¿Cómo sabemos que el virus HIV es la causa del SIDA?

1. simbolohomeEn los años ’80 sucedió algo que raras veces podemos ver: se identificó una enfermedad nueva, el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, más conocido como SIDA. Era una enfermedad muy difícil de entender. No se tenía idea de qué la provocaba, y sus síntomas variaban mucho de paciente a paciente. Pero había algo que todos los afectados tenían en común: un deterioro de su sistema inmunitario que llevaba a que terminaran enfermando, y muriendo, debido a enfermedades que en una persona sana no eran tan peligrosas.

Apenas se detectó que existía una epidemia de esta misteriosa enfermedad, varios laboratorios de investigación se zambulleron de cabeza en la búsqueda de la causa. Uno de esos laboratorios, liderado por Luc Montagnier del Instituto Pasteur de París, ganó la carrera, y nos proveyó de las evidencias necesarias para determinar que un virus, el HIV, es realmente el agente que causa SIDA.

En este artículo navegaremos por esta historia. Veremos cuáles son los mecanismos que tiene la ciencia para encontrar al agente que provoca una determinada enfermedad, y cómo la sociedad se apropia de ese nuevo conocimiento. Sigue leyendo

Anuncios

Vacunación y políticas públicas

Los impresionantes avances en medicina de los últimos siglos nos están permitiendo vivir más y mejor. Dentro de estos, posiblemente el lavado de manos, el descubrimiento de los antibióticos y la invención de las vacunas son los que merecen los primeros premios. La prevención de enfermedades debida a la vacunación representa millones de vidas salvadas al año en todo el mundo.

CH 144Las vacunas pelean todavía por llegar a regiones muy vulnerables o de gran inestabilidad política y social, y es un gran desafío mejorar la cobertura en estas zonas. Pero está pasando algo más: en países con acceso a las vacunas y en algunas personas educadas y de alto nivel socioeconómico está surgiendo un rechazo a la vacunación. A modo de ejemplo, como consecuencia de la disminución en la vacunación contra el sarampión, entre 2014 y 2015 estamos viendo serios brotes de esta enfermedad. Incluso murió por sarampión una mujer en Estados Unidos y un niño en Alemania. Hace poco, falleció un chiquito de 6 años en España por difteria, una enfermedad que, gracias a la vacunación, no se veía en ese país desde 1987. Sus padres habían decidido no vacunarlo, siguiendo los consejos de su médico homeópata.

Este rechazo a las vacunas no está sostenido por pruebas científicas. En este contexto, se vuelve cada vez más importante estar adecuadamente informado y conocer que los beneficios de las vacunas son increíbles frente a los pequeños riesgos que entrañan. A nivel país, los estados toman decisiones acerca de la vacunación de su población. ¿Las vacunas deben ser obligatorias u opcionales? ¿Gratuitas o no?

Los programas de vacunación están presentes en las políticas de salud pública de todos los países. ¿Son efectivos? ¿Por qué hay vacunas obligatorias? ¿Qué consecuencias tiene que haya gente que no puede o no quiere vacunarse? Sigue leyendo

Te vamos a extrañar, Oliver

La palabra favorita de la neurología es “déficit”

Estas son las primeras palabras del libro “El hombre que confundió a su mujer con un sombrero” escrito por Oliver Sacks. Este libro fue el primero que leí de él, hace ya 20 años. En ése y en todos sus otros libros, Sacks hizo más grande nuestro mundo: con gran claridad nos contó acerca de tremendos problemas neurológicos y así pudimos aprender cómo funciona el cerebro. Una capacidad que falta, un “déficit”, implica un cerebro roto.

oliver-sacks.png

Dr. Oliver Sacks (9/7/1933 – 30/8/2015). “Y, más que nada, he sido un ser sensible, un animal pensante en este hermoso planeta y eso, por sí solo, ha sido un enorme privilegio y una aventura”

Hasta acá, Sacks parece un divulgador como tantos otros. Una escritura fluída, correcta, interesante y clara. Pero Oliver es para muchos de nosotros algo más, y es esa cosita extra la que lo pone en el selecto grupo de los más grandes divulgadores de la ciencia como Carl Sagan o Stephen Jay Gould. Aun delante de enfermedades y trastornos del cerebro muy interesantes desde el punto de vista médico o biológico, porque justamente nos permiten entender más acerca de cómo funciona ese increíblemente complejo órgano, Oliver nunca olvidó que antes que todo estaba la persona, el paciente que sufría ese problema. La humanidad con la que fue capaz de retratar la vida de estas personas es lo que creo que lo distingue de otros divulgadores que académicamente hablando son tan buenos como él o incluso mejores. Sigue leyendo

Duelo de titanes: Camillo Golgi vs. Santiago Ramón y Cajal

En la ciencia, los caminos no suelen ser directos y sin escollos. Muchas veces las observaciones son difíciles de realizar, los experimentos dan resultados distintos al ser repetidos y, como si esto fuera poco, los científicos no necesariamente interpretan lo mismo ante las mismas evidencias, lo que provoca a veces luchas tremendas.

Camillo Golgi

Camillo Golgi

Una de estas fuertes “diferencias de opinión” ocurrió a fines del siglo XIX entre el italiano Camillo Golgi (sí, el del aparato de Golgi, si es que te suena el nombre) y el español Santiago Ramón y Cajal. Brillantes ambos, pensaban algo absolutamente opuesto respecto de una pregunta de vida o muerte: ¿cómo es la estructura del sistema nervioso?

En esa época se sabía muy poco del sistema nervioso y tampoco se disponía de muchas técnicas que permitieran investigarlo tanto estructural como funcionalmente. Sigue leyendo

¿Cómo cambiar la opinión de alguien que se opone a la vacunación?

No sabía que existían hasta que encontré una.

¿Les pasó  que dijeron algo dando por sentado que todo el mundo iba a estar de acuerdo? Me refiero a algo del estilo “es importante tomar agua”. ¿Y que de pronto saltara alguien sosteniendo lo contrario?

0- Sarampion vacunaYo estaba hablando de sistema inmune y de cómo funcionan las vacunas con mis estudiantes de 5to año de secundario y una chica dijo, con tranquilidad y firmeza: “las vacunas son una mentira”.

Sorpresa inicial, porque… ¿quién puede estar en contra de una de las medidas de salud pública más efectivas y seguras de todos los tiempos? ¿En contra de una medida que permitió erradicar la viruela del planeta y que previene millones de muertes cada año? Porque no era una afirmación de que tal vacuna quizás no es tan importante o algo así…. suave. Era una “certeza” que englobaba a todas las vacunas. Cuando le pedí a esta estudiante que desarrollara su idea, aparecieron estos “argumentos” que luego fui encontrando reiteradamente en otras personas que se oponen a la vacunación: las vacunas no sirven, son tóxicas, yo nunca me vacuné y no me enfermé de nada, en realidad generan enfermedades como el autismo etc., son un complot de las farmacéuticas para hacer dinero, es más saludable pasar por la enfermedad porque se fortalece el sistema inmune, y demás sinsentidos que no solo no están avalados por las evidencias científicas abrumadoras y claras de las que disponemos, sino que son directamente refutados por ellas. Sigue leyendo

¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

global warmingMe subo al avión, pido ir a la cabina con el piloto y copiloto y no, no me saco selfies con ellos. En vez de eso, empiezo a decirles qué hacer… “No, no aprieten ese botón.” “No, para mí ahora hay que apagar el motor de la izquierda.” “¡No confío en lo que están haciendo, no es seguro!”

¿Sé algo de pilotear aviones? Cero.

Vamos a otra situación. Mi médico me dice que estoy sana pero que tendría que hacer más ejercicio. No me gusta hacer ejercicio, así que busco en revistas y blogs alguna solución alternativa. Quizás si hiciera la dieta de la Luna estaría mejor, y ya. O podría preguntarle a mis amigos qué hicieron. O podría comprar esa pastilla que venden por internet y que me llega como spam a mi mail…

¿Sé algo de medicina? Cero.

¿Qué tienen de diferente ambas situaciones? Sigue leyendo

Viva La Evidence!

El uso de evidencias es clave en muchos campos y, muy especialmente, en medicina. Ya hemos discutido en otra oportunidad algo de cómo fue el origen de la medicina basada en evidencias al hablar de cómo Semmelweis notó que lavarse las manos antes de atender pacientes era… un poquito importante.

Ahora, compartimos este video que, por medio de una parodia de una canción de Coldplay y en solo 5 minutos, logra mostrar lo esencial de la importancia de las evidencias en la medicina. Este video fue hecho por James Mc Cormack (@medmyths), profesor en la Universidad de British Columbia (Vancouver) y co-presentador de un podcast de divulgación acerca de este tema.

Si todos (no solo los médicos) estuviéramos más al tanto de cómo funciona realmente la medicina y cuál es el valor de las evidencias en ella, probablemente seríamos más capaces de detectar falsos tratamientos y espejitos de colores.

La mentablemente, el video está solo en inglés, pero las imágenes ayudan mucho a comprenderlo: