos colores refractan con distintos ángulos al pasar por el prisma. No solo eso, sino que también demostró así que los colores son propiedades inherentes a la luz. De pronto, un gran misterio se develaba: la luz blanca que vemos, la luz del Sol, está compuesta por luces de distintos colores.

Herschel sabía ya que la luz blanca está hecha de luces de distintos colores y sabía que es capaz de calentar objetos. ¿Qué hizo entonces? Buscó averiguar si alguno de los colores era especialmente responsable del calor. Separó la luz en colores, como hizo Newton, y midió con termómetro la temperatura de cada uno por separado. Como control, mantuvo dos termómetros cerca, para que midieran la temperatura ambiente, pero suficientemente lejos como para que no llegaran a ellos los distintos colores. El resultado que obtuvo fue sorprendente: todos los colores eran algo más calientes que la temperatura ambiente, y la temperatura aumentaba progresivamente desde el violeta hacia el rojo. El rojo era más caliente que los otros.

Listo, ¿no? La pregunta había sido respondida… pero Herschel quería saber más, y tenía una sospecha que necesitaba dilucidar: si vemos un patrón, si vemos que a medida que avanzamos en el espectro la temperatura aumenta, ¿no querríamos averiguar si ese fenómeno seguirá más allá del rojo? Sigue leyendo

¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

global warmingMe subo al avión, pido ir a la cabina con el piloto y copiloto y no, no me saco selfies con ellos. En vez de eso, empiezo a decirles qué hacer… “No, no aprieten ese botón.” “No, para mí ahora hay que apagar el motor de la izquierda.” “¡No confío en lo que están haciendo, no es seguro!”

¿Sé algo de pilotear aviones? Cero.

Vamos a otra situación. Mi médico me dice que estoy sana pero que tendría que hacer más ejercicio. No me gusta hacer ejercicio, así que busco en revistas y blogs alguna solución alternativa. Quizás si hiciera la dieta de la Luna estaría mejor, y ya. O podría preguntarle a mis amigos qué hicieron. O podría comprar esa pastilla que venden por internet y que me llega como spam a mi mail…

¿Sé algo de medicina? Cero.

¿Qué tienen de diferente ambas situaciones? Sigue leyendo

El lenguaje de las neuronas

Somos células. Muchas pero muchas de estas cositas pequeñas y vivas, organizadas de manera tal que generan un organismo enorme y complejo como somos cada uno de nosotros. Algunas de nuestras células son células de piel, otras de riñón, otras son glóbulos rojos, otras fabrican hormonas, y así. ¿Pero cómo sabe cada una de estas células qué debe hacer y cuándo debe hacerlo? ¿Cómo se comunican entre sí para enterarse de lo que pasa en otro lugar del cuerpo y actuar en consecuencia? ¿Cómo hace ese organismo hecho de millones y millones de unidades independientes para decodificar lo que ocurre fuera de sí mismo, procesar toda esa información, conectarla con lo que pasa dentro de sí mismo, y generar una respuesta adecuada?

Neurona teñida con un colorante fluorescente (microscopio confocal).

Neurona teñida con un colorante fluorescente (microscopio confocal).

Esa conexión ocurre en gran parte gracias a que tenemos un sistema nervioso que es capaz de sensar lo que ocurre afuera y también lo que ocurre adentro nuestro, puede integrar todo eso y controlar nuestros órganos para que hagan lo que tienen que hacer en la medida y momento adecuados. Las células que forman parte del sistema nervioso, las neuronas, son muy especiales: tienen que poder comunicarse entre sí para poder entre todas ejercer esa función de comunicación en el organismo entero.

¿Cómo logran comunicarse las neuronas? ¿Cómo sabemos hoy cómo es que lo logran? Esta es la historia de un hombre y de un experimento increíble que destronó la hipótesis de moda y marcó el rumbo que permitió dilucidar mucho de lo que hoy sabemos acerca de cómo funciona el sistema nervioso. Ese hombre era Otto Loewi, y aquí lo presentamos.

Sigue leyendo

Viva La Evidence!

El uso de evidencias es clave en muchos campos y, muy especialmente, en medicina. Ya hemos discutido en otra oportunidad algo de cómo fue el origen de la medicina basada en evidencias al hablar de cómo Semmelweis notó que lavarse las manos antes de atender pacientes era… un poquito importante.

Ahora, compartimos este video que, por medio de una parodia de una canción de Coldplay y en solo 5 minutos, logra mostrar lo esencial de la importancia de las evidencias en la medicina. Este video fue hecho por James Mc Cormack (@medmyths), profesor en la Universidad de British Columbia (Vancouver) y co-presentador de un podcast de divulgación acerca de este tema.

Si todos (no solo los médicos) estuviéramos más al tanto de cómo funciona realmente la medicina y cuál es el valor de las evidencias en ella, probablemente seríamos más capaces de detectar falsos tratamientos y espejitos de colores.

La mentablemente, el video está solo en inglés, pero las imágenes ayudan mucho a comprenderlo: