El cambio climático y la posverdad

Resumen

Se habla mucho en estos tiempos del fenómeno de la posverdad. Aunque se suele utilizar en relación a hechos políticos, podríamos decir que este fenómeno se presenta en distintos niveles desde hace tiempo. Un ejemplo de esto es la discusión pública acerca del cambio climático.

Temperatura en la superficie terrestre al comienzo de la primavera de 2000.

La ciencia del clima es muy compleja y la generación de modelos que permitan explicar y predecir fenómenos climáticos sigue siendo un enorme desafío para los científicos. Sin embargo, algo está claro: hay un cambio climático y es producido, en gran parte, por la actividad humana. Esta certeza se basa en una enorme variedad de evidencias de alta calidad que son evaluadas, por ejemplo, por el Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC). El IPCC se ocupa además de informar a los tomadores de decisiones para que se genere un plan de acción tendiente a mitigar lo más posible los efectos dañinos del cambio climático.

Aun cuando el consenso científico de que hay un cambio climático de origen antropogénico es muy alto (algunos estiman que este acuerdo es del 97% entre los científicos del clima), en muchos ámbitos políticos, sociales e incluso en los medios de comunicación se presenta como si hubiera una controversia. ¿Por qué ocurre esto? ¿Se trata de una mala interpretación de lo que dicen las evidencias científicas, o bien de un manejo cuidadoso que hacen algunos grupos interesados en minimizar este problema? ¿Hay una falta de comprensión, o un intento por hacer los hechos a un lado para sostener posturas no basadas en la evidencia sino en cuestiones emocionales?

Discutiremos aquí estos aspectos más relacionados con la comunicación, y el modo en el que se accede e interpreta la información del clima por parte de la sociedad. Sigue leyendo

Anuncios

¿Calentamiento global? ¡Si los científicos no se ponen de acuerdo!

global warmingMe subo al avión, pido ir a la cabina con el piloto y copiloto y no, no me saco selfies con ellos. En vez de eso, empiezo a decirles qué hacer… “No, no aprieten ese botón.” “No, para mí ahora hay que apagar el motor de la izquierda.” “¡No confío en lo que están haciendo, no es seguro!”

¿Sé algo de pilotear aviones? Cero.

Vamos a otra situación. Mi médico me dice que estoy sana pero que tendría que hacer más ejercicio. No me gusta hacer ejercicio, así que busco en revistas y blogs alguna solución alternativa. Quizás si hiciera la dieta de la Luna estaría mejor, y ya. O podría preguntarle a mis amigos qué hicieron. O podría comprar esa pastilla que venden por internet y que me llega como spam a mi mail…

¿Sé algo de medicina? Cero.

¿Qué tienen de diferente ambas situaciones? Sigue leyendo

La predicción del tiempo

No es poco común que en las frías mañanas de invierno miremos el pronóstico del tiempo antes de salir de casa para saber cuán abrigados deberíamos salir ese día y, aunque no parezca, somos bastante afortunados en poder contar con esa información, puesto que el desarrollo científico y la tecnología actual nos permiten conocer con una exactitud bastante aceptable dichos detalles. Claro que nuestra sensación de que muchas veces las predicciones se equivocan o las cosas no ocurren como dicen, se deben a que los datos son dados en términos de probabilidades. Esto es, si hay un 30% de probabilidad de chaparrones aislados, no implica que debamos dejar con tranquilidad el paraguas, pero tampoco que salgamos con éste, más el piloto y las botas plásticas. Es curioso que las personas actuemos tan diferente frente a los mismos datos, pero también es lógico, ya que la experiencia individual subjetiva es distinta en cada caso, con lo que los criterios para el análisis de riesgos no son universales. En efecto, la sola palabra “predicción” en la cultura popular, pareciera estar más relacionada con tarotistas y adivinos, que con la ciencia.

Es importante mencionar que cuando se trata del pronóstico hablamos de tiempo y no de clima, ya que este último se refiere a Sigue leyendo