¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

global warmingMe subo al avión, pido ir a la cabina con el piloto y copiloto y no, no me saco selfies con ellos. En vez de eso, empiezo a decirles qué hacer… “No, no aprieten ese botón.” “No, para mí ahora hay que apagar el motor de la izquierda.” “¡No confío en lo que están haciendo, no es seguro!”

¿Sé algo de pilotear aviones? Cero.

Vamos a otra situación. Mi médico me dice que estoy sana pero que tendría que hacer más ejercicio. No me gusta hacer ejercicio, así que busco en revistas y blogs alguna solución alternativa. Quizás si hiciera la dieta de la Luna estaría mejor, y ya. O podría preguntarle a mis amigos qué hicieron. O podría comprar esa pastilla que venden por internet y que me llega como spam a mi mail…

¿Sé algo de medicina? Cero.

¿Qué tienen de diferente ambas situaciones? Sigue leyendo

Anuncios

El lenguaje de las neuronas

Somos células. Muchas pero muchas de estas cositas pequeñas y vivas, organizadas de manera tal que generan un organismo enorme y complejo como somos cada uno de nosotros. Algunas de nuestras células son células de piel, otras de riñón, otras son glóbulos rojos, otras fabrican hormonas, y así. ¿Pero cómo sabe cada una de estas células qué debe hacer y cuándo debe hacerlo? ¿Cómo se comunican entre sí para enterarse de lo que pasa en otro lugar del cuerpo y actuar en consecuencia? ¿Cómo hace ese organismo hecho de millones y millones de unidades independientes para decodificar lo que ocurre fuera de sí mismo, procesar toda esa información, conectarla con lo que pasa dentro de sí mismo, y generar una respuesta adecuada?

Neurona teñida con un colorante fluorescente (microscopio confocal).

Neurona teñida con un colorante fluorescente (microscopio confocal).

Esa conexión ocurre en gran parte gracias a que tenemos un sistema nervioso que es capaz de sensar lo que ocurre afuera y también lo que ocurre adentro nuestro, puede integrar todo eso y controlar nuestros órganos para que hagan lo que tienen que hacer en la medida y momento adecuados. Las células que forman parte del sistema nervioso, las neuronas, son muy especiales: tienen que poder comunicarse entre sí para poder entre todas ejercer esa función de comunicación en el organismo entero.

¿Cómo logran comunicarse las neuronas? ¿Cómo sabemos hoy cómo es que lo logran? Esta es la historia de un hombre y de un experimento increíble que destronó la hipótesis de moda y marcó el rumbo que permitió dilucidar mucho de lo que hoy sabemos acerca de cómo funciona el sistema nervioso. Ese hombre era Otto Loewi, y aquí lo presentamos.

Sigue leyendo

Viva La Evidence!

El uso de evidencias es clave en muchos campos y, muy especialmente, en medicina. Ya hemos discutido en otra oportunidad algo de cómo fue el origen de la medicina basada en evidencias al hablar de cómo Semmelweis notó que lavarse las manos antes de atender pacientes era… un poquito importante.

Ahora, compartimos este video que, por medio de una parodia de una canción de Coldplay y en solo 5 minutos, logra mostrar lo esencial de la importancia de las evidencias en la medicina. Este video fue hecho por James Mc Cormack (@medmyths), profesor en la Universidad de British Columbia (Vancouver) y co-presentador de un podcast de divulgación acerca de este tema.

Si todos (no solo los médicos) estuviéramos más al tanto de cómo funciona realmente la medicina y cuál es el valor de las evidencias en ella, probablemente seríamos más capaces de detectar falsos tratamientos y espejitos de colores.

La mentablemente, el video está solo en inglés, pero las imágenes ayudan mucho a comprenderlo:

Galileo y su experimento mental

torre-de-pisaCuenta la leyenda que, en 1589, Galileo Galilei tiró dos pelotas de distinta masa pero igual forma de la Torre inclinada de Pisa con el objetivo de determinar de una vez por todas si el tiempo que tardaban en llegar al suelo era independiente de su masa. En realidad, esto parece ser un mito urbano (no tan urbano, teniendo en cuenta la época) porque no hay evidencias de que realmente Galileo haya realizado este experimento. Lo que se cree es que imaginó el experimento y razonó sobre esa idea, y al mismo tiempo nos regaló una de las primeras, más simples y más bellas muestras del poder de la razón rebelándose ante el principio de autoridad. Su experimento imaginario sería aproximadamente así:

GalileoGalilei-1636Tenemos la hipótesis, desde tiempos de Aristóteles, de que un objeto pesado cae en menor tiempo que un objeto liviano. Imaginemos ahora dos objetos de distinta masa que están unidos entre sí por una cuerda, y los tiramos desde lo alto de una torre. Si nuestra hipótesis fuera cierta, enseguida veríamos que el objeto más pesado comenzaría a acelerarse más que el liviano, que viene atrás tironeando de la cuerda y retardando la caída del objeto más pesado. Por lo tanto los objetos atados por la cuerda deberían caer en un tiempo intermedio: ni tan rápido como el objeto pesado, ni tan lento como el liviano. Pero también se podría pensar de la siguiente manera: como los dos objetos están unidos entre sí, podríamos considerarlos un único objeto que es más pesado que ambos por separado, porque es la suma de los dos. Sigue leyendo

El hecho de mirar algo lo cambia

Todos sabemos que lavarse las manos es una de las medidas más efectivas en la prevención de enfermedades. Aun así, muchos no nos lavamos las manos todas las veces que deberíamos.

Eso pasa con nosotros, la gente común… pero seguramente el personal de salud que trabaja en hospitales sí se lava siempre las manos, ¿no? Después de todo, ellos son profesionales y tienen una enorme responsabilidad hacia sus pacientes.lavado-de-manos

¿Cómo podemos averiguar si ellos se lavan las manos todas las veces que deberían? Parece fácil. Pongamos un observador al lado de las piletas, con un anotador y una lapicera, a contar la cantidad de veces que enfermeros y médicos deberían lavarse las manos, y la cantidad de veces en las que efectivamente lo hacen. Suena bárbaro, si no fuera porque… ¿qué harías vos con tu lavado de manos si vieras que un observador está registrando en todo momento si efectivamente te estás lavando las manos o no? ¿Te afectaría si alguien te estuviera observando?

Esta última pregunta se investigó en las unidades de trasplante de órganos de un hospital, y los resultados fueron estos (en este caso se midieron cantidad de lavados de manos por dispenser de jabón por hora): Sigue leyendo

El descubrimiento del argón

El descubrimiento del argón (o por qué estuvo bueno que el experimento diera mal)

A veces las cosas en ciencia no son como uno espera. Y en ocasiones, debajo de las anomalías, yacen las oportunidades de nuevos rumbos. Esta es la historia de un físico que supo ver esa oportunidad y mirar en profundidad detrás de los errores, que supo interpretar resultados incomprensibles, imaginar posibilidades, que supo pedir ayuda a sus colegas para desafiar sus límites. Es la historia de una medición que culminó en el descubrimiento de varios nuevos elementos y en la reestructuración de la tabla periódica.

Señoras y señores, con ustedes, Lord Rayleigh y el argón.

La densidad del nitrógeno

Lord Rayleigh

Lord Rayleigh

Como toda historia que se precie de tal, esta comienza con un “había una vez”.

Había una vez, a fines del siglo XIX, un físico llamado John William Strutt, también conocido como Lord Rayleigh (sí, era un Lord, en una época en la que justamente muchos de los que se dedicaban a la ciencia pertenecían a la nobleza). Rayleigh tenía la atención puesta en averiguar la densidad del nitrógeno, el principal componente de la atmósfera. Para eso, lo primero que debía hacer era obtener nitrógeno puro.

En esa época se creía que se conocía perfectamente la composición de la atmósfera. Más allá de algunos compuestos cuya concentración es variable, como la humedad del aire y pequeñísimas cantidades de dióxido de carbono, amoníaco e hidrógeno, se consideraba que la atmósfera estaba compuesta exclusivamente por nitrógeno y oxígeno.

En este contexto, era razonable pensar que para purificar nitrógeno lo que había que hacer era tomar aire de la atmósfera y simplemente quitarle el oxígeno. Sigue leyendo

Expedición Ciencia en la revista Science

Si hay un proyecto del cual me enorgullezco de formar parte, es Expedición Ciencia.

Expedición Ciencia es una asociación civil nacida en Argentina hace ya más de una década. Está formada por científicos en distintas etapas de su formación, profes de educación física y recreólogos. Nos une más que nada una pasión por la educación y una visión de la ciencia como una serie de herramientas de pensamiento que nos permiten responder preguntas.

“Outside the tower. More than a science camp.” Luciano Morosi. Science. 2015 Apr 17;348(6232):297
http://www.sciencemagazinedigital.org/sciencemagazine/17_april_2015?pg=41#pg41

¿Qué hacemos en Expedición Ciencia? Hacemos campamentos científicos, capacitaciones para docentes, actividades en escuelas y muchas otras cosas más. En los campamentos combinamos actividades de ciencia con estar al aire libre en lugares hermosos y relativamente alejados de la “civilización”. Sigue leyendo